Dayrí Blanco

Cinco horas y media. Ese fue el tiempo que se tomó la comisión enviada por el Gobierno a la planta de Cervecería Polar, ubicada en San Joaquín, para constatar que fue por falta de materia prima importada que la producción se paralizó el viernes 29 de abril, tal como lo ha denunciado reiteradamente la gerencia de la firma.

A la 1:00 p.m. de este lunes, siete unidades de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) llegaron al sitio. La reacción inmediata de los trabajadores en vigilia desde temprano fue cerrar el portón principal. “Rechazamos la expropiación, no queremos trabajar para el Gobierno”, gritaban con insistencia.

Pero con oficio de inspección en mano y una comisión conformada por funcionarios de la Superintendencia Nacional de Gestión Agroalimentaria (Sunagro), el Ministerio del Trabajo y el de Comercio, la Superintendencia Nacional para la Defensa de los Derechos Socioeconómicos (Sundde) y la Defensoría del Pueblo, los uniformados fueron recibidos por personal de Recursos Humanos de la compañía, aunque solo ingresaron los civiles. El resto esperó afuera.

Pese a la lluvia, conforme pasaban los minutos eran más los trabajadores que se concentraban en el sitio. Un grupo se mantuvo bajo la lluvia en el borde de la Carretera Nacional Mariara-San Joaquín, gritando consignas y recibiendo el apoyo de conductores que transitaban por el lugar. Conductores de las gandolas que se encargan de llevar a los centros de distribución los productos que aún quedan en inventario, esperaban para realizar su labor.

A las 6:30 p.m. comenzaron a salir los funcionarios entre quienes estaban Maria Teresa Prieto, inspectora regional por el Ministerio del Trabajo; Antonietta Ritrovatto por el Ministerio de Comercio y Elisael Olmos por la Defensoría del Pueblo, quienes abordaron las camionetas que los esperaban en medio de gran parte de la nómina de la planta, que aplaudía y gritaba “queremos trabajar, materia prima ya”.

Arquímedes Sequera, presidente del sindicato, detalló que la comisión constató lo que ya se había informado. “Vieron que no hay nada de cebada malteada en los silos para la elaboración de malta y cerveza”.

En el acta firmada eso quedó claro y se anexaron “algunas incongruencias respecto a la solicitud de suspensión laboral que se introdujo en la inspectoría”.

Los trabajadores se mantendrán en vigilia en la puerta de la empresa hasta que se reanuden las operaciones.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.