COMPARTE


Casi 90% de los emigrantes son profesionales. (Foto El Carabobeño)

Jessica Negrón || [email protected]

“Han sido días duros. No podía salir de donde estoy durmiendo porque no tenía suficiente dinero para trasladarme a diferentes lugares; estuve casi dos meses comiendo solo una vez al día. Gracias a Dios, empecé a lavar carros los fines de semana que es cuando necesitan de mi ayuda. Me pagan solo 40 euros el día cuando el salario mínimo es de 8,90 por hora, en mi caso, me pagan la hora en menos de 5 euros”.

El protagonista de este relato es un joven graduado de administración comercial, de Valencia [Carabobo]. Se fue a Irlanda con la intención de estudiar inglés. Llevaba una maleta cargada de sueños y metas por cumplir. Entusiasmado por transitar nuevos caminos en el exterior, nunca esperó llegar a tierras desconocidas y pasar tantas necesidades. Es un caso de los un millón 500 mil venezolanos que han emigrado a otras naciones y que el Centro Nacional de Comercio Exterior (Cencoex) solo le liquidó un mes para mantenerse en ese país.

La asignación de divisas para estudiar fuera de las fronteras en los últimos dos años ha sido cada vez más limitada. Desde el 2003, según la página de Cencoex, se han derogado cinco providencias relacionadas con las remesas para estudiantes y en cada una se le ha ido añadiendo nuevos requisitos y procedimientos. En el último año, se publicó la 110 que incluía las áreas del conocimiento y las 172 carreras prioritarias para el país.

En todas las providencias se advierte que el Estado se reserva la facultad de definir las áreas estratégicas de formación y que la entrega de divisas dependerá de la disponibilidad del Banco Central de Venezuela, pero fue hasta el 6 de octubre del 2014 que algunos estudiantes venezolanos en el exterior recibieron un correo electrónico masivo negándoles el financiamiento de las divisas.

El sociólogo Tomás Páez, recordó que en la década de los 70 y 80, el gobierno otorgaba becas denominadas Gran Mariscal de Ayacucho a estudiantes con mayor índice académico, pero no se están asignando, sino que los mismos muchachos se costean sus estudios. “Las están pasando muy negras y quizás empeore la situación”.

Otra dramática historia es la de Vanesa Macini, quien indicó que tenía más de 4 meses de haber iniciado su postgrado en Comercio Internacional en Colombia e incluso todo un salón de 22 estudiantes de Odontología en la Universidad del Bosque en Bogotá recibieron el mismo correo electrónico de Cencoex en el que informaba que no recibirían los dólares para costear sus estudios.

También Pedro Rodríguez, estudiante de Gerencia de Talento Humano en la Universidad Javeriana de Bogotá aseguró recibir el mismo correo, cuando para esa fecha [octubre 2014] mantenía una deuda con la Universidad de 4 mil dólares correspondientes a los primeros módulos cursados.

En países como Estados Unidos, los estudiantes venezolanos viven una situación similar: Un joven de 25 años luego de haber cumplido un mes realizando un Master, en Boston, recibió al igual que “otros 60 criollos” la misma negativa, señaló.

Más de 100 estudiantes venezolanos que se encuentran en países como Estados Unidos, Irlanda, Francia, Colombia, España han reportado que tienen negada la solicitud de las divisas. Daniela, una merideña de 25 años que está cursando postgrado en París, Francia detalló que le ha costado mantenerse en el país desde que la solicitud no le fue aprobada. Sin embargo ella se mantiene firme en terminar lo que un día comenzó.

Este viacrucis igual lo padece Melissa Carvajal, quien se fue de la Isla de Margarita a Estados Unidos, pero Cencoex le rechazó la compra de dólares para estudiar en La New York Film Academy en Los Àngeles; “porque no es un área prioritaria para la nación”. Decidió crear un portal Web para colectar fondos y continuar con su educación y así poder hacer realidad su sueño.

“Me convertí en un refugiado”

Eliézer Rodríguez, joven tachirense graduado de médico en la Universidad Central de Venezuela, después de muchos esfuerzos y horas de estudio calificó para hacer un postgrado de Oncología Pediátrica en Nemours Hospital de Orlando, Florida. El Cencoex autorizó sus divisas en febrero del 2014 debitando todo el dinero de su cuenta, sin hacer la transferencia de los dólares. Para mayo, Eliézer aún debía a su universidad 48,780.00$ por lo cual las autoridades de la Universidad Central de Florida le propusieron registrarse en el Doctors Without Borders (Médicos sin fronteras) y al programa de médicos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para viajar hasta África a combatir el virus del èbola por un mínimo de 6 semanas para recibir un pago y cancelar una parte de la deuda (solo 21%).

“Es duro enfrentarse a semejante situación y más en un momento de desespero como el que estoy viviendo por causa de Cencoex. Hablé con mi familia y amigos, 70% estaba en contra y el otro 30% me apoyaría en la decisión que tomara, así que acepté la misión y días más tarde recibí una llamada confirmándome que el viaje sería a Sierra Leona a principios de este año… dejé de ser un estudiante internacional y me convertí en un refugiado casi asilado”, expresó Rodríguez.

