COMPARTE

Ana Isabel Laguna || alaguna@el-carabobeno.com

“Las elecciones del 6D pudieran ser las más difíciles que haya enfrentado la revolución bolivariana. No podemos caernos a coba”, reconoció el presidente Nicolás Maduro, al juramentar el Comando Bolívar-Chávez, el 4 de octubre. En su arenga una semana después llamó a prepararse para ganarlas ‘sea como sea’, “se decide si en el país habrá paz y patria”.

A juzgar por las proyecciones de las diversas encuestadoras estaría en juego la continuidad del proyecto político del Gobierno. Datincord, Datanálisis, Venebarómetro y Hercon coinciden: Entre 20 a 22 puntos de ventaja se ubicaría la oposición por encima del oficialismo. “Por primera vez, en 17 años de revolución se aprecia un quiebre pronunciado en las preferencias electorales”. Evaluó el politólogo Yván Serra, en el Programa Primera Voz con Dhameliz Díaz, por El Carabobeño Radio.

Esta tendencia la confirma el más reciente estudio de Venebarómetro, realizado entre el 5 y 15 de septiembre a 1.200 entrevistados: 86,8% de los venezolanos prefiere un cambio. 38,3% se inclina a votar por la oposición y 28% por los candidatos independientes, el oficialismo está en el tercer lugar de preferencia con apenas 17,1% y 30,5% se reserva su respuesta. Tan solo 19,6% de los consultados votaría a favor del PSUV. 

Revertir estos números nada favorecedores al Gobierno, pareciera ser la estrategia con el anuncio de la reforma de la Ley de Precios Justos para enfrentar la escasez y la inflación, declaró Luis Vicente León, presidente de Datanálisis.

¿Unidad Rescatará Carabobo?

No es descartable un escenario en el cual la oposición gane 9 de los 10 diputados en la región carabobeña, según las apreciaciones de Yván Serra. “Estaría asegurado el diputado del circuito 3 tradicionalmente opositor y que abarca Naguanagua, San Diego, parroquias Candelaria, Catedral, El Socorro, San Blas y San José de Valencia. También pudiera adjudicarse el circuito 1 (Bejuma, Montalbán, Juan José Mora, Puerto Cabello y Miranda) y probablemente el 5 (Libertador, parroquias Miguel Peña, Santa Rosa, Rafael Urdaneta y Negro Primero de Valencia). Aunque de tendencia oficialista, este último circuito donde se eligen 3 diputados es clave para marcar la diferencia y el descontento expresado en las encuestas. “Como la gente vota “entubada” la oposición pudiera obtener dos de los tres diputados que se obtienen por lista en Carabobo”.

Este escenario tan optimista para el sector opositor, se sustenta en que esta vez los votos populares y rurales pudieran revertirse por la situación económica y social que vive el país, que 87% de la población identifica como responsable al presidente Maduro.

Para el politólogo Edgar Pérez, el triunfo opositor no está tan alcanzable. “Aunque sacó la mayoría de los votos, fueron elegidos menos diputados a la AN por el rediseño de los circuitos. Y los resultados que están dando las distintas encuestas es que los ‘votos seguros’ en los estamentos C, D y E son más hacia el PSUV que a la oposición”, aseveró el catedrático.

En el trasfondo gira el tema de la movilización, que siempre ha sido favorecedor al gobierno. El PSUV confía en el poder de su maquinaria y del trabajo a través de las misiones. La oposición sin los recursos ni la capacidad organizativa del Gobierno confía más en el voto espontáneo, por el descontento generalizado. “Lo más sensato es tener los “votos garantizados” por la organización advierte Sierra. “El voto espontáneo está claramente localizado en la clase media, que no tiene problemas de movilización a diferencia de las dificultades de los sectores populares, donde está la mayoría de los votos. Pero si se le hace caso a las encuestas, la mayoría ve estas elecciones como el remedio de su cura y acudirá masivamente a votar”.

Aunque, ciertamente los circuitos electorales fueron diseñados para favorecer al sector oficial con el voto rural y el voto popular haciendo más costoso el de la clase media. Por ejemplo, en una circunscripción de Apure un candidato requiere 150 mil votos para ser diputado, mientras que en una circunscripción como el circuito 5 de Carabobo, sólo 80 mil.

Pero con este rediseño de los circuitos, el voto popular y rural pudiera jugar en contra del oficialismo, porque han sido los sectores más afectados por la situación económica, que igual perjudica a la clase media.

¿Cuál es el porcentaje que necesitaría la oposición para evitar la experiencia de 2010, mayoría de votos y menos diputados? 

“Obtener al menos 60% de los sufragios para reducir la desproporción y quebrar el diseño circuital”. Basado en ese cálculo, el triunfo del sector opositor en Zulia y Anzoátegui, pudiera repetirse en Carabobo, Miranda, Mérida y Táchira”.

