COMPARTE


José Manuel García-Margallo, ministro español de Exteriores y Cooperación. (Foto Archivo)

EFE

El ministro español de Exteriores y Cooperación, José Manuel García-Margallo, tildó este lunes de “absoluta y claramente inaceptables” las declaraciones del presidente venezolano, Nicolás Maduro, en las que acusaba al expresidente José María Aznar de ser responsable de la muerte de iraquíes.

“Cuando vi las imágenes pedí al secretario de Estado para Iberoamérica que convocase al encargado de negocios, en estos momentos embajador de Venezuela en Madrid, para decir que unas declaraciones de este tipo son absoluta y claramente inaceptables”, indicó García-Margallo a su llegada a una reunión de ministros de Exteriores de la Unión Europea (UE) en Bruselas.

El Gobierno español expresó el día 13 su “enorme malestar” al Gobierno de Venezuela por tales afirmaciones a través del secretario de Estado para la Cooperación e Iberoamérica, Jesús Gracia.

Gracia convocó al encargado de negocios de Venezuela en Madrid, Julio García Jarpa, a un breve encuentro en el Palacio de Santa Cruz, sede del Ministerio de Asuntos Exteriores.

Fuentes diplomáticas subrayaron que en esta convocatoria, que no llamada a consultas, Gracia solicitó al diplomático venezolano que trasladara oficialmente ese malestar a las autoridades venezolanas.

Maduro, en un acto público celebrado el día 12 en Caracas, culpó a Aznar de la muerte de más de un millón de iraquíes dado que “él promovió la guerra” de 2003 junto al expresidente de Estados Unidos George W. Bush.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.