COMPARTE


La mala calidad de los trabajos permite la pronta aparición de la grieta. (Foto Clemente Espinoza)

Basyl Macías || [email protected]

El problema de la grieta del distribuidor Mañongo de la Autopista Valencia-Puerto Cabello, que reincide cada tres o cuatro meses, no es de tipo estructural, sino de detalle, de acabado, advirtió el presidente del Colegio de Ingenieros de Venezuela, Giovanni Bianco. “Lo que sucede con este puente y su raja, es que los expertos no han sabido intervenir adecuadamente para ponerle arreglarlo de forma definitiva”.

El especialista explicó que este problema del puente, que causa molestias a los miles de conductores que a diario transitan por esta importante arteria vial interurbana, desde el punto de vista de la ingeniería, se solventa haciendo una revisión minuciosa sobre la viga que apoya el estribo, y eventualmente mejorar los “cojines” o apoyos elastoméricos, que posean un espesor adecuado y que sean colocados “x” distante, uno del otro. “En cuanto se aplasten con el paso del vehículo, inmediatamente recuperen su forma inicial”.

Este tipo de puente al que se conoce como porticados, estuvo de moda hace más de 40 años, cuyo comportamiento estructural es diferente a los actuales, aunque no puede considerarse caduco, señaló el especialista en ingeniería vial.

Desafortunadamente, los elementos llamados voladizos en los pórticos estructurales apoyan directamente sobre el estribo, y es lo que permite que al pasar por encima del puente un vehículo se escuche el “tac-tac”. Esa liga de unión en dirección paralela a la grieta debe ser muy rígida y debe apoyar muy bien sobre el estribo. Debe tener unos elementos tipo “cojines”, “x” distante, para evitar que entre ambos la distancia sea muy grande, precisó Bianco.

La directora regional del Ministerio de Tránsito Terrestre, Luisana Pérez, al respecto señaló que se está haciendo una ingeniería de detalle, con sus respectivos planos. “Hemos estado haciendo un bacheo en las juntas del puente, porque como se sabe con la vibración e impacto de los vehículos esta brecha se reabre, y regresa el problema, y sabemos que esto no será solventado hasta que se aplique la solución definitiva que están preparando los ingenieros del ministerio”.

“Debemos estar conscientes de que este puente fue diseñado y calculado hace más de 40 años, para soportar cierta cantidad de vehículos, y en esa época las normas antisísmicas no eran tan exigentes, por lo que suele ocurrir que con los años, los riesgos se han duplicado”, agregó.

Frank Soto, coordinador de la maestría de gerencia de construcción de la Universidad de Carabobo, recordó que cuando el puente de Mañongo estaba dañado entró en un estado de desnivel, entre el puente en sí y su parte externa. “Cuando lo arreglaron quedó desnivelada la parte de afuera, aunque en mi opinión, esa grieta no se debe a eso. El puente como tal, para mí no tiene problema. Ahora, la parte de entrada y salida del puente hay que nivelarla, para que esta grieta no persista”.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.





Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.