COMPARTE

Sara Pacheco

Nueve años en espera tiene la comunidad de El Carmen Norte, parroquia Santa Rosa, para la culminación de la Escuela Básica Nacional que lleva el mismo nombre del sector. Una obra gris de tres pisos que entre cabillas, bloques y demás materiales de construcción yace en la calle 76 entre las avenidas Farriar y Boyacá. 

Una valla identifica el proyecto como ampliación, sin embargo no existe tal descripción. “¿Cómo amplías algo que no se ha construido?”, preguntó tajante Robert Bitriago, vecino del sector. La estructura se realizó bajo la supervisión de la Fundación de Edificaciones y Dotaciones Educativas. 

Anteriormente el espacio funcionaba para aproximadamente 600 estudiantes del ciclo básico. En otra estructura en la calle 77 de la avenida Farriar, a pocos metros de distancia, funcionaba el preescolar y comedor de la institución. Hoy en día es el área dispuesta para albergar a los 80 estudiantes que quedan en la escuela. 

Queremos que culminen, tres ingenieros han pasado por la obra. No dan respuesta no viene nadie, comentó Ana Vidanovic, miembro del antiguo equipo de directivos. Los niños de la escuela carecen de una institución acorde para recibir lecciones. Ana explicó que por ejemplo, deben asistir a la clase de educación física en la calle. “Colocan cintas para cerrar la vía, pero si algún día pasa un motorizado rápido o hay una persecución, podría suceder una tragedia”. 

Maira Urriera resaltó que el problema más grave es el uso inadeacuado del terreno abandonado. “Es una guarida de delincuentes”. Solo hace unos cuantos días Robert con un grupo de vecinos, sacaron a una pareja en situación de calle quienes se disponían a dormir en el sitio. 

Desde lo alto de la estructura hay visibilidad perfecta para todas las casas del sector. Cada vez que ocurre una limpieza se recogen celulares, llaves, enseres, hasta sustancias estupefacientes. Los habitantes creen que se trata de indigentes que duermen y hacen vida, debajo del puente Santa Rosa. 

Ven quién entra, quién sale, quién tiene carro, quién sale con un teléfono. A las 5 o 6 am la gente que va a salir es atacada. Se meten a las casas. Tenemos mucha inseguridad, principalmente por la presencia de esta edificación, destacó Urriera. 

Vecinos hicieron un llamado a los entes que deben preocuparse por este tipo de situaciones y quienes además no han prestado mayor apoyo. “Es un patrimonio y es un egreso del Estado. Hay que responsabilizar a los organismos involucrados. Llámese consejo comunal -El Carmen Norte 1- Ministerio de Educación, Policía, Zona Educativa”. 

Este proyecto es un elefante blanco, opinó Oswaldo Hernández. 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.