COMPARTE

Luis Alejandro
Borrero || [email protected]

@LABC7

Por
cada bala que se dispara tiene que haber rendición de cuentas. Pasa en países
democráticos. En Venezuela conseguir datos oficiales sobre la acción militar
del Estado es un reto contra el oscurantismo, apuntó Rocío San Miguel,
presidenta de Control Ciudadano. “No hay control democrático sobre
adquisiciones militares”.

Desde 2006 la Organización No Gubernamental (ONG) Control
Ciudadano lleva un conteo de los sistemas de armas que adquiere Venezuela. Su
presidenta aseguró que el monto pagado en bolívares es desconocido en las
transacciones por varias razones. “No se expresa ni en proyectos de ley, ni en
memorias  cuentas. Además son muchos los organismos intermediarios”.

El mayor gasto militar que hace el Estado no se ejecuta a través
del Ministerio de Defensa. Es la vicepresidencia de la República el órgano
encargado. La adquisición de armas se ha ejecutado a través de la Venezolana de
Exportaciones e Importaciones C. A. (Veximca), explicó
San Miguel a El Carabobeño.
“Llega un momento en el que francamente es inauditable”.

Veximca fue constituida el 17 de junio de 2008
mediante Gaceta Oficial 38.954. Pero no fue sino un año después, el 7 de junio
de 2009, que se inscribió en el Registro Nacional de Contratistas (RNC). Inició operaciones con un capital de 100 millones de
bolívares y su nómina era de 19 trabajadores.

En 2011 Veximca se adscribió
a la vicepresidencia. Esa decisión se oficializó en la
gaceta 39.731 del 9 de agosto. La misión de la empresa es la importación y
exportación de toda clase de bienes o servicios, así como la explotación
industrial o mercantil, explica la vicepresidencia en su Memoria y Cuenta del
2014.

El RNC de Veximca está vencido desde hace un año. El
documento describe a la empresa como una importadora y exportadora de servicios
de defensa nacional, orden público y seguridad. Su experiencia en el ramo, al menos
al momento de su constitución, era nula, según el registro.

La gama de productos es diversa: cámaras de seguridad, chalecos antibalas,
chaquetas, ropa de seguridad, sistemas de alarma, extintores, mascaras, correas
y cinturones de seguridad, pantalones y botas. En ninguna parte del RCN de Veximca se menciona
la adquisición de sistemas de guerra.

La persona de contacto es el mayor general Giuseppe Yoffreda Yorio, ex
comandante de la Aviación Militar Bolivariana y actual presidente del
Corporación Venezolana Comercio Exterior (Corpovex) que estatizó las importaciones. En la junta
directiva de Veximca hay ocho
personas, el 100% de las acciones es de Yoffreda y terminó
siendo absorbida por Corpovex. 

Se puede tener idea de cuánto cuesta un avión en el mercado
internacional. “El problema cuando se adquieren, es que se hace con
acompañamiento logístico”. San Miguel explicó que en las compras se incluyen
repuestos y piezas para hacer operativo el sistema militar en el tiempo.

SIN BRÚJULA Y NORTE

La soberanía de costas en la Venezuela revolucionaria no está a
cargo de máquinas con sello criollo. El Estado, apoyado por el flujo de divisas
previo a la caída de los precios del petróleo, aprovechó para consolidar varios
proyectos. Pensó en grande.

La Ley de Presupuesto de la nación 2014 especifica el siguiente
objetivo: Desarrollo de la industria naval gran-nacional con la fabricación de
embarcaciones tipo patrulleros de vigilancia Damen Stan Patrol tipo 4207 y
5009. La fabricación de los 12 buques se hará en Cuba, muestra el documento.

 La marca holandesa Damen es una trasnacional experta en la fabricación de buques.
Con presencia en 35 países, nueve mil empleados y 88 años en el mercado, ha contribuido con países como México y Ecuador.
Venezuela se sumó a la lista con una inversión de un mil 809 millones en pagos
fraccionados.

