Los Ángeles (EE.UU.), 30 may (EFE).- El miércoles se cumplen 90 años del nacimiento de Marilyn Monroe, uno de los mayores mitos sexuales de Hollywood, que bajo esa coraza de rubia
despampanante y arrebatadora, escondía una fragilidad a flor de piel, producto
de una infancia rota de cuyos fantasmas nunca logró escapar.

“Murió con 36 años dejando un imperio fascinante”, dijo Martin Nolan,
director ejecutivo de Julien’s Auctions, la casa que ha lanzado una histórica
subasta de objetos pertenecientes a la diva en conmemoración de su 90
aniversario.

“Tuvo una infancia muy
difícil. Creció en hogares de acogida mientras su madre estaba ingresada en un
psiquiátrico. Nunca conoció a su padre. Se casó tres veces, pero nunca encontró
la lealtad ni la cercanía de sus parejas. Escribía poesía para refugiarse del
exterior”, valoró Nolan, gran conocedor de la vida de la artista.

“Era sumamente vulnerable e
insegura”, añadió. “Por eso, para conseguir la fama, creó esa
personalidad de mujer explosiva, voluptuosa y sexual. Levantó su propia empresa
e hizo sus propias películas. Al final, quería escapar de todo lo que había
logrado, pero era demasiado grande”, manifestó.

Interpretó a un sinfín de
“rubias tontas” en Hollywood, pero no fue una de ellas.
Se alzó con tres Globos de Oro -ganó como mejor actriz de comedia por
“Some Like It Hot” (1959) y los otros dos fueron honoríficos como la
actriz favorita del público-, fue nominada en dos ocasiones a los BAFTA británicos
-como mejor actriz extranjera, por “The Seven Year Itch” (1955) y
“The Prince and the Showgirl” (1957)- y grabó sus huellas en el Paseo
de la Fama de Hollywood en 1960.

Su estrella sigue siendo una de
las más buscadas y fotografiadas por los curiosos.
Norma Jeane Mortenson, hija de Gladys Monroe (montadora en varios estudios de
Hollywood) y Edward Mortenson, nació el 1 de junio de 1926 en el hospital del
condado de Los Ángeles, actualmente conocido como el centro médico LAC+USC,
situado en Boyle Heights, un barrio de clase obrera.

Tras una infancia sumida en
orfanatos, se casó a los 16 años con James Dougherty, un trabajador de la
empresa aeroespacial Lockheed Corporation. El matrimonio apenas duró cuatro
años y se divorciaron en 1946, momento en el que Jeane comenzó a modelar en
trajes de bañador y a lucir su melena oxigenada dando origen a esa perfecta
mezcla de inocencia y sexo.

Algunas de aquellas instantáneas
se publicaron en revistas y llamaron la atención de Howard Hughes, el
presidente de RKO Pictures, quien le ofreció su primera audición. Aconsejada
por el agente Ben Lyon, prefirió escuchar al estudio rival 20th Century-Fox y
firmó su primer contrato: 125 dólares a la semana por un periodo de seis meses.

Primeros pasos de un mito

Adoptó aquel apellido por ser el
de la familia de su madre y se impuso el sobrenombre artístico de Marilyn en
recuerdo de Marilyn Miller, una de las actrices predilectas de Lyon.
Poco podía imaginar por entonces que la sesión de fotos desnuda que hizo en
1949 alcanzaría un estatus legendario tras su publicación en las páginas de la
revista Playboy cuatro años después, lo que coincidió con el comienzo de su
noviazgo con la leyenda del béisbol Joe DiMaggio.

La pareja se casó en 1954 en
plena racha artística para Monroe con “Niagara”, “Gentlemen
Prefer Blondes” o “How to Marry a Millionaire”. Ni siquiera su
rapidísimo divorcio de DiMaggio -apenas nueve meses después- afectó a su imagen
y con “The Seven Year Itch” demostró de nuevo su innegable vis cómica
y dejó para el recuerdo algunas de las escenas más inmortales del cine.

Sin embargo, cada vez eran más
frecuentes las quejas de los estudios sobre su comportamiento en los sets de
filmación.

No se presentaba a trabajar a
tiempo, argüía supuestas enfermedades para ausentarse y se labraba a pulso la
fama de tormento entre productores, directores y actores, mientras arreciaban
los rumores sobre romances con múltiples celebridades de la época.
A pesar de ello, Monroe luchó por demostrar que podía ser considerada una actriz
seria (“Bus Stop”, 1956), a lo que contribuyó su nuevo matrimonio,
esta vez con el dramaturgo Arthur Miller, quien supo encaminarla y hacer que
brillara como nunca.

Así llegó la célebre “Some
Like It Hot” (1959), junto a Tony Curtis y Jack Lemmon.
Tras su divorcio con Miller en 1960, Monroe rodó su última obra: “The
Misfits” (1961), que supuso también el adiós de Clark Gable, otra leyenda
de Hollywood.
Nada hacía presagiar su muerte aquel fatídico 5 de agosto de 1962, víctima de
una sobredosis de barbitúricos en su residencia de Brentwood (California).
Murió sola, atormentada por sus depresiones y dejando esa eterna imagen de
glamour y sensualidad, a la que siempre acompañará un imperturbable halo de
misticismo.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.