COMPARTE

Dayrí Blanco

El panorama es cada vez más claro y crítico. Ni un dólar recibirán este año las ensambladoras de vehículos del país. No habrá importación de materia prima ni cronograma de producción durante 2016. Todo indica que la quiebra de las plantas está cerca. 

Los gerentes y presidentes de las transnacionales se han encargado de transmitir la información a los trabajadores. El argumento es repetitivo: la prioridad del Gobierno en materia de divisas es para alimentos y medicinas, indicó Christian Pereira, presidente de la Federación Unitaria de Trabajadores de las Automotrices, Autopartistas y Conexos (Futaac) 

Así ha sido desde hace tres años cuando inició la debacle de la industria. En 2013 tras la eliminación de Cadivi se lograron ensamblar 98 mil 878 unidades en todo el país, en 2014 ese número cayó en 80,02% al pasar a 19 mil 759. Pero el 2015 ha sido el peor de la historia del sector con 17 mil 450 unidades que representa una caída de 90% de la producción de acuerdo a su capacidad instalada. 

Consecuencias laborales 

Siete mil puestos de trabajo directo están en riesgo solo entre las firmas instaladas en Carabobo. Ya los primeros efectos negativos se comenzaron a sentir. En General Motors Venezolana (GMV) se están preparado paquetes de despido para ofrecerlos al personal, y desde el 4 de febrero fue eliminado el bono nocturno que recibía la nómina por la rotación de segundo turno, aunque la mayoría de los trabajadores se mantiene en sus casas desde hace dos años por la caída en la producción, alertó Fidel Ampueda, secretario de reclamos del sindicato. 

En FCA-Chrysler de Venezuela el 80% de la nómina se mantiene en sus casas, el resto solo realiza labores administrativas. A partir del 1 de marzo a los 130 de nómina mensual no se les remunerará el viernes de cada semana como una medida de austeridad que no extenderá hasta más allá de junio la disponibilidad de flujo de caja de la firma para cubrir sus gastos operativos, incluyendo los salarios, informó Henry Ospina, sindicalista. 

En los registros de la Cámara Automotiz de Venezuela (Cavenez) los ceros son repetitivos. Solo en el renglón de Ford Motor de Venezuela hay un número distinto. En enero fue la única ensambladora del país con actividad al manufacturar 240 unidades que representa el trabajo de dos días a máxima capacidad. Pero en febrero la paralización fue inminente. 

Gilberto Troya, secretario general del sindicato, recordó que esa planta sigue trabajando bajo el esquema de precompra de materia prima importada con los recursos que aportan terceros. A partir de abril el personal asistirá a sus puestos solo lunes, martes y miércoles para ensamblar durante ese mes y mayo unas 500 unidades. Por el resto del año no hay cronograma de producción. 

Propuestas 

Comunicados, cartas y solicitudes a través de los medios de comunicación se han hecho desde hace tres años. Los sindicalistas no se han quedado de brazos cruzados. Pero sus peticiones de reuniones con representantes del Ejecutivo no han sido respondidas. Para Pereira el Gobierno simplemente ha ignorado a los trabajadores, “nuestra última esperanza era que nos incluyeran en los motores y no fue así”. Recordó que hace cuatro semanas se reunieron con el ministro del Trabajo, Oswaldo Vera, y nada de lo que se acordó se ha cumplido. 

Los sindicalistas están negados a rendirse. Aseguran que hay alternativas para superar la crisis. “Tenemos la capacidad operativa y solo faltan divisas que podemos autogenerarlas con la exportación de diversos modelos y frenar la importación de unidades de transporte público con la manufactura local”. 

El llamado ya no es solo al Ejecutivo. A todo el personal del sector se les convocó a una serie de debates abiertos para preparar un plan de reindustrialización del país y se espera contar con la participación de representantes de todos los sectores manufactureros. 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.