COMPARTE

Desmond
Tutu, un clérigo y pacifista sudafricano ganador del Premio
Nobel de la Paz 1984, llamó a dejar de esconder los abusos en
Venezuela, en un artículo publicado por el diario estadounidense Wall Street Journal. “No se dejen
engañar por las noticias sobre las elecciones, el gobierno (de Venezuela) viola
los derechos humanos, envalentonados por el silencio de la
comunidad internacional”.

En
el texto Desmond Tutu hace hincapié en que se efectuarán los
plebiscitos cuando todavía hay presos políticos en las cárceles de Venezuela. “Una verdadera elección no se
hace cuando hay más de 75 presos políticos languidecen en la cárcel”.

 

El texto
completo, titulado “Basta de esconder los abusos en Venezuela” 
puede
leerse a continuación:

 El gobierno
venezolano anunció la semana pasada que celebrará elecciones parlamentarias el
6 de diciembre próximo. Esta noticia no habría llamado mucho la atención si no
fuera el resultado de una huelga de hambre de 30 días por los líderes de la
oposición encarcelados, Leopoldo López y Daniel Ceballos. Es alentador ver que
el gobierno de Venezuela hacer movimientos hacia el respeto de la democracia,
pero una verdadera elección no se hace cuando hay más de 75 presos políticos
languidecen en la cárcel.

Venezuela
debe rendir cuentas por sus abusos a los derechos humanos. Podemos empezar por
hablar en contra del encarcelamiento de numerosas figuras de la oposición. Por
desgracia, las voces importantes, digamos los vecinos de Venezuela en América
Latina, se han mantenido en silencio.

Esta
renuencia a tomar una posición es sorprendente. La situación económica y de
seguridad de Venezuela es triste, como es la respuesta del gobierno a la
frustración ciudadana. Desde las manifestaciones de calle en 2014, durante las
cuales cientos de miles de venezolanos protestaron contra la corrupción y la
represión que azotan el país, el gobierno del presidente Nicolás Maduro  y
matones patrocinados por el Estado han matado al menos a 43 personas y detenido
a más de 3.000.

El
Sr. López completó recientemente su 16to meses en la cárcel por su papel en ayudar
a organizar las protestas. Esto no es un delito, y debería ser un hombre libre.
Ha abogado por respuestas pacíficas a la injusticia; ha instado al pueblo de
Venezuela a resolver sus problemas de conformidad con la Constitución del país.
Así como otros profesionales de la no violencia, -Mahatma Gandhi y Martin
Luther King Jr. – López está pagando un alto precio por su búsqueda de la
justicia. Ahora que la huelga de hambre ha terminado, insto al gobierno de
Maduro para permitir el acceso de la Cruz Roja a los 100 o más ciudadanos que
se unieron a la huelga de hambre en solidaridad.

Durante
todo esto, los líderes latinoamericanos se han estado escondiendo detrás de
excusas. Cuando los EE.UU. en marzo impuso sanciones a los violadores de los
derechos humanos en Venezuela, los países latinoamericanos respondieron
adoptando una resolución en apoyo del país, citando “el principio de no
intervención”.

Entiendo
el trauma del colonialismo. Sin embargo, sin la comunidad internacional, mi
país de origen (Sudáfrica)  habría sufrido mucho más derramamiento de
sangre. Fue el boicot y las sanciones régimen, junto con la resistencia
interna, que terminó el apartheid, el capítulo más oscuro de la historia de
Sudáfrica. La comunidad internacional no se movilizó realmente, sin embargo,
hasta después de la masacre de Sharpeville 1960, en el que 69 personas fueron
asesinadas por protestar pacíficamente. El mundo no debe esperar una masacre
similar para actuar en Venezuela.

La
manera de hacer frente a la grave situación de derechos humanos en Venezuela no
es proteger a los líderes que manipulan sensibilidades postcoloniales y la
historia para mantener un férreo control sobre el poder. América Latina y el
mundo deben ir más allá de la retórica. Los gobiernos deben exigir la liberación
inmediata de todos los presos políticos como un imperativo para el compromiso
global con Venezuela. También es hora de que los gobiernos latinoamericanos
trabajen con las instituciones multilaterales, como la Organización de los
Estados Americanos y las Naciones Unidas, para exigir que Venezuela respete la
dignidad y humanidad de todos sus habitantes. Su inacción da licencia el señor
Maduro para actuar con impunidad.

Sin
embargo, también creo, como la Iglesia Católica, en la misericordia y el
perdón. No es demasiado tarde para el presidente Maduro para cambiar de rumbo.
En 2016, la Iglesia Católica celebra el Año Santo de la Misericordia, que,
según el Vaticano, “sirve como una invitación a seguir el ejemplo
misericordioso del Padre que nos pide no juzgar o condenar, sino para perdonar
y dar amor y el perdón sin medida. ” Con el apoyo del Papa Francisco, rezo
para que Nicolás Maduro honre el Año Santo de la Misericordia y libere los
presos políticos de Venezuela.

Desmond Tutu / 2015-07-02




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.