COMPARTE


Valeria Lucía Soncini tiene nueve años y toca el piano (Foto Archivo El Carabobeño)

Yuraidith González || ygonzalez@el-carabobeno.com

Naomi Alvizu confesó que le gustaría bailar como Yolanda Moreno, porque a sus nueve años le fascina zapatear un buen joropo.

Hace dos años con el apoyo de su madre Ingrid Chirinos, Naomi incursionó por primera vez en el mundo de la danza folklórica. La pequeña caracterizada por su piel morena y rasgos finos, dijo que disfruta estar en un escenario y recibir los aplausos del público.

Con su falda colorida, zapatos de tacón y las flores que adornan su cabello, Naomi cambia de faceta cuando baila hip hop y otros ritmos, pero su inspiración es moverse al compás de la música llanera. “Prefiero estar en un escenario de baile que estar sentada en una computadora, eso es algo que me entretiene más”, indicó con una mirada pícara.

Valeria Lucía Soncini tiene nueve años y toca el piano. Con su voz dulce describió al instrumento como lindo y clásico. Comenzará a estudiar quinto grado y hace 4 años incursionó en el kinder musical “Francesca Lagioia”.

La joven artista se inició en base al conocimiento de sonidos, luego comenzó a tocar la marimba, aumentó la habilidad de sus manos y ahora también toca la flauta y el cuatro.

“El Himno a la Alegría”, “Corre Riachuelo”, “La Estrellita” y la sinfonía venezolana “El Barquito”, han sido algunas de las piezas ejecutadas por Valeria. Debe completar 10 años de estudio para convertirse en pianista profesional y ya suma cuatro años preparándose.

César Arcalde, juega beisbol a sus seis años. Cubre hábilmente la primera y tercera base. “Cuando sea grande quiero ser jugador de beisbol profesional”, expresó con voz eufórica.

Describió que compartir con sus amigos y batear es lo que más le gusta de estar en el campo.

Ederson Herrera, juega baloncesto desde hace un año. Es un deporte que le ha enseñado a tener disciplina y constancia. Con los consejos de sus padres, ha aprendido que las técnicas lo enseñarán a ser un profesional del deporte. Driblar la pelota debajo de las piernas con ambas manos, se convirtió en su habilidad.

A sus nueve años, definió que le gustan los pases, quitar la pelota al equipo contrario y hacer canastas. “Cuando sea grande quiero ser jugador profesional de baloncesto y fútbol”.

Los Padres Fomentan Los Hábitos

Aunque exista una predisposición genética para que los niños realicen actividades culturales y deportivas, la forma de crianza es fundamental, precisó la psicóloga infantil Angela Díaz.

Existe un mito de que los videojuegos y la tecnología se han apoderado del mundo lúdico infantil. “Es responsabilidad de los padres colocar tiempo y espacio para el uso adecuado de la ciencia”, indicó la especialista.

Las actividades deportivas y educativas son recomendables para los niños en pleno desarrollo, debido a que implican más actividad corporal.

Mientras los chicos realizan estas actividades desarrollan funciones de socialización, su estructura física, la disciplina, el seguimiento de instrucciones y el logro de sus metas.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.