El proyecto habría iniciado el primero de enero de 2014 y ha de
culminar el 30 de diciembre de 2016, según la Ley de Presupuesto. El año pasado
se aprobó una primera parte del pago para la ejecución: 452 millones 354 mil
175 bolívares, o lo que es igual, un 25% del total.

En la Ley de Presupuesto 2015 no se le hace seguimiento al
proyecto con Damen. En las mil 63 páginas no aparece el término Stan Patrol. Todo lo
que se sabe es que en este año Venezuela debería cancelar el 64,27% restante de
la contratación, más gastos adicionales especificados en el presupuesto 2014.

El Carabobeño contacto
vía correo electrónico al representante para Latinoamérica de Damen. Aunque se
solicitó conocer el precio exacto de cada buque, la fuente informó que es
imposible concertar un precio sin saber las especificaciones, pues se adaptan
los modelos. Por ejemplo, Ecuador los utiliza para patrullaje, pero
también servirían para otras labores.

¿Qué hace el Gobierno de Maduro comprando y construyendo buques
en Cuba?, se preguntó San Miguel. Son proyectos sin brújula de los que muy poco
se rinde cuenta a los ciudadanos, apuntó. “Toda la concertación tecnológica del
proyecto la pone Holanda. Nos preguntamos: ¿Qué pinta Cuba en todo esto?”.

Hay una intermediación obligada
de La Habana en el proyecto, opinó la responsable de Control Ciudadano. “En
esta triangulación de negocios Cuba busca dividendos. En la Isla están los
astillero de Damen, pero Cuba no tiene tradición naval para ser ofertante en un
negocio muy oscuro  ¿Por qué el Gobierno no contactó directamente con
Holanda y así bajaba los costos de producción?”.

¿Y LOS FUSILES?

En 2006 Rusia y Venezuela firmaron un acuerdo para la
instalación de una planta de fabricación de fusiles Kalashnikov en Maracay. Sería la Compañía Anónima Venezolana De Industrias
Militares, Cavim, la encargada del proyecto.

Ocho años después de firmar el acuerdo se hicieron visibles los
problemas. El viceprimer ministro
ruso, Dimitry Rogozin, admitió “extrañas inconsistencias” en la ejecución del
proyecto. Discutir eso fue uno de los temas de agenda en la reunión de alto
nivel ruso-venezolano que se hizo en Caracas el año pasado, publica el portal
español especializado Infodefensa.com

La elaboración en Venezuela de unos 25 mil fusiles AK103 y AK104 anualmente fue
prolongada hasta finales de 2015. “Este es un gran ejemplo de un proyecto del
cual nunca más supimos” lamentó San
Miguel.

WARAO: VIGILANTE
DE MUELLES

El Gobierno es experto colocando velos de secreto. En 2012 y por causas que
aún Miraflores desconoce
oficialmente, el buque venezolano Warao PC-22 sufrió un
percance durante ejercicios binacionales Venbras, en las costas de Brasil.

De milagro no naufragó el patrullero, matizó San Miguel. Fue
remolcado y está atracado junto con
su gemelo Kariña PC-24. Ambos son custodiados por la Policía Naval brasilera, por lo
que el acceso a la prensa está restringido. San Miguel lo denunció en un
artículo publicado en Tal Cual que tituló: Preguntas para el Almirante (Diego Molero, comandante de
la Armada). Tres años después sigue sin respuesta.

No se sabe cuánto está costando la reparación o estadía del Warao en Brasil. Ni siquiera por qué aún
está allí y no es traído a Venezuela. El retroceso de los astilleros nacionales
es profundo. “Hoy podemos hablar de la destrucción de la industria naviera
nacional”. Diques y Astilleros Nacionales, Dianca, es una sombra gris en las costas de Puerto Cabello, afirmó
la especialista.

Al final, el gasto público en Seguridad y Defensa está
claramente marcado por la discrecionalidad del Gobierno. No hay mucho que ONG puedan auditar y exigir. Los
venezolanos siguen cegados por el velo de unas Fuerzas Armadas Nacionales
Bolivarianas al servicio del gobernante de turno, puntualizó. 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.