COMPARTE


El programa de ONUSIDA fue presentado el pasado 18 de noviembre. (Foto Archivo)

EFE

El Fondo Mundial de Lucha contra el sida, la tuberculosis y la malaria mostró su ferviente compromiso con la campaña de ONUSIDA, que pretende evitar 28 millones de infecciones y 21 millones de muertes antes del 2030.

El programa de ONUSIDA fue presentado el pasado 18 de noviembre en Los Ángeles (Estados Unidos) y hoy, en el Día Mundial contra el sida, el Fondo Mundial ha querido mostrar su compromiso con el proyecto.

El principal argumento de ONUSIDA es que si se realiza un esfuerzo especial en el próximo lustro, la epidemia puede acabar en 2030, lo que significa poner freno al contagio masivo.

Actualmente existen 35 millones de personas en el mundo que conviven con el VIH, de los cuales 3 millones son niños.

Se calcula que en 2013, unas 2,1 millones de personas contrajeron la infección y 1,5 millones de personas fallecieron a causa de enfermedades relacionadas con el sida.

Entre las nuevas metas que se deberían cumplir antes de 2020 se incluye el objetivo 90-90-90, cuyo fin consiste en conseguir que el 90% de las personas que viven con el VIH conozcan su estado serológico.

Además que el 90% de las personas que tengan conocimiento de su estado seropositivo accedan al tratamiento; y que el 90% que tengan acceso a él logren una represión viral efectiva.

El objetivo final es que la cifra anual global de nuevas infecciones por el VIH se reduzca en un 75%, hasta llegar a las 500.000 para 2020, y a poco más de 200.000 en 2030.

“Si se logran estos objetivos, la epidemia no será ya una amenaza mundial”, recuerda el Fondo en el comunicado.

ONUSIDA calcula que, en junio de 2014, unos 13,6 millones de personas tuvieron acceso a medicamentos antirretrovíricos, y se espera que esta cifra aumente hasta 15 millones de personas en 2015.

Obviamente, para lograr estos objetivos es necesaria nueva inversión.

Según los cálculos de ONUSIDA, los países de ingresos bajos necesitarán 9.700 millones de dólares de financiación antes de 2020, y los países de ingresos medios-bajos otros 8.700 millones.

Para ello, se requerirá apoyo económico internacional para complementar las inversiones nacionales, especialmente en los países de ingresos bajos, que en la actualidad solo financian cerca del 10% de sus respuestas al VIH a través de recursos propios

Los países de ingresos medios-altos necesitarán 17.200 millones en el año 2020.

En 2013, el 80% de los países de ingresos medios-altos financiaban sus respuestas al VIH utilizando fuentes nacionales.

El enfoque subraya que, en especial, es necesario realizar esfuerzos en 30 paíse, los cuales, en su conjunto, registran el 89% de las nuevas infecciones por el VIH en todo el mundo.

Precisamente, el Fondo Mundial es un organismo internacional que se dedica a financiar programas de lucha contra las tres enfermedades que le dan nombre, y recordó que este año implementó un nuevo modelo de financiación que pretende invertir más en los países más pobres y con más carga de la enfermedad para lograr un mayor impacto.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.