COMPARTE

Dayrí Blanco

Esperar un año no fue suficiente. Madrugar fue la opción. Desde las 3:00 a.m. la ansiedad se hizo sentir en las puertas de la Feria Internacional del Libro de la Universidad de Carabobo 2015 (Filuc). Juan Aguiar es estudiante de segundo año de medicina, como él, compañeros de otras facultades veían con impaciencia el reloj. A las 10:30 a.m., hora pautada para el acceso del público, se escuchaba “queremos entrar”. 27 minutos más tarde se dio el corte de la cinta inaugural, de la mano de la rectora Jessy Divo de Romero y los pasillos se llenaron en un ir y venir de personas, cuyo ritmo no disminuyó durante todo el día. 

Una ciudad diferente. Así definió Divo de Romero su sentimiento al entrar a la Filuc. “Esta vez la cola no se hizo para comprar dos pollos, un pedazo de carne o medicinas.  Se ratifica lo que hemos dicho desde la UC: la gente busca y disfruta el conocimiento y compartir saberes. Estamos empeñados en superar dificultades para darle a la sociedad nueve días distintos”. 

Los ajustes presupuestarios y la crisis económica solo causaron una disminución, por primera vez en 16 años, del metraje de las exhibiciones que pasó de cuatro mil 200 metros cuadrados a dos mil 500. 

La feria siempre estaba acostumbrada a crecer, dijo la exrectora de la UC y presidenta de Egreamigos, María Luisa Aguilar de Maldonado. Esta vez no se pudo. Pero la presencia de importantes editoriales que con esfuerzo siguen produciendo obras en el país le volvió a dar al evento la relevancia que siempre lo ha destacado. La sed de conocimiento venció la austeridad. 

Durante el acto inaugural estuvieron presentes diferentes personalidades. Por la casa de estudios asistieron Pablo Aure, secretario; David Rutman, decano de la Facultad de Ciencias Políticas y Jurídicas; José Luís Nazar, decano de Ingeniería; Ulises Rojas, vicerrector académico;  José Ángel Ferreira, vicerrector administrativo e Iván Uzcátegui, presidente de la FCU. 

También participaron Miguel Cocchiola, alcalde de Valencia; León Jurado, director general de Operaciones de la Alcaldía de San Diego; Gustavo Mercado, presidente del Concejo Municipal de Naguanagua; Damiano Del Vescovo, presidente de Fedecámaras Carabobo; Guillermo Manosalva, presidente de la Cámara de Comercio de Valencia; Andrés Pérez, presidente de la Cámara de Industriales de Carabobo y Elis Mercado, presidente del Ateneo de Valencia. 

La escritura, una fina herramienta 

La vida no se concibe si no es escribiendo. Esa es la filosofía de Ednodio Quintero. El trujillano, profesor universitario, ensayista, narrador, fotógrafo e incluso japonólogo -por su dominio del idioma y experiencia traduciendo libros al español-, fue electo pregonero de la Filuc 2015. E hizo honor al nombramiento con su sello: la escritura. 

El discurso del pregonero -el que trae buenas noticias- duró 23 minutos. Hizo un recorrido literario por aspectos que definen la historia de la comunicación: lenguaje, la escritura y el libro. De todos realizó un análisis ante una audiencia silenciosa y extasiada en el salón Inca Garcilaso de La Vega. 

El lenguaje genera sinapsis, es como una ilusión del pasado. Despertó en el hombre su conciencia de existir. Pero también de reconocerse a sí mismo y a los otros. “El lenguaje es la herramienta más fina y estremecedora del pensamiento”. Representa el conocimiento y eso lo hace sagrado. Es el emisario del tiempo, y el tiempo a su vez de la muerte, apuntó Quintero. 

La escritura es un ávido refinamiento de la lengua. La literatura es anterior, pero la escritura le permitió difundirse. Y llegó el libro, gracias a Gutenberg. Eso permitió que los paralelepípedos de conocimiento se hicieran públicos. “Venimos del libro. 

Es portador de la cultura. No podría concebirse la historia sin él”. Para Quintero, los libros pueden o no desaparecer, puesto que tienen seis siglos. Por ahora, lo digital respeta su espacio, viven como dos siameses, porque su finalidad es la misma: que trascienda la lengua, y con ella la cultura. (LAB)




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.