Con información
de Grupo Open Mind

“Actualmente
en Venezuela, son cada vez más comunes los equipos donde diversos especialistas
interactúan para atender a los pacientes en el preoperatoriocon el fin de
obtener una rápida recuperación del dolor”, señalan representantes de la
Asociación Venezolana para el Estudio del Dolor (AVED), quienes rescatan la
gran importancia que tiene este tipo de abordaje como parte de las prácticas
clínicas innovadoras disponibles en el país.

El
dolor está definido, según lo indica Marcos Bolívar, anestesiólogo y algólogo,
integrante de la AVED, como una experiencia sensorial que causa molestia y
desagrado. “La intensidad con que percibimos el 
dolor es claramente  subjetiva y
depende entre otras cosas de nuestro umbral para el  dolor, del grado de ansiedad que acompaña la
situación y de cómo es abordado el tratamiento del fenómeno doloroso”. Explica,
además, que los dolores pueden ser agudos, cuando duran menos de 12 semanas o
crónicos cuando persisten por más 
tiempo. El Dolor postoperatorio es un dolor de tipo agudo que puede
hacerse crónico si no es manejado adecuadamente.

 “No todo dolor es malo, pues es un síntoma de
alarma para tomar previsiones, permite la defensa”, indica Bolívar. El
tratamiento del dolor por parte de equipos multidisciplinarios integrados –en
la mayoría de los casos- por el médico cirujano, el anestesiólogo, un
psicólogo, un fisiatra y algún otro especialista determinado por la patología a
tratar, permite que juntos, evalúen el cuadro del paciente y decidan el camino
a tomar.

Recientemente,
laboratorios Bayer ha apoyado a los especialistas en la formación médica para
el abordaje del dolor de manera integral, ya que, según explica el Dr. Javier
Flores, asesor médico de la empresa en Venezuela, “para el caso específico del
dolor postoperatorio, hay que tomar en cuenta que el daño a los tejidos
inevitablemente va a producir dolor, sin embargo con un manejo adecuado este
tipo de dolor se puede prevenir e incluso suprimir del todo”. Explica que en la
actualidad existe el concepto de cirugías sin dolor “el hecho de que un
paciente sea sometido a una intervención quirúrgica no significa necesariamente
que tenga que padecer dolor, de allí que una de las finalidades del
correcto  manejo multidisciplinario del
dolor, es impedir que éste se transformen dolor crónico”.


Pacientes y
tratamientos integrales

La
salud es definida como un equilibrio bio-psicosocial, por la Organización
Mundial de la Salud. Por ello, los especialistas en el área del dolor deben
estudiar al paciente como un ser integral y ver más allá de la patología
específica que lo remite a la consulta. Sobre todo en el caso de una cirugía,
el equipo médico debe ser interdisciplinario para poder entender al paciente
desde todos sus ángulos.

El
Doctor Luis Parada, fisiatra y algólogo, presidente de AVED, afirma que hay que
tener una visión de 360 grados con el tratamiento del dolor, pues no padecer
dolor es un derecho humano no negociable según la OMS. “Se le debe ofrecer al
paciente lo mejor para evitar que el dolor producido por un acto quirúrgico se
vuelva crónico”.

Asimismo,
Parada explica que es fundamental evaluar al paciente no solo desde el punto de
vista de la patología específica, sino de un modo integral, y agrega que “es
importante contar con un psicólogo para abordar al paciente, para saber cómo se
enfrentará al dolor, una vez experimentado”.

Por
otra parte, Ana Isabel Umerez, psicóloga y especialista en el tratamiento del
dolor, destaca la necesidad de dialogar con el paciente sobre las expectativas,
para que toda la información sea procesada psicológicamente y el paciente sepa
qué esperar. “Hay que aclarar hasta qué punto se van a resolver los dolores
previos y recalcar que los dolores postoperatorios son transitorios; hay que
manejar la ansiedad”. Agrega que cada vez es más común la intervención
psicológica en el tratamiento preoperatorio.

Según
lo indica el asesor médico de Bayer, actualmente el dolor es considerado el
quinto signo vital, junto a la presión arterial, la temperatura, el pulso y la
respiración. Por ello, hay que usar todos los medios para tratar al dolor,
uniendo la farmacología, la medicina ocupacional y la fisioterapia.

Superar el dolor
es realmente posible

Una
vez experimentado el dolor, es de suma importancia evitar la automedicación. En
el caso de dolor agudo producto de una intervención quirúrgica, los
especialistas explican que el dolor debe comenzar a ceder sin necesidad de
medicamentos a partir de las 72 horas luego de la cirugía. Cuando persiste es
necesario detectar las causas, corregirlas y si es necesario indicar medidas
complementarias.

Umerez
indica que hay herramientas para aliviar el dolor, como la relajación, la
meditación, la visualización y la respiración. Todo sumado al tratamiento
farmacológico, debe ayudar a paliar el dolor.

Todos
los especialistas coinciden en que es de gran importancia el apoyo del entorno
del paciente, por ello, la relevancia que tiene el estudio de la vida del
paciente en el preoperatorio, pues el entorno familiar resulta un factor
protector.

Finalmente
apuntaron que si trabajan de manera conjunta tendrán mayores posibilidades de
impedir que un acto quirúrgico derive en un dolor crónico, evitando todas las
consecuencias negativas que de ello resultan.

 

 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.