COMPARTE


El Spinosaurus aegyptiacus podía retraer sus fosas nasales. (Foto Archivo)

EFE

Un equipo internacional de científicos ha descubierto que el Spinosaurus aegyptiacus, un depredador mayor que el Tyrannosaurus rex, sabía nadar.

El análisis digitalizado de huesos fósiles de esta especie reveló que tuvo una serie de “adaptaciones únicas” que le permitieron no solo desenvolverse en el entorno acuático, sino también en el terrestre, como publicó este jueves el equipo liderado por el paleontólogo Nizar Ibrahim de la Universidad de Chicago, en la revista Science.

Con más de 15 metros de largo, unas extremidades relativamente pequeñas para sus dimensiones, una mandíbula estrecha y alargada con dientes afilados, el Spinosaurus aegyptiacus ha resultado ser el primer dinosaurio de su especie capaz de vivir y cazar en el agua.

El Spinosaurus aegyptiacus podía retraer sus fosas nasales a una posición encima de la cabeza para facilitar la respiración cuando estaba parcialmente sumergido y tenía unas patas planas, posiblemente palmeadas, con las que creen que se ayudaba a propulsarse en el agua.

Contaba con unas aberturas neurovasculares en el extremo del hocico, similares a los que tienen los cocodrilos, con receptores de presión que les permiten detectar el movimiento en el agua, y la estructura de su cola le permitía doblarla para hacer una ola, parecida a las que ayudan a impulsarse a algunos peces óseos.

El dinosaurio tenía unos huesos particularmente densos, sin las cavidades de la médula típicas de los dinosaurios depredadores, asemejándolos más a otros animales acuáticos.

El equipo, que completan Paul Sereno, de la Universidad de Chicago; Cristiano dal Sasso y Simone Maganuco del Museo de Historia Natural de Milán (Italia); y Samir Zouhri de la Universidad Hassan II de Casablanca (Marruecos), cree que es una “rareza” que dará que hablar.

“El animal que hemos reconstruido es tan extraño que va a obligar a los expertos a repensar muchas cosas que creían que sabían acerca de los dinosaurios”, indicó en una teleconferencia Nizar Ibrahim.

El Spinosaurus aegyptiacus fue descubierto a principios del siglo XX en el desierto del Sahara, en Egipto, pero el estudio de su morfología no pudo completarse puesto que los fósiles fueron destruidos en un bombardeo durante la II Guerra Mundial.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.