COMPARTE


Nicolino Russo, conocido empresario del calzado. (Foto Andrews Abreu)

Dayrí Blanco

Por años su negocio seguía las riendas del progreso. Pero esa realidad cambió con la puesta en vigencia de dos normativas jurídicas que chocan entre sí. El cierre de las puertas de sus 20 tiendas podría estar a la vuelta del almanaque. Enero se proyecta como el mes donde el comercio no aguantará más. Su nombre es Nicolino Russo, conocido empresario del calzado. Hoy lucha por mantener su empresa entre un debate de artículos que lo ha llevado a trabajar a pérdida. Paga 300% más por concepto de canon de alquiler, y 125 puestos de empleo directos están en riesgo. La Ley de Arrendamiento de Locales Comerciales y la de Precios Justos están estrangulando al sector.

Para Russo, la primera es en extremo capitalista, y la segunda netamente socialista. Son tan diferentes que es una contradicción que se pueda establecer un canon de arrendamiento incluyendo un porcentaje de las ventas, y el margen de ganancia permitido sea tan estricto. La estructura de costos se ha incrementado considerablemente.

Detalló que desde que se promulgó en mayo de 2014 la nueva normativa jurídica para los inmuebles comerciales, los precios de alquiler de los locales han aumentado de forma exagerada. En uno de sus negocios ubicados en un centro comercial, por 70 metros cuadrados pagaba hace un año 25 mil bolívares. La factura de julio le indica que ahora debe cancelar 96 mil.

Por concepto de condominio los incrementos también han sido desproporcionados. En enero pagaba 10 mil, y hoy 36 mil. “Los vacíos que existen la Ley les ha permitido a los arrendatarios cobrar lo que quiera. La mayoría pide un monto fijo más el 8% de comisión de las ventas del mes. Los gastos se van por las nubes, pero la ganancia es la misma. En enero o febrero el sector comercial en general va a explotar. No estoy en contra de la ley capitalista o socialista, pero no puede haber dos. Es insostenible el negocio de esa manera”.

Pérdida de empleos

Russo señaló que lo que queda de 2014 aguantarán por la temporada navideña. Muchos comerciantes se mantendrán en mora, no podrán pagar el alquiler. Pero tratarán de vender la mercancía que tienen en existencia y en 2015 escribirán otra historia.

Todo esto ha traído serias consecuencias. Para evitar bajar sus santamarías la reducción de personal se ha presentado como una opción. De 12 personas que laboraban en cada tienda, ese número se redujo a cinco. Antes tenían dos turnos de trabajo, ahora abre al público en único horario de 11:00 a.m. a 8:00 p.m. La inseguridad le ha impedido cumplir con las horas de los centros comerciales, además, de esa forma reduce su estructura de costos.

Caída de producción e inventario

Desde hace siete años la producción nacional de calzados ha estado en caída. Russo calcula que en 80% ha disminuido la fabricación local. Problemas en la adjudicación y liquidación de divisas han sido la causa. El sector prácticamente no es tomado en cuenta en las subastas del Sicad. De tres mil 500 pares diarios lo máximo que se manufactura en el país son 800.

Antes una tienda en temporada regular podía vender hasta 40 pares de zapatos, pero actualmente no hay mercancía. Los inventarios han bajado a 40%. Así recibirán la temporada navideña. No tienen más alternativa. No pueden invertir para aumentar la estructura de costos e incrementar las pérdidas.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.