Memorial de América Latina de Sao Paulo. (Foto Archivo)

EFE

Las convergencias diplomáticas entre Venezuela, Colombia y Brasil fueron analizadas en Sao Paulo por especialistas en política exterior, que destacaron que la consolidación de los procesos internos son los que permiten alcanzar consensos internacionales.

En especial, el énfasis de la relación de Colombia con el resto de sus vecinos desde que asumió el presidente Juan Manuel Santos y la relación con sus colegas Dilma Rousseff, de Brasil, y Nicolás Maduro, de Venezuela.

“Santos sorprendió y en vez de ‘estadounizar’ las relaciones internacionales optó por el realismo de la diversidad, en un escenario natural como lo es América Latina, más la búsqueda de la paz”, dijo Eduardo Pastrana, de la Pontificia Universidad Javeriana (PUJ) de Bogotá.

Pastrana habló en el seminario “América del Sur en Perspectiva: Brasil, Colombia y Venezuela”, en el Memorial de América Latina de Sao Paulo, que contó además con el colombiano Ricardo Betancourt, las brasileñas Carolina Pedroso y Cristina Pecequilo y el venezolano Ángel Castillo, de la Universidad Central de Venezuela (UCV).

De acuerdo con Pastrana, la clave de la política externa colombiana será el resultado del posconflicto, en caso de que triunfe el diálogo de paz entre el Gobierno de Santos y la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) que se realiza en La Habana.

La paz interna, según el analista, influye en la relación con los vecinos, como Venezuela, donde en la frontera binacional existen focos de tensión impulsados por el contrabando.

En ese sentido, el experto opinó que en la Colombia del “posconflicto” Brasil será clave para la cooperación rural para un nuevo modelo agrícola, en regiones dominadas por la violencia que deberán buscar un desarrollo con la actividad agropecuaria.

Por su parte, Pecequilo, experta en diplomacia de la Universidad Federal de Sao Paulo (Unifesp), comentó que con la reelección de Rousseff, Brasil debe apostar en la estrategia “Sur-Sur” en relaciones exteriores.

“Somos periferia y con orgullo”, resaltó la académica al defender la opción por una política externa “autónoma” que va de la mano del “empoderamiento” de la población más pobre en el plano interno.

Según Pecequilo, el primer Gobierno de Rousseff fue un “continuismo con moderación” de la gestión de política exterior de su jefe político, Luiz Inácio Lula da Silva.

La especialista criticó a la oposición por decir al mismo tiempo que el país es “imperialista” y “débil” y haber utilizado el término “bolivariano” para hablar de “izquierda radical”, para vincular al gobernante Partido de los Trabajadores con la figura de Hugo Chávez.

El venezolano Castillo, vía teleconferencia, indicó que el presidente Maduro y su antecesor, de Hugo Chávez, apostaron por una línea de vincular a la diplomacia con la producción petrolera que según él había comenzado en 1994 con Rafael Caldera.

Venezuela y Brasil, en la época de Chávez y Lula, firmaron 59 acuerdos, de los 132 existentes desde inicios del siglo XX, informó Castillo, para destacar el acercamiento clave que derivó en el ingreso de Caracas como miembro pleno del Mercosur.

Pero alertó que si bien Venezuela se presenta como el principal proveedor de hidrocarburos de la región, “es un reto adicional” para el Gobierno de Maduro el descubrimiento de los yacimientos petroleros submarinos brasileños en 2007.

Por otra parte, el profesor colombiano Ricardo Betancourt, también de la PUJ de Bogotá, destacó los mecanismos de integración como la Unasur y señaló que por primera vez surge la necesidad de pensar con el concepto de “ser nosotros”.

“El proceso de regionalización pasa por la idea de nosotros, de pensar como grupo, es fundamental. Siempre cada país buscó prioridades con Estados Unidos antes que la relación con los vecinos”, apuntó Betancourt.

El analista consideró que el camino para la integración no es tan tortuoso como el de la Unión Europea, que según él tuvo como única opción a la supervivencia de los países para evitar conflictos la creación del bloque.

“Nuestra integración está desprovista de conflictos y de enemigos. La UE se unió como supervivencia luego de dos guerras mundiales”, sostuvo.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.