Pudieran alterar estas proyecciones: los “cuadres” para el voto asistido a los discapacitados o a los de la tercera edad y el voto usurpado en mesas pequeñas donde la oposición no tiene miembros, pero de estas irregularidades no hay certificación alguna, aseveró Serra. “La oposición, tendrá que reforzar sus puntos débiles”.

¿Optimismo irracional?

Para el politólogo Edgar Pérez la composición política se mantendría igual por el “voto lista” que determina la manera de votar. “Tú preguntas en el circuito 5 si conocen a los candidatos uninominales sean de la oposición o del sector oficial y responden que no. Sufragarán por lista, es el voto entubado”.  

En lo que sí reconocen los analistas, es el descontento de los seguidores del chavismo, por la situación del país. “Pero trasladar esa variable votos no es factible por las características del rediseño de los circuitos electorales”, estimó Pérez. “Habría que analizar otros elementos como la maquinaria de movilización y de organización que no tiene la oposición. “Todo proceso electoral es una oportunidad para producir cambios, pero no hay que confundirlo con un optimismo irracional”, sostiene.

Sin embargo, ambos especialistas electorales coinciden que el Gobierno no la “tiene fácil” en las venideras elecciones. El politólogo John Magdaleno, también evalúa lo que refleja la mayoría de los sondeos, pero prefiere basarse en el histórico de la arquitectura electoral del CNE.

– Ha venido registrándose un continuo, aunque lento, diferencial a favor de la oposición en la métrica gráfica. A estas alturas esa curva alcanzaría, afectaría y se cruzaría con la base mínima de la caída que en sentido inverso ha experimentado el PSUV en el mismo cuadro referencial del histórico del CNE, por lo que irremediablemente algunos circuitos se verán expuestos a esta intersección de las tendencias y veremos cómo caen cual piezas del ajedrez circuitos ganados por diputados rojos rojitos. No hay remedio sino aceptar un desenlace natural producto del desgate político, adelantó.

Desde la economía del voto

Para Magdaleno colapsa la visión de segregación imperante en el voto oficialista, que ha pretendido vincular la fidelidad del  voto con la condición social y geográfica, dejando a un lado los efectos de la urbanidad, tecnologías y mercado.

– La condición social no es suficiente para entender la cualidad del voto en un estado de libre ejercicio electoral, quizás en Cuba pudiera tener sentido o tal vez bajo influencia de líderes carismáticos al estilo Chávez o Perón. Los electores venezolanos están reconociendo actitudes diferenciadoras que lo convierten en sujetos no integrables o segregables útiles para una estrategia de fidelidad irracional, frente al reconocimiento de la realidad. Quizá lo que mejor pueda describir lo que ocurre no sería la lógica sociológica sino la psicología social, precisa el experto.

El ejemplo más práctico, señaló Magdaleno, es el llamado “voto ganado” donde los sujetos votan por la opción que les marcan bien por instrucciones previas, conciencia de clase, maquinaria electoral o amiguismo. “La sociología entiende muy bien este fenómeno del mismo modo que la ingeniería social del CNE; ahora, para lo que no creo que estén preparados es para un comportamiento divergente o transversal de electores multimodales. El gobierno podría temblar por completo si tan solo una minúscula parte del total del voto ganado empieza a divergir del comportamiento típico, y creo que eso es lo que ocurrirá el 6D”.

El caso del cruce de tendencias electorales, que pudiera presentarse en estos comicios parlamentarios, podría traducirse en un porcentaje de impacto cercano entre uno y tres puntos porcentuales dependiendo del circuito. La cuenta de Magdaleno es bastante conservadora y se aleja de los 10 y hasta 20 puntos de ventaja de las encuestadoras, pero incluso con este escenario, considera que se puede esperar un desmoronamiento estructural de la cifra esperada por los oficialistas para sostener su mayoría parlamentaria, porque tienen varios circuitos en zonas de alta densidad poblacional (que arrojan hasta 3 diputados) que fueron ganados en 2010 con diferencias que oscilan entre 1 y 3 puntos porcentajes. De darse esta circunstancia daría un giro total a la integración de la actual AN.

La “gran batalla” 

De ganar las elecciones, los retos de la MUD está en 3 visiones, de acuerdo a declaraciones del politólogo Edgar Gutiérrez, director de Venebarómetro: la acumulación de fuerzas, a saber, ganar la AN y luego las gobernaciones en diciembre 2016; el cambio moderado y, el cambio ya con un revocatorio o una constituyente que puede convocarse a mitad del mandato de Maduro en el 2016.

En el oficialismo argumentan que en los 16 años, han ganado 18 comicios de 19. Hay preocupación  por lo que sería la primera derrota política de Maduro; se pondría en duda el liderazgo del presidente y se despertaría la aspiración de otros, como Cabello y Tareck El Aissami. Se abriría la posibilidad de que los gobernadores del PSUV sean desplazados en 2016, fecha de las elecciones regionales, producto del “reacomodo de fuerza”, se lee en una nota del periodista Hernán Lugo-Galicia, en El Nacional.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.