COMPARTE

Francesco Santoro

El maestro Francesco Santoro  dictó un ciclo de conferencias sobre Obras Maestras del Arte Moderno, en Nueva York y acaba de presentar su libro “La obra metafísica de Giorgio de Chirico”, maestro del Arte del siglo XX con textos en ingles e italiano. Publicamos un fragmento de su exposición sobre el vacío artístico después de la transvanguardia.

Un aspecto de la búsqueda de  hoy, que la hace más difícil y no ayuda, es la condición productiva que caracteriza al artista de nuestro tiempo: tener que hacer las cuentas con un consumo cultural acelerado y dilatado más allá de la medida, en relación al pasado y en comparación a ellos. Sin molestar análisis teórico, una radiografía precisa sobre el pensamiento contemporáneo en relación al pasado, nos viene suministrada por Cesare Brandi en un breve ensayo “renuncia al pasado”: “… ahora demos una ojeada a nuestro tiempo, aquel que golpea más y que con frecuencia no quiere ser pasado, exige solo hacerse mercado del presente y el presente es considerado una meta sin pasaje, como aquellos ríos que mueren en el desierto”. El mercado del presente es para el arte hacerse noticia, como hemos dicho antes, hacerse fenómeno transeúnte y sobre todo amoldarse a las estructuras comunicativas que lo deben transportar, aún a costa de renunciar como con frecuencia sucede, a su propia identidad más íntima.

Es un hecho evidente que asistimos a un cortocircuito entre el arte y su hábitat “cultural” sobre todo entre el arte y la estética. Por lo tanto, una se refleja en la otra y las dos viven del oxígeno del sistema actual. 

No debemos pensar en el hecho de que la creatividad, por ser libre, debe ser anárquica, porque también esto sería una elección basada sobre un racionamiento y sobre un pasado, en el cual se quiere polemizar, o sobre un presente en el que  se quiere intervenir…

Las masas, por culpa propia o no, no son preparadas para ver aquello que de verdad vale, aquello que está detrás de lo inmediato visible, no es suficiente ponerse los lentes y descubrir la tarjeta que señala la participación de la obra en ésta o en aquella exposición internacional. No es suficiente porque, el valor de la obra, no se puede ver; solo se puede saber y el saber no es misticismo. Es  la certeza de las cosas. Con esto no quiero soslayar el placer de una mirada, las pinceladas, etc. , solo quiero resaltar el placer que sale de la experiencia y del saber. Aquel que está detrás de la pura visibilidad, por lo tanto, antes de alegrarme de la pura visibilidad es mejor saber algunas cosas esenciales. 

Un acto de deber es aquel de encontrar detrás de las bellas o de las “feas” formas del arte moderno aquello que no se ve de inmediato. No podemos detenernos al juego estético de las formas. Hay que ir más allá y buscar el sentido interno de la obra. 

Como en aquel entonces, también hoy tenemos a la disposición y podemos, junto lo científico y lo social, meditar acerca de la muerte del arte o buscar contenidos nuevos y, ojalá, encontrarlos allá donde nunca habíamos pensado encontrarlos; cambiar el rol y la práctica operativa sin repetir los resultados de las precedentes búsquedas y hasta, paradójicamente, declarar un regreso al orden.

¿De dónde viene este amor por la búsqueda? ¿Es quizá una tierra desconocida de la existente que los fascina? No, lo que es en realidad desconocido no puede aun seducir. Solo aquello que empieza apenas a ser intuido seduce. Quien presagia una nueva pieza de la realidad, debe ser capaz de dar una fórmula para que exista. Tanto en la ciencia, como en el arte, lo que importa es la creación de un nuevo vocablo de la realidad. Y si este proceso se interrumpe, no solo no existiría más ni arte ni ciencia, sino que desaparecería también el hombre, porque el hombre se distingue de los animales, justamente, por su capacidad de descubrir y de crear lo nuevo. 

Quien en  arte se limita a buscar solamente nuevas esferas de belleza, crea sensaciones, no arte. El arte está hecho de intuiciones de la realidad, y solo gracias a estas intuiciones ella se eleva por encima de lo banal. 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.