En minutos dos pacientes fueron devueltos. (Foto Jhoiner Paéz)

Litzy Sanz Nava || [email protected]

En apenas 20 minutos este sábado en la mañana, al menos cinco pacientes ambulantes del hospital Adolfo Prince Lara, en Puerto Cabello, se devolvieron de la puerta de la sala de cura. La escasez de agua potable que azota a este y otros centros asistenciales de la jurisdicción, fue el argumento dado a pacientes como Pedro Henríquez, para negarle el derecho a efectuarse un tratamiento de limpieza en las heridas sufridas durante un accidente automovilístico.

Entre los pacientes con suturas postoperatorias estaba María Elisa Cordero, quien fue sometida a una cesárea hace dos semanas, y corrió con la misma suerte.

Los centros asistenciales porteños, públicos y privados, son ahora parte de ese conjunto de sectores en el municipio con severos problemas de operatividad, dados en parte por la escasez del recurso.

A la lista de dificultades del Prince Lara, que no solo atiende a pacientes del litoral sino a personas provenientes de estados adyacentes como Falcón y Yaracuy, se le suma además de la falta de personal y la permanente escasez de insumos y medicamentos, la ausencia de agua apta para su uso de seres humanos.

Trabajadores del Prince Lara de guardia este sábado aseguraron que con la crisis el 90% de las actividades que se realizan en este centro médico se ven comprometidas.

Algunas clínicas privadas armaron un plan de contingencia que ameritó inclusive el oneroso pago de un camión cisterna para equipar el sistema de tanques de algunas áreas.

Familiares en red

Los primeros en denunciar la crisis de agua en hospitales como el Prince Lara fueron los familiares y amigos de pacientes recluidos en este centro de salud.

A través de redes sociales como Facebook y Twitter enteraron a la comunidad en general de los acontecimientos provocados por la ausencia de agua por aducción o a través de los tanques disponibles para tal fin. Entre las frases publicadas se destacan algunas como: “Se requiere agua con carácter de urgencia para pacientes recluidos en Puerto Cabello”.

“Favor buscar bajo tierra, en diques, embalses, macro-tanques, represas. Repito, es de suma urgencia”, insistía.

Muchos solicitaron por esas mismas redes a las autoridades intermediar para el abastecimiento del recurso.

Este sábado el alcalde Rafael Lacava inspeccionó cuatro pozos en el pueblo de Goaigoaza, que serán reactivados para mermar la prolongada sequía que azota al eje costero y a todo el país.

Una vez concluidos los trabajos permitirán la dotación de 140 y 150 litros por segundo adicionales requeridos para cubrir la demanda en la jurisdicción porteña.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.