COMPARTE
La planta que produce agua para los carabobeños no fue diseñada para tratar cloacas. Pero eso es lo que recibe del embalse Pao-Cachinche. Procesos deficientes dejan residuos asociados con cáncer, advirtió Manuel Pérez Rodríguez.

Luis Alejandro Borrero || @LABC7

Cada vez hay menos. En Carabobo el agua es un recurso en extinción por culpa de la desinversión. En el sur llega solo dos de los siete días de la semana. Cuando aparece lo hace con desagradable olor, color y sabor. En el norte pasa igual, donde los ciudadanos incluso se bañan con agua de botellón. Y todo tiene una razón: el estado de la planta potabilizadora Alejo Zuloaga. 

Debería satisfacer la demanda de todos los habitantes de la región. Pero dista la teoría de la realidad. El descuido hace imposible la misión: producir suficiente agua potable. Por eso el racionamiento, cuestionó el director del Movimiento por la Calidad del Agua, Manuel Pérez Rodríguez. 

La planta Alejo Zuloaga procesa agua desde el embalse Pao-Cachinche. Este recibe cloacas sin tratar debido a la inoperatividad de las plantas depuradoras La Mariposa y Los Guayos. Potabilizar  lleva cada vez más tiempo y recursos, alertó el ingeniero. “La Alejo Zuloaga no fue diseñada para tratar agua residual o cruda”. 

Ocho de los 22 filtros están dañados, confirmó El Carabobeño. Se producen apenas cuatro mil 400 litros por segundo en un proceso continuo de 24 horas, según reportes internos a los que se tuvo acceso. Es decir, la Alejo Zuloaga trabaja a 62,85% de su capacidad instalada (siete mil l/s). No es algo que dependa de las lluvias o el nivel de los embalses: la planta no da más. 

Tiene un diseño inusual. Alberga dos sistemas independientes de potabilización: el convencional y el sistema Degremont, cuyo nombre proviene de la firma francesa que lo creó. El proceso de potabilización se explica en: captación, coagulación, floculación, sedimentación, filtración; poscloración, almacenamiento y distribución. 

Pero los procesos fallan. Los cloradores del sistema Degremont están dañados, denunciaron trabajadores de la Compañía Anónima Hidrológica del Centro (Hidrocentro). En una conferencia de prensa el 9 de diciembre lo reconocieron. “No tenemos capacidad de potabilizar”, dijo Edward Zapata, secretario general del sindicato. 

Puede que se esté improvisando. Manuel Pérez prevé que a falta de cloración en Degremont se esté haciendo un bypass (empalme) con el sistema convencional, lo que retrasa aún más el proceso de potabilización, porque es como si solo se tuviera una planta. No se pueden realizar dos trabajos simultáneamente. 

El agua es potable solo si puede consumirse a lo largo de la vida sin perjuicios a la salud, recordó Manuel Pérez. Es precisamente eso lo que no se puede garantizar en la Alejo Zuloaga. El Carabobeño confirmó que el proceso de sedimentación no se está cumpliendo como debería. Los flóculos quedan suspendidos por la cantidad de materia orgánica en el agua. “Significa que la materia orgánica (aguas negras, desechos sólidos) está atravesando los demás pasos e incluso está llegando a las redes de tuberías”, alertó el ingeniero. 

El suministro de gas cloro es intermitente. Cada dos días deberían llegar las bombonas con sulfato de aluminio e hipoclorito. A veces falla el transporte, informó Zapata. Los operadores, aunque su perfil no contempla manejar montacargas, lo hacen. De lo contrario son acusados como saboteadores, por lo que están expuestos a accidentes: las descargas se hacen de noche, sin iluminación, y sin botas, guantes y cascos desde hace dos años. 

Una buena parte de los desechos no se queda en los sedimentadores. El agua está en tan mal estado que cuando se le agrega sulfato de aluminio, los flóculos en vez de precipitarse, quedan flotando.  Siguen su curso hacia los filtros de arena, por los cuales pasan -al ser tan pequeños- y terminan en la fase de poscloración: algo muy grave. 

