COMPARTE


(Infografía Johanna Valbuena)

Ana Isabel Laguna || alaguna@el-carabobeno.com

Desde siempre, la pérdida de memoria ha sido un tema preocupante para muchas personas, independientemente de la edad que tengan: cuando se es joven, porque se está en pleno aprendizaje; en la madurez resulta imprescindible para el día a día y, con los años, la pérdida progresiva de memoria puede significar desdibujar tanto el pasado como el presente.

“En este proceso de pérdida de memoria y disminución de capacidad de concentración influyen dos factores sobre los cuales las personas pueden tener cierto control”, afirma Margarita Botero, médico especialista en medicina antienvejecimiento. Entre éstos, los estilos de vida. Estudios científicos han determinado que la depresión, el bajo nivel educativo, la inactividad física y la presión arterial alta son los factores que más podrían aumentar la probabilidad de pérdida de memoria en todos los grupos de edad. En el caso de los más jóvenes, el estrés, sumado a la multitarea provocada por la presencia continua de la tecnología, también puede tener un mayor impacto en su capacidad de atención, lo que podría redundar en problemas para concentrarse y recordar cosas a todos los niveles. Por ello, la elección de un estilo de vida en la juventud puede impactar en la memoria a lo largo de los años.

El otro factor: la alimentación. Consumir grasas trans (tipo de ácido graso insaturado que se encuentra principalmente en alimentos industrializados) está ligado a la disminución de la memoria en los adultos. Según investigaciones recientes, el consumo diario de cada gramo adicional de grasas trans se asoció con una estimación de 0,76 menos palabras recordadas correctamente.

Para retrasar el deterioro cognitivo

Resulta crucial cuidar la materia gris y sus neuronas, pues ellas ejercen un papel fundamental en la sinapsis y transmisión de los mensajes al cerebro, detalla la doctora Botero. Para ello existen terapias efectivas que optimizan la memoria:

La terapia celular psicoestabilizante: consiste en administrar preparados celulares que aporten biomoléculas prefabricadas que activen rápidamente los núcleos productores de serotonina y noradrenalina, así como también extractos celulares heterólogos o autólogos que sustituyan las neuronas que han muerto por patología o envejecimiento.

Los sueros neuroemocionales:

contienen aminoácidos precursores, vitaminas activadoras del metabolismo energético, minerales y bioterápicos activadores del metabolismo específico y repolarizantes de membrana que aportan a las neuronas la materia prima y los activadores del metabolismo de los neurotransmisores antidepresivos.

– Es importante también mantener al cerebro activo realizando ejercicios mentales como jugar juegos de estrategias (ajedrez, cartas), hacer crucigramas, sudokus, leer, comprometerse con proyectos que necesiten planificación, hacer cursos de interés, etc.

– Si la persona observa pérdidas de memorias de forma recurrente conviene consultar con especialistas que evalúen la situación personal.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.