COMPARTE


Estados Unidos venció a Eslovenia 119-76 (Foto AFP)

AP

Estados Unidos arrolló el martes 119-76 a Eslovenia en la Copa del Mundo de básquetbol y selló su boleto para enfrentar el jueves en semifinales a Lituania.

En el Mundial de España brillan con nombre propio el pívot de los Nuggets de Denver, Kenneth Faried, y el escolta de los Warriors de Golden State, Clay Thompson, quienes lideraron el triunfo sobre Eslovenia al aportar 14 y 20 puntos, respectivamente.

“Cuando jugamos uno contra uno es nuestra peor cara, pero cuando repartimos bien el balón tenemos demasiadas armas en este equipo como para no ganar”, dijo Thompson.

James Harden y Anthony Davis añadieron también 14 y 13; aunque la mejor noticia para los estadunidenses fueran las buenas sensaciones exhibidas por Derrick Rose, el astro de los Bulls de Chicago, quien obsequió a los aficionados con jugadas espectaculares y 12 puntos anotados, igualando su mejor marca del torneo.

“El entrenador me dio luz verde para que fuera agresivo y jugará mi tipo de baloncesto. Eso me ayudó, pero mi confianza estaba alta también antes. Sé que soy un gran jugador y no me importa si anoto no, siempre y cuando ganemos”, declaró tras el partido Rose.

Invicto en sus siete encuentros disputados, todos decididos por un margen superior a los 20 puntos, Estados Unidos tampoco pierde un partido oficial desde 2006, cuando cayó en semifinales del Mundial de Japón ante Grecia. Su peor clasificación fue en 2002, cuando acabó sexto ejerciendo de país anfitrión.

Bajo el timón de Mike Krzyzewski, ha ganado 49 de sus 50 cotejos, siendo su único lunar el sufrido ante el conjunto heleno.

“No somos una superpotencia. No hay duda de que somos del todo batibles”, dijo Krzyzewski. “Somos un equipo joven y cuesta ganar en el baloncesto internacional siendo joven. Grecia nos enseñó que hay que jugar con compostura, y estoy orgulloso porque hoy lo hicimos y arrollamos en la segunda mitad”.

Ahora toca Lituania, que a primera hora superó 73-61 a Turquía. Norteamericanos y lituanos ya se enfrentaron en la semifinal del Mundial de 2010, cuando los primeros se impusieron 89-74 a Lituania antes de ganar en la final al anfitrión turco.

En su tercera participación mundialista, Eslovenia igualó su mejor marca de la anterior edición, cuando acabó octava. Nuevamente los hermanos Goran y Zoran Dragic, con 13 y 11 tantos respectivos, más Domen Lorbek, con 11, se erigieron como los mejores de su equipo.

“Vinimos preparados, pero sobre el papel es muy fácil”, explicó el entrenador Jure Zdovc. “Castigan cada error tuyo y, de pronto, estás 20 puntos abajo. No somos lo suficiente buenos para competir con ellos durante 40 minutos”.

El miércoles se disputa el otro cuadro de cuartos de final en Madrid, con los partidos Francia-España y Serbia-Brasil.

Estados Unidos empezó algo fuera de foco y Eslovenia no desaprovechó la ocasión de doblarle en el marcador, 8-4, gracias a una clavada de Goran Dragic y una suspensión de Domen Lorbek.

Pero los norteamericanos se aplicaron en el rebote hasta conseguir 11 ofensivos en los primeros cinco minutos por siete totales de su rival en ese tramo. Kyrie Irving (12 tantos) completó una jugada de tres puntos, Faried remachó espectacularmente un rechace, Rose finalizó una vertiginosa transición y DeMarcus Cousins reventó el aro tras robo para darle la vuelta al marcador, 29-22, al final del primer periodo.

Bajo la firme dirección de Goran Dragic, autor de una fantasiosa dejada, Eslovenia intentó acercarse pero se topó con la férrea defensa del equipo de Krzyzewski, y dos nuevos mates de Faried en escapada distanciaron, 37-26, a los favoritos.

Respondió Lorbek desde la media distancia y Miha Zupan se fajó ante las torres estadounidenses para arañar canastas en la pintura. La entrada de Rudy Gay desajustó un tanto a Estados Unidos, que se enredó en ataque estático y cayó en infracciones y perdidas de posesión, dando pie a un nuevo recorte de su rival, que hizo valer una clavada y triple de Zoran Dragic y una colada de Goran para alcanzar el descanso apenas siete puntos abajo.

Estados Unidos afrontó la reanudación con intención de atacar el aro y logró cuatro canastas de corta distancia que propiciaron un apurado tiempo muerto de Jure Zdovc. Falta de centímetros, las anotaciones de Eslovenia casi siempre se producían desde posición exterior.

Dominador del rebote (54-38), Estados Unidos encontró entonces la mejor versión de Irving y Harden en el juego de transición (42 puntos totales por seis del rival), y el segundo sirvió un jugoso globo que Faried remachó con potencia, antes de clavar un triple para la máxima diferencia hasta entonces: 81-58.

Tras permitir 37 puntos en el periodo, la montaña se antojaba ya insuperable para Eslovenia y el partido pasó a ser un festival estadounidense con recital de clavadas.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.