COMPARTE

Luis Alejandro Borrero || lborrero@el-carabobeno.com

Tras cada palabra  del cuentista Heber Holiden, los rostros tiernos se hinchaban de alegría. Su audiencia era una muy especial: niños de preescolar, quienes asistieron este martes a “El Chamario”, en la Feria Internacional del Libro de la Universidad Carabobo (Filuc). El hombre -moreno, de actitud vivaz- presentaba para su público lo mejor de sí. Ser cuentista es una profesión que lucha por no desaparecer. 

Esta profesión se encarga de preservar– de divulgar la palabra, de promover las historias y no dejar que muera esta tradición. En estos días siempre es importante preservarla, define Heber. 

-¿Crees que el oficio está muriendo?

-Tal vez no está muriendo, pero sí se está transformando. Hay nuevas clases de contadores de cuentos. Hay quienes son cuenteros y no lo saben, aplican la profesión y no saben, responde sonriente. Creo que los abuelos todavía están contando. 

-¿Qué sientes cuando estás con niños en El Chamario?

-Ellos son mi motor de aprendizaje. Siempre me están enseñando lo qué debo o no hacer, me entrenan. Allí veo si las estrategias son efectivas. Y me lo retribuyen con amor, abrazos, justo como ahorita. 

Heber hizo una selección de su más inspiradores cuenteros. Pío Lara, Fernando Contreras, Tin Marín, Jular Jaramillo y otros. Para rendirles un tributo a sus mentores, adaptó los relatos a su forma de ejercer el oficio. Luego los presentó ante los más de 100 niños. 

-Cuando Ana la rana llegó a la ciudad supo que ya nadie usaba la letra “A”. Quiso pedir agua, quiso pedir pan, pero no podía sin esa vocal. Nadie comprendía su latín vulgar. Pero Ana la rana era sabia y tal. Dejó las palabras para los demás. 

Se buscó una hoja y un lápiz labial, y habló con dibujos sin tener que hablar. Dibujó una fuente y un trozo de pan, pintó la esperanza, pintó la amistad. Todos le entendían y le daban demás. Y ya para despedirse, muy sentimental, dibujó una mano casi natural. Moviéndola de lado a lado y un punto y final. Eugenio Montejo. 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.