Estudiantes se organizan

Los estudiantes venezolanos se han organizado. Crearon el Estudiantes Venezolanos en el Exterior, (EVE), institución que tiene como finalidad dar a conocer la situación en la que se encuentran estos jóvenes fuera del país. A través de la red social Twitter se inició una campaña para dar a conocer cada experiencia mediante cuentas como: @EstudVzlanosExt, @SincadiviSos, @EstdVzlanosUSA, @MishijossinCadivi, entre otras.

Además fundaron la Asociación Venezolana Americana de UTA (AVAU) para brindar servicios de caridad a venezolanos en el estado de Utah, EEUU. Carlos Moreno, abogado, estudiante de Seguridad Nacional y presidente del organismo indicó que se encarga de abogar por cada estudiante, incluso de otras universidades. “Los estudiantes se pueden convertir en ilegales, ya que no tendrían dinero para irse de Estados Unidos o pagar su respectiva escolaridad”. Reconoce que no cuentan con una plataforma necesaria para estar presentes en cualquier parte del mundo donde se encuentre un alumno al que se le haya negado sus divisas.

Moreno explicó los pasos: “En primera instancia, se debe ir al departamento de Estudiantes Internacionales de la Universidad donde estudien para que les faciliten el contacto con los demás venezolanos que estén en la misma casa de estudio y así tratar que todos estén en una base de datos. Luego se debe hablar con las autoridades enviando una carta en la que se explique detalladamente la problemática para posteriormente organizar una reunión y exponer el caso para buscar posibles soluciones”.

-En segunda instancia, contactar a los medios de comunicación del país en donde están organizando una rueda de prensa o entrevista para dar a conocer el tema en el estado respectivo. Además, realizar una carta dirigida al consulado o embajada venezolana más cercana para exigir respuestas ante la crisis y enviar una carta colectiva al presidente de Cencoex donde se pida solventar el problema de inmediato, dejando claro que están exigiendo sus derechos.

Para Carlos Moreno no ha sido fácil su estadía en Estados Unidos. “La falta de dinero afecta toda la vida de un estudiante en el extranjero debido a que en muchos países o en la gran mayoría no puedes trabajar por ser un ‘Estudiante internacional’, pasar todas tus clases pensando cómo vas a pagar el alquiler de tu cuarto, como vas a comer y sobre todo si eres casado como vas a alimentar a tu familia. Ha sido una pesadilla para todos”.

Alentó a los jóvenes que sufren esta tragedia a salir del anonimato y hacer frente a la situación mediante la cuenta de Twitter @EstudVzlanosExt. “Es asombroso como estudiantes de Francia, España, Suiza, Argentina, Colombia, Chile y Estados Unidos me cuentan historias desgarradoras de cómo una experiencia educativa llegó a convertirse en una experiencia de supervivencia”, expresó.

Un país descapitalizado

A un millón 500 mil, aumentó el número de venezolanos que se ha ido del país en busca de nuevas oportunidades en los últimos 10 años, de acuerdo con cifras del director del Centro del Capacitación Migratoria, Òscar Hernàndez.

La fuga de talentos comenzó en el país por los años 80 al empezarse a sentir una profunda crisis económica; se agudizó entre 2001 y 2002 tras el despido de 24.000 empleados de PDVSA y otras compañías energéticas, según el sociólogo de la Universidad Simón Bolívar, Iván De La Vega.

Desde el 2000 el gobierno no publica datos sobre el flujo migratorio. “Es casi imposible manejar estadísticas, somos el único país que no posee datos oficiales”, refirió el sociólogo.

– Se parte de una premisa errada que el gobierno controle la economía y la creación de todos estos organismos lo que ha hecho es aumentar la burocracia.

Las razones por las cuales los estudiantes deciden emigrar son: la inseguridad ciudadana, con casi 72% de los grupos evaluados, según citó Iván de la Vega, basado en una investigación realizada a 4 universidades del país. Antes, la polarización política era el segundo factor, ahora la dificultad de inserción laboral y los bajos salarios, ganan terreno.

España figura como la nación más buscada para emigrar por el idioma, también Portugal, Italia, Reino Unido y algunos países nórdicos. En América Latina, Colombia, Chile, Panamá y Costa Rica. “Este fenómeno retrasa el progreso intelectual y descapitaliza al país en comparación con otros de la región”.

En un estudio realizado por Páez, sobre la comunidad venezolana en el exterior, se conoció que 6% de la población de Venezuela se encuentra en el extranjero. “Los datos revelan que el país se transforma de receptor de inmigrantes en país de emigrantes.”

Profesionales en fuga:

1.- Ingenieros en petróleo, telecomunicaciones y electrónica

2.- Comunicadores sociales

3.- Contadores y administradores

4.- Médicos (Fuente: Tomás Páez)

*

De clase media y media alta con altos niveles académicos, los que mas emigran. (Fuente: Iván de la Vega)

Datos:

– Más de 100 estudiantes venezolanos que se encuentran en países como Estados Unidos, Irlanda, Francia, Colombia y España han reportado que tienen negada la solicitud de las divisas

– 1 de cada 10 venezolanos está en trámites o busca información para dejar el país, según cifras de Datanálisis

– Casi 90% de los emigrantes son profesionales y 40% de ellos con titulo de especialización o postgrado. (Fuente: Estudio realizado por la UCV)

*

De clase media y media alta con altos niveles académicos, los que más emigran. (Fuente: Iván de la Vega)




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.