COMPARTE

 Jesús Elorza

Mientras esperaban la hora de embarque,  Perez Miró, director del Programa de Solidaridad Olímpica del C.O.I y  Alejandro Blanco, presidente del Comité Olímpico de España, conversaban animadamente sobre sus impresiones del encuentro con las autoridades del olimpismo venezolano. 

-Creo que ha sido muy fructífera la visita, puesto que nos ha permitido poner en claro muchas de las interrogantes que había en torno al desarrollo del movimiento olímpico en este país, dijo el español. 

-Tienes toda la razón, señaló Miró, pero me llamó poderosamente la atención que todos los integrantes del ejecutivo nacional llevaran puesta todo el día y a todas horas chaquetas deportivas con los símbolos olímpicos.-Me pregunto, ¿Será, que todos ellos son deportistas? O por el contrario estarán usando de manera ilegal los anillos y las banderas olímpicas?. Si esto último es verdad, entonces también me hago la siguiente pregunta ¿Quien o quienes autorizaron esta arbitrariedad? 

-También pude notar, siguió explicando Miró, que el Programa de Solidaridad está siendo aplicado de forma contraria a los postulados del movimiento olímpico. Se aplica con criterios excluyentes y claramente ideologizados. 

En primer lugar, debo destacar que todo lo concerniente al intercambio de entrenadores deportivos se concentró en la traída de 10 mil cubanos, cuya función fue la de impulsar a nivel del programa Barrio Adentro Deportivo los fundamentos ideológicos del Socialismo del Siglo XXI, y nada que ver con los fundamentos técnicos deportivos. Además, este hecho constituye una violación a los derechos laborales de los docentes deportivos venezolanos… los importados son pagados en dólares al régimen cubano y a los criollos se les paga en bolívares devaluados. También, esa política representa una agresión contra las universidades nacionales que tienen programas de formación de docentes deportivos. 

En segundo lugar, queda en evidencia lo señalado en su momento por la revista colombiana “Cambio”, que en su edición del 20 de octubre 2006 denunció que representantes olímpicos de Cuba y Venezuela durante los Juegos Centroamericanos de Cartagena, estaban haciendo proselitismo político en las barriadas colombianas, escudándose en el programa de solidaridad. 

En tercer lugar, no sé si te diste cuenta que el sistema de seguridad de las instalaciones del Comité Olímpico Venezolano está en manos de “Los Guardias Rojos Tupamaros” grupo paramilitar que actúa al margen de la ley. Déjame decirte Alejandro, que cuando yo vi por primera vez la declaración de Eduardo Álvarez en el Diario El Nacional el 7 de Febrero de 2010, no podía creerlo. Pero, ahora en esta visita veo que es verdad…los paramilitares en el movimiento olímpico del socialismo bolivariano y revolucionario. 

-Bueno Miró, yo también hice mis investigaciones, dijo Alejandro para no quedarse atrás: 

-En términos de pronósticos de resultados, han sido el hazme reír de América y el mundo. No han pegado ninguna de sus afirmaciones. 

-Tengo la impresión, que por razones ocultas o de segundas intenciones, se han dedicado a la tarea de solicitar todas las sedes posibles de eventos deportivos internacionales: Bolivarianos, Centroamericanos y Panamericanos. No me sorprendería, que en cualquier momento soliciten la sede de los Juegos Olímpicos y cuidado si en esta locura solicitan la sede de los juegos de ¡¡¡invierno!!! para la ciudad de Maracaibo que posee una pista de patinaje sobre hielo. 

Tampoco sorprende, la implementación de los Juegos del ALBA ni la reciente propuesta de los juegos de la OPEP. 

-Disculpa que te interrumpa, a raíz del escándalo de la FIFA, creo que esa política de pedir sede de lo que sea, es para meterse unos billetes, tal como está demostrado en el escándalo de la Copa America 2007. 

-Arza hombre, me quitaste la palabra de la boca. Ya te lo iba a decir.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.