COMPARTE

The New York Times

 Cuando cómodamente
ganó unas primarias como candidato a la Asamblea Nacional, Enzo Scarano
esperaba ser parte de una ola que lleva la oposición a una mayoría legislativa
que puede alterar el equilibrio político en Venezuela,  la Contraloría General de la República
consiguió que fuera despojado de su derecho a ocupar cargos públicos y se
encontró atrapado en un grupo de medidas gubernamentales, que parecen
destinadas a debilitar la oposición frente a las Parlamentarias.

Scarano aseguró que presentó su informe de gestión a tiempo
tras ser destitudo de la Alcaldía de San Diego por supuestamente desacatar una
orden de prohibir protestas contra el Gobierno de Maduro.
 

El contralor, Manuel
Galindo, rechazó que los documentos fuesen entregados a tiempo y expuso que su
oficina “no realiza persecuciones políticas. Simplemente protege los bienes
públicos”. 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.