EFE

El caso del opositor venezolano Leopoldo López, condenado a
más de 13 años de prisión por la violencia desatada tras una protesta en 2014,
está llevando a que más países latinoamericanos dejen de ser no alineados
respecto a Venezuela.

Ya no es tan resonante el silencio con el que los Gobiernos
que no son aliados formales de Venezuela suelen responder a medidas tomadas por
el presidente Nicolás Maduro u otros poderes venezolanos que son denunciadas
como violaciones de los derechos humanos por organismos internacionales y la
oposición del país caribeño.

El caso de López, que lleva recluido en una celda de una
cárcel militar desde febrero de 2014, parece haber sido la gota que ha hecho
rebosar el vaso de la defensa a ultranza de la no injerencia, con la que
siempre se ha justificado el silencio ante las denuncias.

Ni siquiera la crisis provocada con el cierre de la frontera
con Colombia ordenado por Maduro, que ya afecta a la casi totalidad de los
pasos terrestres y ha hecho que más de 20.000 colombianos hayan retornado
obligados o por propia voluntad a su país, ha generado tantos mensajes de
preocupación e incluso de rechazo.

El Gobierno venezolano ha criticado las actitudes
«injerencistas» y se ha mostrado especialmente molesto por los
comentarios del Gobierno de Chile, al que ha recomendado no
«inmiscuirse».

Tras avisar de que no acepta «lecciones de
justicia» de nadie, Maduro ha dicho que si tiene que enfrentar al mundo
entero y quedarse solo en defensa de «la libertad, la justicia y la
paz» de Venezuela, así lo hará, algo que no va a ocurrir de acuerdo con el
«absoluto respaldo» que ha recibido del Gobierno de Cuba, su mayor
aliado.

El canciller cubano, Bruno Rodríguez, consideró el miércoles
inaceptables las «interferencias o injerencias en los asuntos internos de
Venezuela y menos en las decisiones que adopta sobre la base de todas las
garantías procesales y el debido derecho por parte de su sistema
judicial».

López, líder del partido opositor Voluntad Popular (VP), fue
condenado a 13 años, 9 meses, 7 días y 12 horas de prisión por los delitos de
instigación pública, asociación para delinquir, daños a la propiedad e
incendio, referidos a hechos violentos ocurridos al final de una manifestación
de la que era uno de los convocantes, el 12 de febrero de 2014.

El canciller cubano subrayó que no es posible que se dé
«impunidad» a «actos de naturaleza ilegal, violenta y
golpista», en línea con los argumentos esgrimidos por el Gobierno
venezolano.

Sin embargo, organismos internacionales, gobiernos,
expresidentes, políticos y artistas han calificado la condena a López de
«injusta», «infundada» y «desproporcionada», le
han catalogado de «preso político» y han puesto en duda la
independencia judicial en Venezuela.

El expresidente del Gobierno español Felipe González,
acompañado de la esposa de López, Lilian Tintori, ha definido hoy el juicio del
opositor como «una burla».

La mayoría de los países latinoamericanos que han roto su
habitual silencio no ha ido tan lejos.

La vicepresidenta y canciller de Panamá, Isabel De Saint
Malo de Alvarado, expresó el miércoles su «preocupación» por la
situación interna de Venezuela e instó a que en ese país se respete el debido
proceso y se cree un entorno propicio para «unas elecciones libres y
transparentes».

En términos parecidos se pronunciaron antes los Gobiernos de
Chile, Perú, Costa Rica y Paraguay, mientras que los de Argentina, Brasil,
México y Uruguay callan y el de Colombia está centrado en el problema del
cierre de la frontera con Venezuela y la situación creada por el regreso de
miles de colombianos.

En Uruguay, dos senadores del gobernante Frente Amplio
pusieron en tela de juicio la condena a López, pero el oficialismo exigió
después disciplina de voto a todos sus senadores para rechazar que se debatiera
una declaración de condena a la sentencia judicial y para pedir la
«inmediata liberación» del dirigente opositor.

En México, la senadora opositora Laura Rojas, presidenta de
la Comisión de Relaciones Exteriores-Organismos Internacionales, ha pedido al
Gobierno que abandone su silencio respecto a Venezuela.

«Ya basta del silencio cómplice, ya basta de una
prudencia disfrazada de omisión que es lo que ha caracterizado a este Gobierno
(mexicano) desde el principio en relación a la violación sistemática de los
derechos humanos en Venezuela», declaró.

Por el contrario, la Alianza Bolivariana para los Pueblos de
América (ALBA), a la que pertenecen Bolivia, Nicaragua, Ecuador, Cuba y
Venezuela además de algunos países insulares caribeños, se ha pronunciado
contra los que hacen «valoraciones» sobre las «decisiones
judiciales» tomadas en Venezuela y les ha acusado de tener un «doble
rasero».




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.