COMPARTE

Sara Pacheco

La oscuridad es la protagonista de las noches en la
urbanización Tacarigua Las Villas de la parroquia Rafael Urdaneta. La mayoría
de las calles no cuenta con alumbrado público, los postes están intactos, los
bombillos ausentes. Carmen Torres, vecina, no sabe si los parten o simplemente
están olvidados por las autoridades.

“Tú no ves mucha gente caminando por ahí de noche con
esa oscuridad ¿Qué si se presta para la inseguridad? Claro. Por aquí –señaló
una vereda- roban todo el tiempo. No hay ni un bombillito”, precisó
Torres. Los faros se mantienen encendidos permanentemente en las pocas calles
que cuentan con electricidad.

Ligia González sentenció el estado en la que se encuentra la
canal en la entrada de la zona. “No se le hace limpieza desde hace tres o
cuatro años”. Vive justo al lado. Se quejó del mal olor que se mantiene en el
ambiente todo el día, igualmente de las moscas y mosquitos que origina el agua
empozada aunada a la maleza que obstruye el flujo natural.

Para González existe otra problemática que afecta a todo el
urbanismo. Hace alrededor dos meses personas que identificó como trabajadores
de la hidrológica del centro, abrieron el asfalto frente a su residencia, para
supuestamente cambiar la llave de paso, sin embargo no han regresado lo que
origina botes constantes de líquido, por ello actualmente cuentan con el
servicio de agua hasta el mediodía.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.