COMPARTE


Esta afirmación surgió más de una vez en la charla. (Foto Archivo)

AP

El gran actor de Hollywood dejó eso en claro en una entrevista reciente en su casa de Beverly Hills, días antes de publicar su colección de poemas “Live Could Be Verse: Reflections on Love, Loss, and What Really Matters”.

“Para mí este es mi mejor libro y mi último libro”, dijo Douglas, sentado junto a Anne Douglas, quien ha sido su esposa por 60 años.

Esta afirmación surgió más de una vez en la charla. El astro de barba partida de “Espartaco”, que acaba de cumplir 98 años, tiene 87 películas en sus créditos, 11 libros y es uno de los últimos sobrevivientes del viejo Hollywood.

Quizá el mundo crea que conoce a Kirk Douglas. Pero “Life Could Be Verse” es su obra más personal, con poemas de diferentes momentos de su vida así como ensayos y fotos privadas de su familia que ayudan a crear la imagen de Douglas como hombre, padre y esposo.

En una industria famosa por su poca estabilidad familiar, Kirk y Anne Douglas podrían ser uno de los más grandes romances de Hollywood. Sentados de cerca en un sofá acogedor en una casa elegante, modesta y largamente habitada, la pareja recordó que se conocieron en París. Él estaba trabajando en la película “Act of Love”. Ella era la publicista de la cinta.

“Me pareció que era muy hermosa y yo bajé la voz y dije `¿te gustaría ir a cenar?”’, recordó. “Esperé una respuesta y ella dijo `no, creo que iré a casa y me prepararé unos huevos y después me voy a dormir”’.

Anne Douglas (cuyo apellido de soltera era Buydens) tenía sus dudas sobre las estrellas de cine. Muchas de sus amigas salían con actores en ese entonces. “Pensé `no voy a hacer eso, trabajaré y haré mi trabajo en la película para la que fui contratada, nada de contacto con las estrellas de cine”, dijo.

Después asistió a un evento caritativo donde los actores interpretaban a artistas de circo. Kirk Douglas, con un esmoquin, pensó que su talento sería limpiar lo que iban dejando los elefantes.

“Me resistí hasta que levantó la popó de elefante”, dijo Anne riendo. “Eso me venció”.

Douglas bromeó: “Obviamente ella estaba buscando a un recogedor de basura”.

Pero su tierno comienzo no es lo más notable. La longevidad de su relación sí lo es. “El romance comienza a los 80 y yo lo debo saber”, dijo en referencia a uno de sus poemas.

“Soy un tipo romántico. Quizá pienses que siempre estoy disparando pistolas con John Wayne, pero puedo ser romántico. Y, mira, estamos aquí. Hemos estado casados por 60 años. Unos cuantos poemas ayudan”.

El romance es sólo uno de sus secretos. A lo largo de los años se han dedicado a la filantropía. Apoyar cusas ha sido una pasión para la pareja que ha resistido a un derrame cerebral del actor en 1996 y la muerte de su hijo menor Eric Douglas en 2004.

“Desde que lo podemos hacer nuestra meta ha sido ayudar un poco y compartir lo que tenemos con las personas necesitadas, eso ha sido algo que nos une mucho”, dijo Anne Douglas.

Han vendido piezas de arte de su colección para ayudar a financiar varias causas, incluyendo la restauración de unos 400 juegos infantiles en la zona de Los Angeles y el desarrollo de un albergue para mujeres sin hogar en el centro de la ciudad. En 2012 la pareja entregó 50 millones a cinco organizaciones caritativas.

Dar ha sido parte de Kirk Douglas desde su infancia.

“Era un niño que no tenía suficiente para comer. Tuve seis hermanas y ningún hermano, vivíamos junto a las vías del tren y cada noche llegaban vagabundos a tocar en la puerta y aunque no teníamos suficiente, mi madre siempre guardaba algo para cuando llegaran, ella tenía algo que darles. Me enseñó desde muy temprano a ayudar a otra gente”.

Su carrera queda en segundo plano cuando reflexiona sobre su vida. Fue un rebelde dentro y fuera de la pantalla y dice que darle crédito al guionista vetado Dalton Trumbo en “Espartaco” fue su movida más rebelde. “Era mucho más joven en ese entonces, era mucho más necio”, dijo.

Ahora Kirk y Anne Douglas están enfocados en su hogar, su familia y en reflexionar sobre una vida muy bien vivida. Recientemente tuvieron una cena del Día de Acción de Gracias en su casa cerca de Santa Bárbara. Entre los 14 invitados estaban Michael Douglas, sus hijos, y la madre de Michael Douglas, la actriz Diana Dill, a quien Anne Douglas se refiere como “nuestra exesposa”.

“Vivimos en una ciudad de fantasía. He hecho unas 90 películas, eso quiere decir que cada vez pretendía ser alguien más. Hay momentos en la vida en los que dices ¿quién soy yo?”’, dijo. “He descubierto que escribir libros es un buen substituto a hacer películas. Cuando escribes libros puedes determinar el papel que interpretas”.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.