COMPARTE

Andrea Cristina Hernández / [email protected]

Martes 30 de septiembre: Camino al módulo de la Policía Nacional Bolivariana ubicado en Fundación Mendoza, parroquia Miguel Peña de Valencia, unos 15 funcionarios se encontraban allí sosteniendo –al parecer- una amena conversación. Espero que alguno de ellos pueda responder: ¿Cuál es el cuadrante de seguridad que le corresponde a la zona? ¿Por qué no están realizando el patrullaje inteligente allí?

– “Le corresponde el Comando que está por Metrópolis”, contesta a la primera pregunta un oficial. “Descargue la aplicación inteligente, ahí sabrás tu cuadrante”, responde otro. “Te corresponde la Guardia Nacional del Pueblo”, agrega un tercero. “Este cuadrante no nos pertenece. Sin embargo, estamos aquí a petición de la comunidad porque no quieren que entreguemos el módulo”, explica uno de los efectivos. “Cualquier emergencia puede pasar y nosotros radiamos con los organismos competentes”, finalizó.

A un año del anuncio de la activación del patrullaje inteligente en Valencia por parte del ministro para las Relaciones Interiores, Justicia y Paz, Miguel Rodríguez Torres, no hay claridad ni unificación en las informaciones. Para ese entonces, se informó que la estrategia de seguridad ya había sido aplicada en Maracaibo, Puerto Ayacucho, Punto Fijo y en las parroquias Antímano del municipio Libertador (Caracas) y Petare del municipio Sucre del estado Miranda. Progresivamente, prometió el ministro responsable de garantizar la seguridad en el país, se irían sumando otras regiones.

“Ni claridad, ni unificación”

“Sí, es el Cuadrante 26, correspondiente a la Guardia Nacional del Pueblo”, es lo único que tienen claro los habitantes de la Fundación Mendoza, pero no observan a ningunos de estos efectivos patrullando. “No entendemos la permanencia de los dos módulos policiales en la urbanización, porque a los funcionarios que allí se encuentran no se les permite hacer recorridos por la zona”, se queja el vocero del consejo comunal, Blas González. “Si acudimos a denunciar un robo, responden que no pueden hacer nada y sugieren dirigirnos a la Guardia del Pueblo”. Iván Mastrangelo, otro vocero comunal, compartió las informaciones ofrecidas por los propios funcionarios allí acantonados: “Los policías del módulo pernoctan aquí y van a patrullar a otro lado y, los que están en otra zona vienen a patrullar para acá… Eso no ha dado resultado porque es como que pongas cámaras de seguridad vigilando la casa del vecino. No es funcional”, enfatizó.

La distribución de los cuadrantes de seguridad busca proteger tanto al policía como al ciudadano. Primero, beneficiar a la comunidad porque conocerá los efectivos encargados de patrullar evitando el abuso de autoridad o lo que popularmente llaman `matraqueo’ y, segundo, resguardar al cuerpo policial de represalias por parte de delincuentes.

– Cuando me robaron el vehículo acudí con mi esposo al módulo y no obtuvimos respuesta. ¿Para qué queremos unos policías que no tienen jurisdicción aquí? Ni siquiera pueden tomar acciones en situaciones infraganti, relató Adriana Villasana, habitante de esa comunidad.

Panorama similar se experimenta en el barrio Venezuela -adyacente a la Fundación Mendoza-. La vocera del Consejo Comunal, Francisca Rodríguez, aseguró que una vez fueron al módulo policial de la Fundación y no los atendieron. “Hemos tenido varias reuniones y llevamos cartas, pero ellos no bajan para acá”. En Naguanagua, La Campiña, los vecinos también viven angustiados por las visitas de los ladrones. Tanto así, que Amilcar Ávila relató que meses atrás fue a la Policía Municipal de Naguanagua y le llamó la atención que la urbanización estaba marcada con un chinche rojo en el mapa del estado. `La Campiña es zona roja´, le dijo un efectivo. “Es tan grave la situación, que si nos encontramos dos personas en la misma acera, nos asustamos porque creemos que uno va a asaltar al otro”, manifestó Ávila.

Circundante a La Campiña, se encuentra El Cafetal donde vecinos sostienen que el patrullaje más bien ha disminuido “debido a que los motorizados tienen pocas unidades y tampoco hay suficientes patrullas”, indicó Coromoto Medina, del Consejo Comunal.

“El concepto de este plan -cuando se aplica en un sector geográfico determinado- quizás permita controlar la criminalidad, pero resulta un tanto restrictivo al momento de dar auxilio inmediato a las personas, puesto que los cuadrantes no se extienden a lo largo y ancho de la geografía del estado y el delito puede emigrar a lugares donde se les hace más fácil”, advirtió el secretario de Seguridad Ciudadana del estado Miranda, Elisio Guzmán.

