COMPARTE

Ana Isabel Laguna
|| [email protected]

En las consultas de
Nefrología y Neurología pediátrica, la mayoría de los niños con afecciones
posiblemente asociadas a la calidad del agua proceden de zonas de alto riesgo
desde el punto de vista ambiental. Generalmente son comunidades ubicadas en las
riberas del Lago de Valencia y de la costa carabobeña.

La aparición de
cálculos y problemas óseos pudiera asociarse a la dureza total del agua gestada
por la presencia de sales de calcio. El síndrome del niño hiperactivo con
déficit de atención, autismo, complicaciones hepáticas, neurológicas y de la
piel también podría relacionarse a la existencia de metales como aluminio,
plomo, mercurio, entre otros tóxicos, de acuerdo a las evidencias científicas
del doctor Richard Mora, nefrólogo y toxicólogo.

Mora, también
profesor del departamento de Farmacología y Toxicología de la Facultad de
Medicina de la UC, realizó un estudio doctoral de asociación, motivado a la
alta incidencia en estos servicios de estas anomalías calificadas como no
“etiquetadas” -cuando no hay un establecimiento de causales- para determinar
una probable relación con la contaminación ambiental.

“Una sinergia tóxica”

Las poblaciones
susceptibles están en zonas industriales, con un común denominador: aguas que
las rodean, como el caso del Lago de Valencia. Seleccionaron la comunidad “24
de junio”, ubicada en el sector Los Robles, municipio Los Guayos. Está bordeada
por un caño convertido en recolector de aguas residuales y a 70 metros un pozo
de agua surte a la colectividad.

 A través del laboratorio vivencial, una de las
quejas constantes es que eran muy afectados por dermatitis. “Hicimos la
caracterización del agua desde el punto de vista químico y organoléptico.
Efectivamente tenía olor y uno de los elementos presentes era la dureza y los
niveles de aluminio superaban lo establecido en la Gaceta Oficial 36.395 (0,2
mg/L). Aunque muchos de ellos tenían elevados niveles de plomo, el agua no
mostraba alteraciones, admitió.

Cuando hay otros
elementos de metales descritos como tóxicos, es probable que haya una mezcla de
otros factores externos, pero no es lo común. En la zona hay muchos talleres
mecánicos y un parque industrial cercano. Una de las conclusiones es que -más
que el agua-, aparentemente en la zona convergen varios elementos del ambiente
que puedan estar incidiendo a la presencia o modificación de un factor. Y los
niños son nuestros “biomarcadores”, precisó el investigador.

“Si huele y pica, hay alteración”

Una de las
debilidades del estudio es que no hicieron un monitoreo del suelo, el aire y de
otros elementos del ambiente para descartar sus asociaciones con las afecciones
que prevalecen en la zona, porque los recursos fueron escasos. De allí que
algunas no necesariamente pudieran estar relacionadas al consumo del agua,
aclaró el doctor Mora.

-Lo que tenemos
en las manos es que cuando el agua huele y pica, evidentemente tiene
modificaciones en sus características organolépticas, físico-químicos y
bacteriológicos.

Lo llamativo del
estudio del agua es que las posibles repercusiones que tenga desde el punto de
vista de salud pueden deberse al proceso mismo de potabilización, refirió. Lo
más dramático: “Las manifestaciones se dan por la exposición continua al agente
y se van a presentar en el tiempo, cuando la intoxicación ya es crónica”.

¡Ni hirviéndola!

Otro de los
hallazgos es que la gente del sector manifestó no consumir agua del “chorro”,
pero sí cocinan con ella. Al hervir solo se controla las bacterias, los
parásitos, virus, pero no los metales.

-El único medio
que garantiza que se potabilice totalmente es el sistema de “planta de osmosis
inversa”, que se puede tener en cualquier inmueble y se puede conectar a una
fase de agua. 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.