COMPARTE

EFE

 El Festival de Jazz
de San Sebastián celebró su 50 aniversario “como siempre hubieran
soñado” sus organizadores: un éxito “rotundo” de público con más
de 124.000 espectadores y un “excelente” nivel artístico avalado por músicos
“que lo han dado todo”.

Esta es la impresión del director del Heineken Jazzaldia,
Miguel Martin, quien ofreció hoy una rueda de prensa junto con la concejala de
Cultura de San Sebastián, Miren Azkarate, en la que han hecho balance de los
cinco días de música que han inundado las calles de la ciudad.

Ente el 22 y el 26 de julio 105.00 personas asistieron a los
conciertos gratuitos y 19.000 a las actuaciones de pago, una cifra que no se
veía desde hace cuatro o cinco años.

También supuso un récord que no se daba desde 2007 la venta
del total de entradas para los conciertos de la Plaza de la Trinidad durante las
cuatro noches consecutivas.

Martín destacó las actuaciones de Jamie Cullum, el músico
británico que ofreció tres intervenciones durante el festival, al que acudió
“para hacer algo diferente y que lo ha hecho al mil por cien”,
destacó Martin.

El pasado viernes Cullum interpretó sus temas ante una
abarrotada Plaza de la Trinidad, acompañado de una “Big Band”
“extraordinaria”, un día después de ofrecer un recital solo con piano
“algo que no hace nunca” e incluso dio muestras de sus dotes de
“DJ” en una terraza de la Zurriola.

La francesa Zaz y la gran dama calva Dee Dee Brigtwater son
cantantes de las que se conocía su faceta “arrolladora” en el
escenario y lo han demostrado “conectando y haciendo feliz al público, que
era su objetivo”.

Para Martín, la “gran sorpresa” fue la
“enorme cantidad de propuestas artísticamente excelentes” que se
escucharon en los 17 escenarios que se desplegaron en la ciudad y que se
situaron en el “campo del jazz más ortodoxo”.

Citó nombres como The Cookers, Azar Lawrence Quartet y
Charles McPherson Quartet y el concierto de The Bad Plus Joshua Redman,
“probablemente uno de los que se recordará durante años”.

The New Standar Trio, que precedió en el escenario a Dee Dee
Brightwater, “superó las expectativas”, mientras el saxofonista John
Zorn ofreció una “demostración de energía y tensión”, apreció su
director.

 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.