COMPARTE

Gerardo Rangel Sánchez

En precarias condiciones vive la familia Castillo Sánchez en
el barrio Las Brisas de la parroquia Miguel Peña. Spencer Castillo no imaginó el
rumbo que tomaría al abandonar Choroní, estado Aragua, donde trabajaba como
artesano junto a su esposa Verónica Sánchez.

Una enfermedad de su abuela obligó a Castillo a mudarse a su
casa, en el sur de Valencia, para atenderla. Llegó con su familia. Pero la
muerte de su abuela, a los 15 días, le cambió la vida.  

Gran parte de la casa fue demolida debido a las malas
condiciones en las que se encontraba. Castillo, su esposa y tres hijos quedaron
en una pequeña habitación que no fue derribada pero está en riesgo de caer. Dos
tíos tienen sus viviendas en ese terrero y son sus vecinos, aunque con
permanentes disputas.

Castillo ha ido a diferentes instituciones del gobierno para
gestionar una solución habitacional o su asignación a un refugio. “Ya tengo dos
años y nada”. Los bomberos certificaron que el cuarto no tiene las condiciones
de habitabilidad.

Cuando llueve  las
cloacas colapsan e inundan la entrada de la habitación. Además con recipientes
recogen el agua de las goteras del techo. 
Las paredes están agrietadas. “Esta situación es insoportable”,
describió Verónica Sánchez quien pide una donación de ropa y lencería para su
hijo de un año.


La precariedad en la que viven generó un conflicto entre los
vecinos. Los tíos advierten que Castillo y su familia no pueden estar allí en
esas condiciones. “Si una pared les cae encima nos van a culpar a nosotros y
eso no es así”, expresó Jorge Sánchez.

Spencer, de 43 años, no tiene los recursos para comprar una
casa. Ha intentado alquilar pero no consigue y menos cuando menciona que tiene
tres hijos.

Hace dos años, cuando llegó a Valencia, la ilusión de
Génesis era estudiar en la universidad. Ahora con 20 años de edad ve como su
sueño se aleja. Uno de sus hermanos, de cinco años, no asiste a la escuela,
aunque en la casa tratan de enseñarle por su cuenta. Ya pinta y dibuja pensando
en un lugar mejor donde vivir.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.