COMPARTE


España se queda sin torneo (Foto AFP)

EFE

Una decepción absoluta irrumpió este miércoles de nuevo en la selección española, que completó su desastre en el Mundial 2014 con una derrota contra Chile y una eliminación rápida, con un 0-2 con síntoma de fin de ciclo para la actual campeona del mundo, irreconocible en el estadio Maracaná.

Una debacle sin matices, sin nada que objetar, porque la defensa del título le ha durado 180 minutos en Brasil 2014, eliminada en la primera fase como un equipo insignificante, doblegado por 1-5 por Holanda y por 0-2 por Chile, que, en contraste, se siente importante en el Mundial, con un veloz traslado hasta los octavos de final.

España se queda sin torneo, por más que aún le quede el partido más intranscendente de su historia, el que cierra la primera fase contra Australia, pero Chile avista el futuro con optimismo, con la convicción y determinación que demostró ante la campeona mundial, a la que quizá le faltaron esas cualidades, además de mucho fútbol.

La presión apagó a España. La sintió desde el minuto 1. La suya propia por la transcendencia del duelo y la que le imprimió Chile, un equipo tan agresivo, tan intenso y tan compacto como se preveía en la víspera, uno de esos conjuntos que convierten cada jugada en una cuestión de supervivencia, que pelean el balón hasta el final.

No renuncia a arrebatar la pelota hasta que ya es imposible, hasta que ya han sido superados por el toque de sus rivales. Poco o nada lo logró España. Sólo alguna vez, en alguna maniobra rápida en tres cuartos de campo, pero sin continuación ofensiva por falta de precisión en las botas de Silva, Pedro o Diego Costa.

Ni Xabi Alonso, este miércoles irreconocible, ni Sergio Busquets se sintieron con espacios para armar el juego, siempre con alguien al acecho, con algún futbolista contrario pegado, como todos sus compañeros, como una pesadilla repetitiva en cada ‘combate’ por la posesión, insuperable para una España sin control y sin fútbol.

Cierto es que tuvo su oportunidad con 0-0 en el marcador, en un rechace que recogió el propio Xabi Alonso y que resolvió con agilidad Claudio Bravo, como tan cierto es que Chile al minuto 1 ya había contado sus primeras dos ocasiones, ambas fuera por centímetros, y que se fue al descanso con dos goles de ventaja.

Cuando parecía que ya había contenido la efervescencia inicial chilena, cuando apuntaba más al área contraria, España falló en la salida de la pelota. Xabi Alonso se la entregó a un contrario. No perdonó Chile, que puso en marcha su maquinaría de velocidad trepidante, con un pase de Alexis a Aranguiz y un tiro de Vargas.

Minuto 20. 0-1, sin opción para Casillas, desbordado por el regate dentro del área del ’11’ de Chile, y la anticipación de un golpe tremendo para España, sin reacción, sin respuesta, sin la fórmula para contrarrestar y contestar, salvo en un empalme alto de Xabi Alonso y un remate fuera de un Diego Costa intranscendente.

En el 43 ya eran dos tantos en contra. Un lanzamiento de falta de Alexis Sánchez, siempre a tope en cada carrera, con unas ganas evidentes en cada lance, la despejó Casillas de puños y, entre el despiste defensivo general, la remachó Charles Aranguiz en el 2-0; peor imposible para España, sin la rebeldía que pedía Del Bosque.

Una primera parte infame, una selección española por recomponer y una segunda mitad por disputar, ya con Koke sobre el campo. El joven futbolista, este miércoles debutante en un Mundial, fue el recurso del que tiró Del Bosque desde el banquillo. Tiene mucho juego, corre como el que más, ve el fútbol como muy pocos y marca diferencias.

En el sitio de Xabi Alonso. Del Bosque habló con él durante unos segundos antes de entrar al terreno de juego, le dio un par de palmadas y se puso a jugar. Mejoró España con él. Le dio toque, ritmo y pausa al fútbol de su selección, pero no era el día del equipo. No tuvo ni puntería: Busquets falló a puerta vacía en el 53. Y Claudio Bravo fue un muro: hizo una gran parada a Iniesta y otra a Cazorla, cuando el encuentro ya se acercaba a su conclusión.

