COMPARTE

La Federación de Centros Universitarios de la Universidad de
Carabobo se solidarizó con los estudiantes de medicina y doctores de la Ciudad
Hospitalaria Dr. Enrique Tejera, quienes deben lidiar con las carencias de la
salud pública venezolana y las agresiones por parte de los familiares que
asisten al centro asistencial.

Iván Uzcátegui, presidente de la FCU-UC, manifestó que los
estudiantes y doctores “trabajan con las uñas y el corazón”, pues son muchas
las carencias que se registran en la red de salud. “Son héroes que hacen
hasta lo imposible por salvarle la vida a los pacientes, pese que no están
dadas las condiciones mínimas para una atención adecuada”, sentenció.

Uzcátegui, en compañía de estudiantes, denunció que la
situación del país y la falta de voluntad del Estado también se reflejan en
materia de salud. En el referido centro no cuentan con insumos básicos como
gasas, yelcos, algodón, alcohol, solución fisiológica, hilo para suturas, entre
otros.

El presidente de la FCU-UC lamentó el fallecimiento de los
neonatos. Cree que esta situación ocurre por el abandono en el que se encuentra
el sistema de salud y no por culpa de los profesionales de la salud o de los
estudiantes ucistas.

La situación fue confirmada por el estudiante de Medicina,
Julio Reyes, quien lamentó que los centros asistenciales no cuenten con
insumos. Casi siempre se pide a los familiares que compren los materiales
necesarios para la atención de los pacientes, aunque en otras oportunidades
corre por cuenta de los bachilleres. “Un médico sin insumos es un medico
maniatado. Esto también se registra en los laboratorios”, dijo.

Aunado a la falta de material médico-quirúrgico, la Chet
presenta un déficit en cuanto al personal de limpieza y de seguridad. “Los
pacientes están en los pasillos porque el centro asistencial está colapsado y a
veces se duran varios días sin limpieza, lo que desencadena infecciones”,
señalaron los estudiantes; quienes aseguraron que los aires acondicionados
también están dañados.

Víctimas de
agresiones

El pasado 25 de julio se produjo el fallecimiento de unos
neonatos en el mencionado centro asistencial, lo que desencadenó la furia de
los familiares, quienes ingresaron arbitrariamente al área donde estaba
descansando una de las estudiantes de la UC y una doctora de guardia,
acusándolas de las muertes. Esta última fue golpeada salvajemente, mientras que
la bachiller logró escapar y resguardarse, hasta ser escoltada para cambiarse
de ropa y poder salir del hospital. 

En abril le ocurrió una situación similar a la estudiante de
medicina, pero en el hospital de Bejuma. Tras la muerte de una paciente, los
familiares arremetieron contra enfermeros, médicos y bachilleres.

Edward Porras, estudiante de medicina de la FCS, expresó que
así como ellos trabajan para salvar la vida de los pacientes, necesitan del
resguardo de su integridad, por lo cual pidió al gobernador del estado,
Francisco Ameliach, que sea retomado el dispositivo de seguridad que se
mantenía las 24 horas del día en los hospitales de la región.

También pedirán a la Fiscalía General de la República y la
Defensoría del Pueblo una inspección a los hospitales de la región para
establecer responsabilidades.

Prensa FCU-UC




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.