El candidato fue elegido por la Casa Blanca. (Foto Archivo)

EFE

Ashton Carter, elegido por la Casa Blanca para convertirse en nuevo jefe del Pentágono, prometió hoy mantener la presencia militar en tres frentes estratégicos para EE.UU.: Oriente Medio, donde pronosticó una larga batalla para acabar con el Estado Islámico (EI), Asia-Pacífico y Europa.

Carter tuvo la oportunidad de explicar su proyecto para manejar las Fuerzas Armadas mejor equipadas y financiadas del mundo en su exhaustiva audiencia del confirmación en el Senado, donde los legisladores le sometieron a más de cinco horas de interrogatorio y a un cuestionario escrito de 300 preguntas.

«Cuando comencé mi carrera en defensa el mundo era más simple, solo había un gran problema: la Guerra Fría y un desastre nuclear. Ahora el mundo es mucho más complicado, con más facetas y más amenazas…aún así creo que somos capaces de afrontarlas», resumió Carter.

El candidato elegido por la Casa Blanca explicó que las Fuerzas Armadas seguirán poniendo el énfasis en mantener una fuerte presencia militar en Asia-Pacífico (donde China está aumentando su poder militar), Oriente Medio (donde los esfuerzos se centran en la lucha contra el Estado Islámico) y Europa (con el conflicto ucraniano como gran prueba para la alianza de la OTAN).

En el caso de EI, Carter opinó que es necesario asestar «una derrota duradera» contra ese grupo yihadista y para Ucrania apoyó el envío de armamento al Gobierno de Kiev para hacer frente a los separatistas apoyados por Rusia, mientras que consideró a China un poder que intenta «intimidar» a sus vecinos.

Estos tres frentes, que requieren diferentes estrategias, han demostrado, en opinión de Carter, que es necesario una nueva planificación para el desarrollo de tecnología militar, una fuente de gasto presupuestario sin parangón dentro de las cuentas federales.

El llamado a convertirse en el nuevo secretario de Defensa, un físico de 60 años y segundo hombre fuerte del Pentágono entre 2011 y 2013, dijo que comprende que «los contribuyentes no entiendan, y mucho menos apoyen, un presupuesto de defensa que cae en sobrecostes y falta de control en las cuentas».

Carter, que entre 2009 y 2011 fue responsable de las compras y desarrollo armamentístico del Pentágono, tiene frente a él un desafío de gigantescas proporciones, ya que el Departamento de Defensa es la única agencia federal que no audita sus cuentas, algo que quiere conseguir por primera vez en 2017.

El candidato ha recibido críticas en el pasado por el polémico programa para el desarrollo del caza F-35, el proyecto aeronáutico más caro de la historia estadounidense, y cuyo precio se ha disparado un 71 % en términos reales hasta cerca de 400.000 millones de dólares.

No obstante, Carter ha sido halagado por el rápido desarrollo de un vehículo a prueba de explosivos improvisados para proteger a las tropas en Irak y Afganistán.

El nominado aseguró que en este mundo cambiante y con adversarios emergentes Estados Unidos no se puede permitir desarrollar tecnología militar a 10 o 15 años vista y debe acelerar los programas armamentísticos y reducir la burocracia innecesaria, algo que -dijo- es una de las reformas que más le apasiona.

Carter, «cum laude» en la Universidad de Yale y doctorado en la Universidad de Oxford, también criticó los recortes automáticos al presupuesto, que afectan especialmente a las cuentas de Defensa, por «introducir turbulencias e incertidumbre».

Los senadores también quisieron profundizar en las causas que llevaron a la salida del actual secretario de Defensa, Chuck Hagel, que tuvo desavenencias con la Casa Blanca por las presiones para que aceleraran las transferencias de prisioneros desde la cárcel de la base naval estadounidense de Guantánamo (Cuba).

Carter aseguró que no se plegará a presiones y explicará sus posturas al equipo de seguridad nacional del presidente Barack Obama, acusado de inmiscuirse en asuntos del Pentágono.

El candidato a jefe del Pentágono, que previsiblemente será aprobado por el Senado, evitó recomendar el ingreso en Guantánamo del autoproclamado califa del EI, Abu Bakr al Bagdadi, aunque dijo que si es capturado, EE.UU. le debería interrogar.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.