En la poscloración ocurre algo nefasto. La materia orgánica combinada con cloro produce halometanos, dijo Pérez referenciado por estudios internacionales que comenzaron en los años 70 en Estados Unidos. Cuando se juntan tres partículas se producen moléculas de trihalometanos. “Son partículas estables, que pasan a la red de distribución y son cancerígenas”. 

El Dinero: Siempre  Disponible

El 29 de noviembre de 2011 la Corporación Andina de Fomento (CAF) aprobó un crédito para Venezuela por 150 millones de dólares. Se pretendía rehabilitar siete de las principales plantas potabilizadoras del país. La Alejo Zuloaga era una de ellas. Se firmó el 24 de agosto de 2012, nueve meses después. 

En la primera fase, la CAF desembolsó 214 millones, solo para los procesos de estudio, ingeniería y primeras rehabilitaciones. El Carabobeño tuvo acceso al documento de contrato de Venezuela con la CAF (VE-L1036). Se estimó que los primeros 142 millones de dólares se terminarían de cancelar en 2016, cuatro años después de firmado el contrato. 100 millones los aportaría el Banco Interamericano de Desarrollo y 42 el Gobierno. Pero faltando un año para que se cumpla la fecha tope, el estado de la planta es otro. 

Detalles  Que Tardan Años

El 27 de septiembre de 2013, el vicepresidente de Hidrocentro, Tomás Bello, dijo a una televisora regional que todo estaba casi listo. “En este momento está el proyecto, la ingeniería de detalle”.  Cuando culminara se iniciaría la contratación y los trabajos.  “Garantizamos la potabilidad del servicio”. 

La meta era llevar la planta a su capacidad de producción normal: siete mil litros por segundo, según Bello. “Actualmente estamos potabilizando un promedio de cinco mil l/s”, dijo hace tres años. En 2015, el 25 de septiembre, Luigina Cercio contradijo todo lo anterior. La presidenta de Hidrocentro dijo que ya era casi un hecho el inicio de la rehabilitación de la Alejo Zuloaga, tres años después que Bello dijera que estaban en la “etapa final de ingeniería de detalle”. 

Hidrocentro no ha reconocido la presencia de trihalometanos en la red de distribución. Su política es el silencio, opinó Pérez Rodríguez. “Por ese motivo consideramos que lo que hace el Estado con la planta potabilizadora es un crimen de lesa humanidad”. El agua no es potable ni segura, calificó. La calidad de vida de más de tres millones de personas está en juego, concluyó el ingeniero. 

El Proceso De Potabilización:

Captación: las aguas llegan desde Pao-Cachinche sin tratamiento. Se hace una mezcla rápida en un canal de adsorción. Se emplean sulfato de aluminio y policloruro de Aluminio para que la suciedad se junte. También se usa carbón activado para eliminar olor, color y sabor. 

Coagulación: las partículas de suciedad se aglomeran en estanques. Las partículas de suciedad se juntan y forman una especie de pasta. También en esta fase se agrega una primera porción de cloro para eliminar bacterias. 

Floculación: en estaques llamados decantadores, los desechos orgánicos e inorgánicos quedan en la superficie, formando una capa de grupos densos de partículas de materia orgánica e inorgánica, llamados flóculos. 

Sedimentación: en estanques, llamados sedimentadores, los flóculos se precipitan hasta el fondo de las piscinas, por efecto de la gravedad del aluminio. Así dejan agua clara en la superficie. 

Filtración: luego el agua pasa a los filtros, que son estanques donde el agua pasa a través de un proceso de tamizado para descartar partículas o flóculos que hayan quedado suspendidos. 

Poscloración: con el agua ya purificada, solo queda eliminar bacterias y microorganismos  tan pequeños como pasar a través de los filtros. Para matarlas se utiliza cloro.

Almacenamiento: En grandes estanques (ver foto 2) se almacena el agua antes de pasarla a la estación de rebombeo y mandarla finalmente a los hogares.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.