(Foto Cortesía)

Cerca de dos semanas estuvieron 120 niños de la escuela Laura Vicuña recibiendo clases en otro inmueble, mientras un equipo de trabajadores, contratado por el Dividendo Voluntario para la Comunidad (DVC), llevaba a cabo una obra social con el fin de mejorar la infraestructura de la casa de estudio para el bienestar de los escolares y sus maestros durante la temporada de lluvia.

Esta obra se hizo realidad con el aporte de Vencor y de la Fundación Magallanes, dos organizaciones, consecuentes con la misma que desde hace más de 20 años desarrolla el DVC Carabobo.

Vencor donó los techos para el pasillo central y los salones. Estos últimos poseen una cubierta en la parte inferior que aporta características inmejorables de aislamiento térmico y acústico, además de resistencia estructural y estética. Con el aporte de la Fundación Magallanes se ejecutaron los trabajos, se pintaron y dotaron las instalaciones con mesas, sillas y ventiladores.

La escuela Laura Vicuña alberga actualmente 70 niños en educación inicial y 200 en primaria. Asimismo, está afiliada a la Asociación Venezolana de Escuelas Católicas (AVEC) y funciona en el sur de Valencia, en dos sedes, una distante de la otra entre las comunidades Pedro Herrera, Trapichito, Lomas de Urdaneta, un asentamiento campesino y dos parcelas constituidas por 23 barriadas. (UP)




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.