Basyl Macías

Interminables fueron las colas este Martes Santo en Makro San Diego, donde miles de personas protegidos solamente con sombrillas y gorras, pagaban penitencia bajo el inclemente sol, para comprar 2 kilos de leche.

Los consumidores aguardaban desde la madrugada en las afueras de esta empresa mayorista para adquirir productos regulados al detal, dado que en el resto de la cadena solo despachan al mayor.

Innumerables han sido los intentos del Gobierno Nacional para eliminar las indignantes colas frente a supermercados, mercales y bicentenarios.

De estas podemos nombrar como medidas temporales, la compra por el terminal de la cédula de identidad, prohibición de permanecer frente a los expendios de alimentos en las noches, amenazas y detención de gerentes de supermercados, las cazahuellas, listas preferenciales, incautación de productos. Esto de nada ha servido.

El ministro para la Alimentación, Rodolfo Marco Torres anunció en marzo de este año, la creación del Sistema Nacional de Distribución de Alimentos, tarjetas de Misiones; bolsas socialistas. Todo ha sido falible ante el fenómeno creado en el gobierno de Nicolás Maduro, el bachaqueo.

Bajo la promesa del Gobierno de estabilizar el abastecimiento de alimentos en el país, en octubre de 2015, el gobierno venezolano acordó con los directivos de la red de supermercados Makro, afiliarse al Plan de Abastecimiento Seguro para bodegas populares. Fueron suspendidas las ventas al detal. Y los distintos establecimientos en Naguanagua y Valencia comenzaron a lucir desolados, excepto en Makro San Diego, donde las colas permanecen a diario. Incluso este lunes usuarios de Twitter informaron de conatos de violencia entre las personas en las colas, y hasta intentaron trancar la vía de servicio sentido hacia el Distribuidor San Blas, lo que ameritó la presencia policial, mientras que efectivos de la GNB se ocupaban de evitar los infaltables coleados.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.