El Patrullaje Inteligente se incluye dentro del Plan Patria Segura, programa que recibe apoyo de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, del Ministerio Público, Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional y los Cuerpos de Policías municipales y estatales. Para mediados de agosto, dijo con firmeza el ministro Rodríguez Torres que, estaban activados 1576 cuadrantes en la nación, asegurando que alcanzarían la meta de 2200 antes de terminar este año. Y aunque se inició la campaña “Cuádrate con tu Cuadrante”, para divulgar los números de teléfonos y la información correspondiente a cada zona –cuya área de acción abarca entre 1 a 2 kilómetros- y se invita a bajar una aplicación inteligente, la realidad se empeña en evidenciar las dificultades para que sea efectiva.

¡Qué los ciudadanos sepan a quién acudir!

Carabobo es la segunda región con más cuadrantes, 151 en total. Para conocer el impacto del plan, se visitó el comando central de la Policía de Carabobo. Aquí no se manejan cifras relacionadas al patrullaje inteligente, contestó Vanessa García del departamento de prensa. Sugirió ubicar al secretario de Seguridad Ciudadana, Gral. de Brigada Arquímedes Herrera Ruso. Se contactó 3 veces vía telefónica al alto funcionario -también jefe del Comando Regional de la Guardia Nacional Bolivariana número 2 (Core 2)- quien gentilmente nos respondía que lo llamáramos después. Se le envió correo electrónico a la institución, pero hasta el momento del cierre de esta edición no se concretó la entrevista.

Solo se pudo conocer que a la Policía de Carabobo le competen 58 cuadrantes. “Estamos haciendo la difusión por medio de notas informativas y micros radiales para que las personas tengan los números y se comuniquen”, comentó la jefa de prensa.

Llamadas sin respuesta

Una de las constantes quejas de los ciudadanos son los diferentes números celulares suministrados, uno por cada cuadrante. En algunos casos la acción policial no es inmediata, en otros el repique de los teléfonos es solo la respuesta a una llamada que nadie atiende.

“La idea de los cuadrantes es muy buena. Se implementó con éxito en Colombia”, argumentó el criminólogo Javier Gorriño. Aunque sugirió que debe optarse por un número telefónico único que sea de fácil memorización para los habitantes.

La cantidad de contactos no solo genera confusión. “Tenemos información que en muchos lados las personas llaman a esos números de los cuadrantes y no responden. Eso crea un nivel de desesperanza frente a las políticas públicas, lo cual resulta muy negativo”, comentó el director del Observatorio Venezolano de Violencia, Roberto Briceño León.

Así sucede en la Fundación Mendoza: “Nos dan un número, después otro… se transmiten noticias de los cuadrantes por cadena, campañas propagandísticas y eso no funciona aquí”, expresó Mastrangelo. “Entre 2 a 3 horas es el tiempo de espera para que lleguen”, dijo Angela Pérez, de La Campiña.

Mientras quienes viven en el Barrio Venezuela ya no intentan marcar los números que les proporcionaron debido a que no reciben respuesta. “Una de estas noches se llamó varias veces y no llegaron. La policía apareció al día siguiente porque un señor fue a buscarla al módulo Canaima”, contó Francisca Rodríguez. Por el contrario, vecinos de El Cafetal dicen ser atendidos enseguida a través del número telefónico (0414) 4057978 que les dieron en una asamblea de ciudadanos. Pero, el contacto está registrado en sus celulares no como cuadrante sino como “policía situacional”, dijo Coromoto Medina.

A 25 días del lanzamiento para teléfonos celulares, la aplicación “Patrullaje inteligente” aun es desconocida. En La Campiña, la mayoría de los habitantes son personas de la tercera edad quienes -en algunos casos- no manejan las nuevas tecnologías. “No tengo conocimiento de esa aplicación. Y la persona que no tiene teléfono inteligente, ¿a quién llama, cómo hace a la hora de una emergencia?”, se preguntó Ángela Pérez.

El abogado criminalista Fermín Mármol García ha declarado que la iniciativa “no es mala, pero deja por fuera a personas de escasos recursos que no poseen un teléfono inteligente y a un segmento muy importante como los discapacitados visuales”.

Dispuestos a conseguir auxilio a través de la aplicación que utiliza el GPS del celular, apareció el Cuadrante 9 con jurisdicción en el municipio Naguanagua, calle 176, número (0416) 6098353, pero cuando llamamos en tres oportunidades, lo único que escuchamos fue: “El servicio de mensaje no está disponible para este número”.

Siguiendo en la búsqueda, se pulsó al azar al cuadrante 7 perteneciente a El Bosque, urbanización Agua Blanca, Campo Alegre, Valle Blanco, Terrazas de los Nísperos, El Mirador y barrio La Manguita. Se marcó el número que aparecía en la pantalla: (0416) 6098640. El oficial de turno nos dijo que lo acababan de asignar allí, pero tenía entendido que ese cuadrante cubría Naguanagua y Las Chimeneas. Una vez más, la promesa gubernamental se quedó “colgada en un click”.