En un estilo más cercano, con más dinamismo en medio campo, pero tan esporádico que su reacción se quedó en nada superado el cuarto de hora de la segunda mitad, compitió España en una carrera insuperable contra el crono y el marcador que completó un Mundial desastroso para España, con seis minutos de agonía más en el tiempo añadido. El campeón, eliminado en la primera fase; Chile corre hacia octavos por goles, intensidad, fuerza y ambición.

– Ficha técnica:

0 – España: Casillas; Azpilicueta, Javi Martínez, Sergio Ramos, Jordi Alba; Xabi Alonso (Koke, m. 46), Busquets; Pedro (Cazorla, m. 76), Silva, Iniesta; y Diego Costa (Fernando Torres, m. 69).

Seleccionador: Vicente del Bosque.

2 – Chile: Claudio Bravo; Isla, Silva, Medel, Jara, Mena; Aranguiz (Felipe Gutiérrez, m. 69), Díaz; Alexis, Vidal (Carmona, m. 87) y Vargas (Valdivia, m. 86).

Seleccionador: Jorge Sampaoli.

Goles: 0-1, m. 20: Vargas. 0-2, m. 43: Charles Aranguiz.

Árbitro: Mark W. Geiger (Estados Unidos). Amonestó a los chilenos Vidal y Medel y al español Xabi Alonso.

Incidencias: partido correspondiente a la segunda jornada del grupo B del Mundial de Brasil 2014, disputado en el estadio Maracaná ante 74.374 espectadores, 30.000 de ellos chilenos. Lleno.

España sigue la senda de Francia e Italia

La selección española siguió la senda de otros campeones mundiales como Francia, Italia y Brasil, que a la edición siguiente de hacerse con el título se despidieron del torneo a las primeras de cambio.

El conjunto de Vicente del Bosque, que logró en Sudáfrica 2010 el primer título de la historia, no pudo pasar ni siquiera a octavos de final en Brasil 2014 tras caer ante Holanda (1-5) y Chile (0-2).

No ha sido, en cambio, la primera vez que le ocurre esto al campeón. De hecho, en Sudáfrica, Italia, campeona en Alemania 2006, tampoco superó la fase de grupos, Francia, ganadora en su país en 1998, se despidió rápidamente de Corea del Sur-Japón 2002, y a Brasil le ocurrió lo mismo en Inglaterra’66.

La Azzurra fue última del grupo F con dos puntos tras empatar con Paraguay (1-1) y Nueva Zelanda (1-1) y perder frente a Eslovaquia (3-2).

Campeón del mundo en 1938, Italia también sufrió el mismo maleficio en Brasil’50, donde no pudo cumplir el objetivo de renovar su título logrado antes de la Segunda Guerra Mundial.

El duro sistema de clasificación sólo permitía el paso a la segunda ronda al primero de cada grupo, y los transalpinos fueron segundos del grupo 3, por detrás de Suecia, por lo que tuvieron que despedirse de forma prematura.

Francia, que se coronó en casa en 1998, sucumbió de forma también estrepitosa al siguiente Mundial, el de Corea del Sur-Japón 2002. Perdió en el encuentro inaugural frente a Senegal (1-0), igualó ante Uruguay a cero y sucumbió en su tercer partido ante Dinamarca (2-0). Es decir, no marcó ni un solo gol.

En 1966, la Brasil de Pelé, Jairzinho, Garrincha y Tostao se desplazó a Inglaterra a defender el título logrado cuatro años antes en Chile’62.

Pero en la primera ronda los brasileños se quedaron sin Pelé, que se retiró entre lágrimas lesionado en un partido contra Portugal.

Privados de su líder, Brasil quedó tercera de su grupo, tras Portugal y Hungría, ante las que perdió por 3-1, y fue eliminada.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.