COMPARTE

AFP

Repletos de información personal, los teléfonos inteligentes
pueden ser un objetivo prioritario para los piratas cibernéticos, que aprovechan
los fallos que surgen en la voraz carrera por innovar en este mercado tan
competitivo.

“Los dispositivos móviles tienen cada vez más
importancia en las empresas y en nuestras vidas”, dijo a la AFP Avi
Bashan, de la firma de seguridad cibernética israelí Check Point Software
Technologies, en la conferencia del sector Black Hat en Las Vegas.
“Mientras más personas los utilizan para hacer más cosas, más interesantes
se vuelven para los atacantes”.

Check Point constató en los tres últimos años un aumento de
los ataques contra los dos sistemas operativos móviles dominantes: iOS, con el
que funciona el iPhone y el iPad de Apple, y Android, el software de Google
utilizado por la mayoría de los fabricantes de teléfonos inteligentes y
tabletas en el mundo.

En un estudio publicado a principios de junio, y hecho en
base a más de 900.000 dispositivos móviles conectados a redes inalámbricas de
empresas en un centenar de países, Check Point estimó que un aparato de cada
1.000 resultaba infectado.

Según el estudio, cuando una organización tiene más de 2.000
dispositivos móviles conectados a su red, existe 50% de probabilidades que al
menos seis de esos dispositivos sean infectados (en una relación de 60-40 entre
Android y iOS).  

– Piratería por SMS –  

En particular, los investigadores de Check Point revelaron
en Las Vegas un defecto que permite tomar el control de los teléfonos
inteligentes Android a través de una herramienta preinstalada en el sistema,
prevista originalmente para permitir acceder al dispositivo para dar asistencia
técnica.

“Esto afecta a todas las versiones de Android”,
aseguró Ohad Bobrov, a cargo de la prevención de amenazas móviles de Check
Point.

El experto explicó que el hacker podría usar ese resquicio
inseguro induciendo al propietario del teléfono, por medio de un ardid, a
instalar una aplicación manipulada para conectarse a la herramienta de
asistencia técnica.

En algunos casos, el hackeo se puede hacer con un simple
mensaje de texto, que puede actuar incluso sin que el receptor lo abra. El
mensaje está diseñado para hacer creer al teléfono (que es
“inteligente” pero no tanto) que viene de un centro de asistencia
técnica legítimo, cuando en realidad está vinculado con un servidor en línea
controlado por un hacker.

“Yo solo necesito tu número de teléfono, y eso es
todo”, señala Avi Bashan.

Otra empresa de seguridad, Zimperium, había advertido ya la
semana pasada sobre otra vulnerabilidad de Android, también aprovechable
mediante el envío de un simple mensaje al smartphone.

Se basa en una función llamada “Stagefright”, que
predescarga automáticamente los extractos de videos adjuntos a mensajes de
texto para que el destinatario no tenga que esperar para verlos. Los piratas
cibernéticos no tienen más que camuflar un programa malicioso en un archivo de
video y luego enviarlo por SMS para activarlo.

De acuerdo con Zimperium, cerca de 95% de los teléfonos
inteligentes trabaja con Android, lo que quiere decir que unos 950 millones de
dispositivos estarían en riesgo.

Los investigadores informaron a Google, que decidió esta
semana que ahora ofrecerá actualizaciones de seguridad mensuales para sus
dispositivos Nexus que utilizan Android. La primera, que se produjo el
miércoles, incluyó un parche para Stagefright.

Para la mayoría de los aparatos, sin embargo, son los
fabricantes o incluso las empresas de telefonía los que controlan cuál versión
de Android se utiliza.

Entre ellos, los grupos surcoreanos Samsung y LG Electronics
anunciaron también que adoptarían estas actualizaciones mensuales.

– ¿Expansión demasiado rápida? –  

Sólo desde principios de este año se han descubierto
alrededor de 80 puntos vulnerables en iOS y 10 en Android, calculó el jueves en
Las Vegas la firma danesa especializada en ciberseguridad Secunia.

Para los investigadores, esta es la consecuencia de la
carrera por innovar en el ecosistema móvil, que crece para agregar funciones a
los teléfonos sin tomarse siempre el tiempo para comprobar su seguridad.

“Cuando hay un gran ‘boom’, la gente toma atajos”
en el plano técnico, y se encuentra con que tiene que volver atrás luego para
corregir los errores, dijo Joshua Drake, investigador en Zimperium.

“Los sistemas operativos se han desarrollado demasiado
rápido”, estima Avi Bashan. “Y cuando se desarrolla rápidamente, hay
cosas que se desarrollan mal”. 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.