COMPARTE


Ni siquiera concluyen los trabajos en el lugar donde el 26 de agosto de 2011 se registró el derrumbe más grande de la historia. (Foto César Pérez)

Marianela Ágreda Armas

Las promesas en atender las necesidades de las costas de Aragua parecen desvanecerse en el olvido. En Choroní, nada se concreta. Siguen las calamidades aún y cuando hace dos meses el gobernador de Aragua se comprometió en la necesidad de trabajar en el “Plan Maestro de Ordenamiento Urbano” para ese litoral. La idea era poner fin a la anarquía que se había apoderado del pueblo.

Las reparaciones en la carretera de montaña quedaron paralizadas. Tampoco hay respuesta desde hace un año sobre los problemas en la situación eléctrica que afecta directamente el turismo.

Miriam Gómez, responsable de la mesa de formación y propaganda de la Sala de Batalla Choroní, destacó que el viernes 9 de mayo el gobernador Tareck El Aissami visitó la población costera. Anunció que no se permitiría más anarquía, sobre todo en invasiones en el parque Henri Pittier. “También se comprometió a recuperar los terrenos del estadio de Choroní, pero no se ha movido ni una piedra”.

Aunque iniciaron las labores de reparación de la falla de borde en el sector La Esmeralda, quedaron paralizados por falta de cemento. Hasta ahora no hay fecha para la reactivación de los trabajos. Gómez exigió que se agilice la entrega de cemento a las contratistas y que se clarifiquen los contratos con las empresas que adelantan la rehabilitación.

Tampoco concluyeron los trabajos en el kilómetro 13. Allí se registró el deslizamiento de tierra más grande de la historia de la carretera el 26 de agosto de 2011. Aunque las autoridades deben proceder con la implosión de rocas para evitar otros deslizamientos, nada ha pasado.

Además de la carretera, varios sectores de Choroní quedaron sin asfalto, por lo que Gómez exigió explicación a la alcaldía de Girardot.

Sobre el tema eléctrico, la vocera aseguró que se requiere el apoyo gubernamental para evitar daños mayores que desde ya se avizoran. Indicó que siete torres instaladas en la montaña corren riesgo de desplome. La caída implicaría la interrupción del servicio eléctrico por varios días en la población que vive del ingreso por turismo. “Desde hace un año las torres están en la sede de Corpoelec en Maracay, pero no han sido instaladas en la montaña”. La población requiere de alumbrado público, reparación de la flota vehicular accidentada de Corpoelec, y la aplicación de proyectos de instalación de condensadores en redes de media tensión. Esto evitaría la caída del servicio en temporada.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.