COMPARTE


(Foto Archivo)

Alfredo Fermín / afermin@el-carabobeno.com

La revolución bolivariana se puede atribuir el triunfo de haber convertido a Venezuela, el país con las mayores reservas petroleras mundiales, en un importador de petróleo de Argelia y de Rusia, después que destruyó a Pdvsa como empresa modelo.

Diego Arria hizo esta afirmación, desde Estados Unidos, en una entrevista para El Carabobeño vía Skype, para la cual contamos con la colaboración del periodista Víctor Almarza. El tema inicial de la entrevista fue el de las relaciones de Venezuela con la Organización de las Naciones Unidas, pero cuando se tocó el tema petrolero, el candidato presidencial afirmó:

– Es la primera vez en nuestra historia que Venezuela importa petróleo. Maduro, en un acto de absoluta ignorancia, dijo que Estados Unidos está tumbando los precios del petróleo. No entiende que en los países no comunistas el petróleo no está en manos del Estado y son muchísimas las empresas petroleras que no están a la disposición de Obama para bajar los precios.

El petróleo está bajando por las nuevas fuentes energéticas y por la desaceleración del crecimiento de la economía mundial, sobre todo de China, que es un gran consumidor, lo que ha ocasionado una menor demanda. Eso es lo que está presente en el mundo. A Arabia Saudita, principal productor de petróleo del mundo, Estados Unidos está a punto de superarlo en producción petrolera.

Por esto, Arabia Saudita bajó la producción y los precios en los mercados asiáticos, porque quiere asegurarse mercados. Mientras tanto, Venezuela clama por una reunión de la OPEP y no le harán caso.

– Maduro dijo, en estos días, que si el barril de petróleo llega a 40 dólares no pasa nada. Eso será en su casa y en la de la primera combatiente, donde no pasa nada. Según estimaciones, el precio del barril de petróleo para equilibrar las finanzas venezolanas está por encima de los 110 dólares.

Venezuela no solo ha bajado los precios, sino la producción y hay algo más grave. El convenio con China obliga a que si los precios bajan a determinado nivel, Venezuela tiene que darle más barriles de petróleo a los que estaban comprometidos originalmente, para compensar el préstamo. O sea que tendremos menos petróleo en el mercado internacional porque tenemos que compensarle a los chinos la baja de los precios del petróleo. Esto en un gobierno democrático habría sido considerado un acto de traición a la patria.

– Como exembajador ante la ONU, ¿cuál es su opinión del comunicado del Gobierno venezolano considerando insensatez la solicitud de libertad para Leopoldo López

– El régimen denuncia al Alto Comisionado de Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), por atreverse a inmiscuirse en los asuntos internos del país por el juicio a Leopoldo López y Eduardo Ceballos.

El príncipe Zeid Ra’ad Al Hussein de Jordania, como Alto Comisionado para los Derechos Humanos, es el principal funcionario de Derechos Humanos de las Naciones Unidas y representa el compromiso del mundo frente a los ideales universales de la dignidad humana. La comunidad internacional le ha conferido el mandato exclusivo de promover y proteger todos los derechos humanos.

Zeid tuvo un papel decisivo en la creación de la Corte Penal Internacional, al presidir las complejas negociaciones sobre los elementos de los crímenes constitutivos de genocidio, crímenes de lesa humanidad o crímenes de guerra. Es un funcionario de excepcional prestigio internacional y de una vasta experiencia y preparación. Fue considerado como secretario general de la ONU en la última elección. Claro el Alto Comisionado no depende ni de Maduro, ni de Ramírez, ni de Cabello ni de Rodríguez Torres.

– Pero el Gobierno insiste que los casos de Leopoldo López y Daniel Ceballos no son vinculantes.

– ¿Cómo que no lo son? Venezuela es miembro de la ONU y miembro del Consejo de Derechos Humanos, que tiene 47 miembros; votó a favor de los integrantes de esa comisión de trabajo que determinó que son detenciones arbitrarias la de Ceballos y la de López. Es más que vinculante obligante, desde el punto de vista político, moral e internacional.

– ¿Por qué la ONU se ha interesado tanto en las detenciones de Leopoldo López y Daniel Ceballos?

– Personas vinculadas a Ceballos y López han adelantado gestiones y fueron ante el Alto Comisionado de la ONU, que tiene la obligación de escuchar las quejas y denuncias de víctimas de los derechos humanos. No es una iniciativa de la ONU.

– ¿Qué significa que Venezuela no acate una decisión de la ONU cuando la acaban de admitir en el Consejo de Seguridad?

– Es el peor comportamiento. El mundo verá, en vivo y en directo, el manejo irresponsable del régimen venezolano. Sin intermediarios, podrá apreciar cómo se maneja y cuáles son las responsabilidades que viola.

– ¿Por qué si en la ONU están conscientes de la actuación del régimen de Maduro, admitieron a Venezuela en el Consejo de Seguridad con una alta votación?

– Oí a Maduro cuando dijo que este es un hecho sin precedentes, que es un respaldo mundial al comandante eterno que, desde la ultratumba, sigue ganando batallas. Eso es falso. Las elecciones en el Consejo de Seguridad se hacen por grupos regionales, cada año. Venezuela pertenece al grupo Latinoamericano y del Caribe que escoge sus candidatos al Consejo de Seguridad, al Consejo de Derechos Humanos y a otros organismos. Allí se hacen negociaciones, un país vota por otro a cambio de que vote para ingresar a otro organismo. Lo hacen por rotación para no tener que competir. Por ejemplo, si el grupo de países asiáticos vota por el candidato del grupo regional que, en un caso determinado sea Venezuela, países como Mauritania o las Islas Marshall lo hacen automáticamente.

