COMPARTE
 Alberto Rial || albertorial@hotmail.com

Hoy son las elecciones a la Asamblea Nacional de Venezuela. Mal día para publicar un artículo, porque está prohibido hacer proselitismo y no se puede hablar -ni mal ni bien- del gobierno o de la oposición.  Una columna de opinión sin hablar mal de nadie promete ser aburrida, pero esas son las reglas del juego. De repente, el fair play despierta el interés y hasta la admiración del público. 

En las elecciones de este 6D, como en todo proceso político, juego de pelota o combate de boxeo, hay normas. Estas normas se deben cumplir tanto por los contendientes como por el soberano, sin excepciones. Por ejemplo, ninguno de los rivales en competencia debe abusar de una relativa posición de poder o dominio sobre el otro para sacar ventaja. No deben usarse recursos públicos –esto es, dinero del gobierno, o lo que es lo mismo, de los ciudadanos- en la campaña. Las discusiones entre opciones rivales deben ser de altura, con ideas y proyectos, sin personalizar los temas y sin descalificar a los oponentes. Cada votante debe depositar un solo sufragio. Los muertos, por su condición de ausentes de este mundo, no votan. 

Sigamos con las normas para llegar al final del artículo sin violar la asepsia política de este trascendente día. Las elecciones son, por definición, transparentes y por eso no debe haber impedimentos para que los ciudadanos, candidatos, visitantes y asomados tengan acceso a todos los recovecos del proceso. El árbitro, es decir, el que organiza las elecciones y cuenta los votos, debe ser como la mano inocente en una rifa. No puede estar identificado con ninguna de las partes en pugna (por eso se llama árbitro).
Hay muchas más normas, pero el espacio se acaba y hay que parar en alguna parte. Al ir a votar, no hay que conformarse con tocar una pantalla y escoger un candidato. También hay que exigir que se cumplan las reglas.



Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.