Teléfonos en Off

Martes 9 de septiembre, a eso de las 6pm. Se marcaron los números de los cuadrantes de seguridad publicados el 9 de octubre de 2013 -once meses antes- en el portal web de la Gobernación de Carabobo. Sin embargo, de los 13 teléfonos solo dos contestaron, para decir que ya varias personas habían llamado preguntando información, pero esos eran números personales, uno de ellos de Barquisimeto.

Dos semanas después se conversó con la vocera del departamento de Prensa de la PC, quien explicó la restructuración del plan, en el cual se estrablecieron nuevos cuadrantes. Ese mismo día, en la citada página, se observó un boletín fechado del 12 de agosto de 2014 con 5 cuadrantes de la parroquia Miguel Peña y 5 de Rafael Urdaneta. Se quiso ubicar el número para la Fundación Mendoza. Buscando la información, se discó el 0416-6098014, correspondiente a barrio Bocaína I y II.

-Patria Segura, cuadrante… Hace una pausa el funcionario y pregunta a sus compañeros, ¿Qué cuadrante es este? Vuelve al teléfono y dice:

-Cuadrante 18. ¿En qué le puedo ayudar?

-Quisiera saber el número de teléfono del cuadrante donde estoy para llamar a la hora de cualquier emergencia. Contesta:

-Llama a la central… al 171 para que te informen.

Como lo había sugerido, se marcó el número 171.

-Control Carabobo, Buenas tardes.

-Buenas tardes, quisiera saber el número de mi cuadrante.

-No entiendo. ¿Disculpa? Contestó el oyente, un tanto confuso.

-Me dijeron que llamara al 171 y preguntara por el cuadrante de seguridad del patrullaje inteligente al cual pertenezco.

-Un momento… No sé… Verdaderamente no sabemos nada de eso.

Al día siguiente, seguimos insistiendo al 171.

-Buen día, Gobierno Bolivariano de Carabobo, respondió el interlocutor.

-Buen día, estoy llamando para saber ¿cuál es mi cuadrante de seguridad si vivo en Fundación Mendoza?

-Ya le indico… Cuadrante 31.

Al llamar al 0416-6098335, el interlocutor atendió diciendo:

-Buenos días, Policía Municipal de Valencia, cuadrante 31, unidad 042.

-¿Ese es el cuadrante de la Fundación Mendoza?

-No, no.

-¿Cómo hago para comunicarme con mi cuadrante?

-Déjame averiguar, un momento… Creo yo que para ese sector no hay cuadrante… de todas maneras ya le voy a pasar la información.

Al cabo de unos segundos me confirmó:

-No, no hay cuadrante allá.

Impunidad vs seguridad

“El aumento del delito se debe a la impunidad. La causa de la violencia en Venezuela no se le puede atribuir ni a la desigualdad ni al capitalismo, sino a un gobierno que decidió no cumplir sus funciones de proteger a la población”, dice el director del OVV, Roberto Briceño León.

“No es solo un problema de la policía sino del conjunto de la política criminal. También, la familia y la escuela son pilares fundamentales para solventar la situación”, añadió el secretario de Seguridad del estado Miranda, Elisio Guzmán.

Más de 20 planes se han ejecutado en el país desde hace 15 años. Aún así, la delincuencia cerró el 2013 con 24.763 homicidios y una tasa de 79 muertes violentas por cada 100 mil habitantes, según el OVV.

“Es lamentable la politización del Poder Judicial y la precariedad de las cárceles. Además, tenemos la misma plantilla investigativa de hace 15 años y los delitos se han multiplicado”, agregó Javier Gorriño, exdirector del CICPC.

“Los planes de seguridad no han funcionado porque el delito no ha disminuido de manera importante. El Plan Patria Segura presenta limitaciones como la centralización y la intervención del cuerpo castrense. Los militares no son quienes están mejor preparados para ejecutar políticas de seguridad ciudadana, ellos están capacitados para la guerra”, concluyó Briceño León.

Lo que dijeron por Facebook

¿Conoce usted a cuál cuadrante de seguridad del estado Carabobo pertenece? Consultamos por medio de nuestra página en Facebook y así respondieron:

“Si que bien, ahora van a matraquear al cuadrado”. Marcos Tulio Pineda

“Pues no, ya que se lo dicen a ellos mismos en una habitación cerrada y luego solo hacen el comentario en el pasillo para justificar que solo han perdido su tiempo”. Ricardo López Capriles

“¡Si! Ya estoy informado, pero hay que darle más publicidad”. Luis Herrera

“No, porque nada me cuadra. Tampoco he visto nada cuadrado ni me han explicado de qué se trata. ¿Quién debería explicarlo?” Yajaira Martínez




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.





Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.