COMPARTE


Corresponsalía del Sur se reunió con los voceros de las comunidades. (Foto Héctor Freile)

Sara Pacheco

Antes del nuevo formato, la falta de papel tuvo como consecuencia la eliminación de una de las páginas más importantes de El Carabobeño: Comunidad. La ausencia se sintió tanto en la sede principal del diario como en la Corresponsalía del Sur, ubicada en la vía El Paíto, parroquia Miguel Peña.

Sorprendentemente la gente no olvidó al diario, el apoyo de muchas comunidades es visible. El periódico es más que una ventana en la que denuncian sus males, problemas, padecimientos y carencias, representa comunicación recíproca. Así lo hicieron notar la mañana del jueves en una reunión donde dirigentes de varios consejos comunales mostraron solidaridad y apoyo.

La actividad comenzó un poco tarde, pero ningún asistente se movió de su asiento. Luego de unas palabras de apertura por parte del presidente de Fundasocial, Jorge Maldonado y la jefa de Redacción del Diario del Centro, Carolina González, se proyectó un video realizado por un grupo de periodistas en el que mostraban declaraciones de algunos trabajadores ante la ola de incertidumbres que rodea el posible cierre del medio.

Posteriormente se les explicó a los presentes la situación con la falta de papel. Muchos confesaron desconocerla a profundidad, como Israel Rangel, quien además no sabía de la existencia de la Corresponsalía del Sur. No obstante, manifestó su apoyo proponiendo opciones que permitan hacer de conocimiento público las actuales circunstancias de El Carabobeño. Entre sus propuestas estuvo realizar caminatas y concentraciones en zonas visibles, que permitan a otros darse cuenta de lo que ocurre.

En un micrófono abierto, Ángel Moreno, representante de la comunidad El Impacto, sector La Antena, expresó el significado personal que tiene el medio. “Nuestros padres y abuelos nos enseñaron a leer con este periódico, que es de todos los valencianos”. Igualmente, comentó que los habitantes de este sector recogerán firmas en apoyo, “para llevarlas a Caracas si es posible”.

Por su parte, Nelson Ballesteros, vecino y vocero de Bicentenario I-A, se puso a la orden. “Pueden contar con nuestro respaldo para caminatas o cualquier otra actividad”. De igual forma, Wendy Albornoz, vocera principal del barrio José Leonardo Chirinos I, precisó: “Llegué hace 24 años a Valencia y el primer periódico que vi fue El Carabobeño, además mi primer trabajo fue en la página 31”. Pidió a los presentes multiplicarse en defensa del medio: “Protejamos lo que tenemos, si no nos quedaremos sin nada”.

Los dirigentes vecinales disfrutaron de un segundo video realizado por uno de los trabajadores del medio de comunicación, igualmente las más de 40 personas en la actividad, accedieron a formar parte de un tercero, que circulará próximamente en las redes sociales.

José Olivo, representante del sector Andrés Bello, aseguró que Valencia sin El Carabobeño no es ciudad. Lamentó el posible cierre del medio pues se rompería un vínculo de denuncia o simplemente de información. “81 años de historia no se pueden borrar de un plumazo. Hoy día en Venezuela está prohibido callar”.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.