COMPARTE

Jesús María Lugo Peña || cuevaeloro57@yahoo.es

Los venezolanos que aún permanecemos en nuestro
querido terruño, vemos diariamente con gran tristeza como el dinero, que
producto del sudor de nuestra frente, se nos va como el agua entre las manos.

El mismo no nos alcanza y nos sumerge en
emergencias a veces difíciles de superar: atraso en el pago de condominios,
dificultad para adquirir los medicamentos no solo por su ausencia sino por su
alto costo, de igual manera con los alimentos de la dieta diaria y no se diga
del calzado, vestido, reparación de vehículos con la compra de los repuestos
requeridos.

Todo ello como consecuencia de una política errada
que ya ha sido probada como fracasada en otros lares, pero el ejecutivo se
empeña en mantenerla contra viento y marea sin otear que está conduciendo a la
nación entera en un estruendoso fracaso, difícil de recuperar.

Cuando un estadista mundial de la talla de Winston
S. Churchill, habló acerca del problema económico dijo:”Debe observarse que los
problemas económicos, contrariamente a lo que sucede con los políticos, no
pueden ser resueltos por ninguna manifestación, por vehemente que sea la
voluntad nacional, sino por la vía de la acción adecuada. No podéis curar el
cáncer por una mayoría de votos. Lo que precisáis es un remedio”. Pero aquí
quieren resolverlo todo con cadenas interminables, de más de lo mismo y  concentraciones cada vez más solitarias.

Está comprobado con lo actuado hasta hoy, que el
gobierno no tiene propósito de enmienda, persevera en su error en la creencia
que lo está haciendo de maravilla en cuanto a la política que desarrolla,
olvidando qué dice la vieja política de nuestros padres; no hacer mártires,
esto quiere decir en claras palabras que a un gobierno injusto lo perjudica más
el mártir que el rebelde y sino, fíjense en Leopoldo.

En estos momentos de crisis mundial en cuanto a la
economía, como lo reflejan los casos emblemáticos del imperio chino que empieza
a tambalear a pesar de su poderío, los casos de Grecia y Puerto Rico que no
tienen capacidad para pagar sus deudas, entre otros, nos retratan de cuerpo
entero pues estamos transitando la misma ruta, no hay que olvidar que lo que es
malo en moral, también es malo en política. La pelota está en el campo
gubernamental, Fedecámaras le ha extendido la mano al gobierno, lo ha invitado
a su reunión anual, como un gesto de estar dispuesta al diálogo en beneficio
del país y sus deseos de colaborar. Veremos que responde.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.