Los gobiernos de América Latina y del Caribe sí sabían por quién estaban votando pero los otros grupos no, porque no tienen conocimiento pleno de lo que está pasando en nuestro país. Venezuela no compitió con nadie, gracias al apoyo de países de América Latina y el Caribe.

– ¿Cuál pudo haber sido la influencia del petróleo para este apoyo incondicional?

– Desde hace 13 años, Chávez inició con el petróleo la compra de apoyo, complicidades, votos, de una manera colectiva, en países de América Latina. La riqueza que tuvo Venezuela durante este régimen permitió a Brasil, Colombia, Uruguay, Argentina y Cuba hacer un mercado excepcional de nuestro país, en el que hicieron grandes negocios para enriquecerse, sin ninguna competencia.

– ¿Sería por eso que Holanda entregó a Hugo Carvajal cuando fue detenido en Aruba?

– Hay muchas especulaciones. Una es con la refinería de petróleo en Curazao, otra es que Holanda estaba vendiendo doce embarcaciones para la Marina venezolana. Pero no hay la menor duda de que fue un interés comercial el que privó para la entrega de Carvajal, que es la caja de Pandora del régimen de Maduro y de Chávez.

– ¿El nombramiento de la hija de Chávez como embajadora alterna en la ONU será una manera de promocionarla como próxima candidata presidencial?

– Maduro está colapsado y no es el sucesor de Chávez, que no quería un sucesor que le hiciera sombra. Maduro es un sustituto. La que sí puede ser sucesora es la hija de Chávez, a quien no conozco. Estando Maduro tan desacreditado, no me sorprende que los cubanos, que ven el colapso del régimen, quieran agarrarse del afecto que le tiene mucha gente a Chávez, para imponer a su hija como sucesora sentimental y emocional, por el simple hecho de tener el apellido Chávez. No me sorprende que el propósito en la ONU sea jerarquizarla, promocionarla.

– ¿Cuál es la razón del regocijo del Gobierno porque está pagando los bonos de Pdvsa?

– El Gobierno pagó, este mes, como 1.500 millones de dólares en bonos de Pdvsa y tiene que pagar tres o cuatro mil millones a finales de este mes. ¿Por quéVenezuela dice que está pagando? Ellos dicen que para cumplir con la banca internacional. No, la gran verdad es que la mitad de los bonos de Pdvsa está en manos de tenedores individuales, que son miembros del régimen y tienen la seguridad de que Venezuela no dejará de cumplir el compromiso de pagar los bonos.

Estos bonos dan un rendimiento del 18 por ciento anual, el más alto del mundo, porque los indicadores internacionales dicen que Venezuela es el país con mayor riesgo financiero del mundo, superior al de Irak.

Están pagando los bonos porque no pueden incumplirle a gente del Gobierno, de Pdvsa, boliburgueses que tienen la mitad de los bonos. Ellos le han asegurado a los bancos: no se preocupen que esto es de nosotros mismos y no hay posibilidad de que eso no se pague.

En Venezuela dejarán morir a niños por falta de equipos en los hospitales, pero los cubanos nunca dejarán de tener el petróleo nuestro, ni dejarán de pagarle los bonos a los que están vinculados al régimen.

No hay oposición

El colapso va a ser total por la descomposición social. Mi mirada está puesta sobre los garantes de la institucionalidad en el país: la Fuerza Armada Venezolana, que tiene que estar viendo a un país colapsado, con descomposición social, ruina económica, donde la justicia ha sido sustituída por el linchamiento, por crímenes, corrupción, pérdida de la soberanía. Yo les digo: a ustedes no les está permitido cerrar los ojos y convertirse en cómplices y corresponsables de lo que está sucediendo en el país. Con estas circunstancias en otro país del mundo, hace rato, habría venido un sacudón y el Gobierno habría tenido que renunciar y estaría en la cárcel un grupo muy importante de militares, que han cometido toda clase de delitos. Pero, aparentemente, Venezuela no es un país normal porque tiene la suerte de que cuenta con una oposición que se satisface con aspiraciones electorales de alcaldes, gobernadores y concejales. Esto le da un margen al régimen para continuar actuando y aprisionando los espacios fundamentales de poder. Esa ha sido una ayuda para el régimen porque si tuviera una oposición real no podría subsistir.

– ¿Cuándo usted hace estas afirmaciones se está refiriendo a la Mesa de la Unidad Democrática (MUD)?

– Tengo tiempo diciendo que en Venezuela no hemos tenido oposición. Lo que seguimos teniendo son posiciones para un mercado electoral. La MUD tiene el monopolio de la franquicia electoral. Eso la hace apetecible para los partidos políticos que viven de los cargos, ingresos y contratos. Eso no ayuda a los venezolanos sino a los jefes de los partidos políticos, porque no hay la búsqueda colectiva para lograr la libertad. Lo que está en juego no es ganar unos parlamentarios. Está en juego rescatar la libertad del país. La MUD nombró a Chúo Torrealba, a quien conozco por su acción en los barrios, pero el problema no es él, ni quien lo dirija. El problema es que, con las limitaciones profundas que tienen los partidos políticos, no han podido motivar para motorizar a la sociedad para el rescate de la libertad. En Venezuelaa hay dirigentes que no son líderes para superar obstáculos, sino que actúan como si estuviésemos en una situación absolutamente normal. El día en que nos unamos, nos vamos a maravillar de las cosas que podamos lograr, pero está faltando la inspiración para lograr credibilidad, autoridad, voluntad, compromiso y la capacidad de asumir la responsabilidad de las decisiones. El futuro de Venezuela se está decidiendo ahora y si esto sigue así el futuro será terrible. Hay que tener amor por el país no por los puestos de concejales, de diputados o de gobernadores, alcaldes.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.