COMPARTE

EFE

 La escritora española
María Dueñas confiesa que ha sido “reconfortante” ver que su tercera
novela “La Templanza” (Planeta, 2015) haya tenido un lanzamiento y
una acogida “tan grande”, a pesar de que el sector editorial ha sido
golpeado por la crisis económica.

Dueñas (Puertollano, Ciudad Real, 1964) reconoció en una
entrevista con Efe que “la verdad”, fue un lanzamiento grande en
medio de una crisis que “ha afectado a todos y entre ellos al sector
editorial de manera fuerte”.

“Y que haya habido una apuesta editorial tan grande
otra vez es muy reconfortante, me llena de gratitud y de confianza pues ha sido
medio millón de ejemplares, en un lanzamiento simultáneo en España y en toda
América Latina” en marzo pasado, indicó Dueñas, quien participa en la XI
Feria Internacional del Libro (FIL) de Panamá.

“La templanza” retrata el fracaso económico del
minero Mauro Larrea, a quien una inversión arriesgada deja en la ruina, pero
que en ese momento de crisis e incertidumbre se apasiona por el amor de una
mujer.

La novela transcurre entre México, La Habana y Jerez de la
Frontera, en el sur de España, y es una historia de coraje y de asumir riesgos,
detalló la narradora.

Destacó que el “lanzamiento grande” se hizo en
Jerez de la Frontera “un poco en tributo a uno de los grandes
protagonistas del libro, que es la ciudad y el vino de Jerez”.

Dueñas añadió que la acogida “excelente” que ha
tenido esta obra por parte de los lectores, la crítica y la prensa cultural le
ha dado “satisfacciones” y a la vez la estimula para “seguir
trabajando y para seguir intentando llegar a los lectores”.

“Estoy muy contenta porque es una revalorización, una
especie de reválida que vuelves a pasar con el tercer libro, porque dicen que a
la tercera va la vencida, ¿o no?”, expresó la literata, cuya segunda
novela fue “Misión olvido” (2012).

La autora del éxito de ventas “El tiempo entre
costuras” (2009) dijo que en las afectaciones de la crisis ella ha corrido
con un poco más de suerte porque sus libros se venden “muy bien” y no
ha notado tanto el efecto de la situación financiera, contrario a otros
escritores con volúmenes de venta menores y que han sido afectados
“muchísimo”.

La crisis económica en su país, según destacó la también
profesora de lengua y literatura inglesa, ha impactado en “varios
niveles” a la industria editorial y la comercialización de libros.

Detalló que se ha recortado, entre otras cosas, el número de
títulos publicados, el volumen de las tiradas, que ya no son los mismos números
de ejemplares de antes, así como la cantidad de personal en las editoriales y
pequeñas librerías, que han tenido que cerrar.

Ha afectado mucho, señaló, reduciéndose también los
presupuestos de cultura, de los ayuntamientos, de las instituciones públicas y
se hacen, indicó, “cada vez menos actos y se invita a menos escritores a
difundir su obra”.

“En fin, ha sido todo terrorífico, ha sido un bajón
enorme (…) todo esto afecta a los escritores”, resaltó.

A pesar de esta situación, la novelista destacó que en su
país confían en que la crisis “vaya remontando”, y que ya parece,
afirmó, que “repunta un poco”.

La autora española manifestó, empero, que quizá la solución
a la crisis no esté en manos, o se vaya a dar, a través de los dos nuevos
partidos políticos alternativos, Podemos y Ciudadanos, aunque reconoció que
estos dos colectivos “están siendo un revulsivo para la situación que
había”, que llegó a “niveles insostenibles”.

“Así lo han demostrado las urnas, lo ha demostrado la
crisis, lo ha demostrado todo, ha habido unos niveles de corrupción y unos
niveles inasumibles de muchas cosas, entonces estos dos partidos están moviendo
los cimientos y están haciendo reconsiderar muchas cosas, y eso en gran parte
es positivo”, afirmó la escritora.

Insistió en que lo que ocurre con la corrupción en España es
una “absoluta vergüenza”, y que a pesar de que algunas cosas se han estado
“desatando” y “juzgando”, todavía “quedan muchas cosas
por hacer, en una situación que (el país) lleva arrastrando muchos años”.

A juicio de Dueñas, los que más han resentido esta crisis no
es la gente que la originó y “que sigue sentada en sus sillones muy
cómodamente por desgracia”, sino los jóvenes que se gradúan en la
universidad, que tienen muy pocas oportunidades, y están saliendo al al extranjero,
“con éxito además”.

“Vienen muchos a Latinoamérica, van a otros países
europeos, encuentran trabajos, se nutren y se curten de experiencias, eso es
muy enriquecedor de gran manera, pero también es verdad que hay una fuga de
talentos, de personas, que está desequilibrando un poco”, remarcó.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.