COMPARTE


Toda la oposición reaccionó con fuertes críticas al gobierno por el asesinato. (Foto AFP)

AFP

Los primeros resultados de la autopsia del fiscal argentino Alberto Nisman apuntaron la hipótesis de un suicidio, en vísperas de aclarar el lunes su denuncia contra la presidenta Cristina Kirchner por “encubrir” a Irán en la causa por el atentado antisemita de 1994 en Buenos Aires.

Un comunicado de la fiscal que lleva el caso, Viviana Fein, precisó que, según los resultados preliminares de la autopsia, “no hubo intervención de terceras personas”.

“Se va a investigar si hubo algún tipo de inducción o instigación a través de amenazas, ya sea a través de llamados o mensajes de texto”, afirmó Fein en declaraciones a Radio América.

“De acuerdo a la autopsia, el fiscal Nisman se disparó. No hay margen de dudas”, aseguró Fein, luego de indicar que murió de un disparo de un arma calibre 22, sin dejar cartas ni testigos del suceso.

Pese a afirmar que no hubo terceras personas en la escena del crimen, Fein apuntó que espera pericias adicionales para poder descartar otra hipótesis.

En horas de la noche, Kirchner subió a su cuenta de Facebook una larga carta en la que señala el “estupor” que causó la muerte del fiscal y se pregunta qué lo llevó a tomar “la terrible decisión de quitarse la vida”.

La mandataria sostiene que hay un “intento de convertir en encubridores” a quienes “más han hecho por el esclarecimiento del atentado” y defendió lo actuado por su gobierno.

Nisman, de 51 años, acusó el miércoles pasado a Kirchner, Timerman y otros allegados al gobierno de haber tramado una “maniobra” para “encubrir” a Irán por su supuesta implicación en el atentado contra la mutual judía AMIA, que dejó 85 muertos y 300 heridos en 1994.

Dos años antes, el 17 de marzo de 1992, 29 personas murieron por una explosión en la embajada de Israel en la capital argentina.

Nisman había sido designado en 2004 por el entonces presidente Néstor Kirchner como fiscal especial para la causa AMIA, un año después de que un juicio fuera anulado por irregularidades en la investigación.

El fallecimiento se anunció el mismo día en que Nisman debía comparecer ante el Congreso para explicar su denuncia contra Kirchner y el canciller Héctor Timerman.

Poco después del hallazgo del cadáver, Kirchner ordenó desclasificar información de Inteligencia relacionada con la investigación del atentado solicitada por el fiscal la semana pasada.

“Yo soy Nisman”

Al caer la noche, miles de personas manifestaron en Buenos Aires y otras ciudades del país su apoyo a Nisman, mientras que en diferentes barrios se escucharon el sonar de cacerolas y el sonido de los claxon.

“A Nisman lo mandó matar el gobierno. Quieren impunidad, pero nosotros no tenemos miedo. No querían que develara las pruebas que tenía contra el gobierno por encubrir a Irán”, dijo a la AFP Leticia Lapalura (55), comerciante.

Entre los presentes, que aplaudían y gritaban “Asesina” mirando a la Casa de Gobierno, había algunos que portaban el cartel “Yo soy Nisman”, parafraseando el mensaje que circuló en las calles y en las redes sociales luego del ataque al semanario satírico Charlie Hebdo en París a principios de enero.

Incluso en Punta del Este, balneario ubicado a 140 km al este de la capital uruguaya, unos 500 argentinos salieron a las calles, convocados a través de las redes sociales, con banderas argentinas y pancartas con leyendas como “Yo soy Nisman”, “Kretina” o “Asesina”, en referencia a la mandataria argentina, informaron medios locales.

Ojo en la denuncia

Nisman, divorciado y padre de dos hijas, interrumpió sus vacaciones en España y viajó a Argentina la semana pasada para divulgar su denuncia.

El fiscal pedía que se indagara a Kirchner por favorecer la firma en 2013 de un Memorando de Entendimiento entre Argentina e Irán para poder interrogar a los acusados en Teherán y avanzar en una causa estancada desde hace 20 años.

Hashtag con palabras claves como #CFKAsesina se popularizaron y #MuerteDeNisman figuraba entre los “trending topic” mundiales en las redes sociales.

Desde el plano político, toda la oposición reaccionó con fuertes críticas al gobierno y reclamó luchar contra la impunidad.

“Un fiscal muerto antes de dar un informe al Congreso en una causa donde hay terrorismo internacional me parece de una enorme gravedad”, consideró la diputada Patricia Bullrich.

Acusación “vil”

El gobierno argentino había rechazado el jueves la denuncia de Nisman, calificándola de “vil”.

El analista internacional Atilio Borón dijo a la AFP que en este caso la primera víctima es el propio Nisman y su familia y la segunda los familiares de las víctimas del atentado, “porque de nuevo una tragedia obstaculiza la investigación”.

“Y la tercera víctima es el gobierno argentino”, porque se alimentó la idea de que está detrás de esto, señaló.

Eso “es totalmente falso porque, si hay algo que se sabe, es que las pruebas que iba a presentar Nisman ante el Congreso no resistían el menor análisis”.

El juez Ariel Lijo, cuyo despacho recibió la denuncia de Nisman la semana pasada, estaba de vacaciones y anunció su regreso de urgencia a Buenos Aires para investigar la denuncia de Nisman.

El gobierno ha defendido el acuerdo bilateral con Irán para investigar a los acusados de planificar el ataque. Cinco exfuncionarios iraníes, entre ellos un expresidente, actuales ministros y dirigentes religiosos locales, tienen pedido de captura internacional de Interpol por pedido argentino.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.