COMPARTE


Las autoridades mexicanas y las aerolíneas prosiguen con el desalojo. (Foto EFE)

EFE

El Gobierno mexicano respaldará y financiará la recuperación de las zonas devastadas por el huracán Odile en el estado de Baja California Sur, que sufrió fuertes daños en su infraestructura urbana, hotelera y aeroportuaria en los últimos días.

Las autoridades mexicanas y las aerolíneas prosiguen con el desalojo de los 26.000 turistas que se quedaron varados en esta zona turística por el paso del huracán y decenas de cuadrillas trabajan para superar la emergencia.

Odile impactó Baja California Sur la madrugada de lunes como un huracán categoría III en la escala de cinco de Saffir-Simpson, con vientos superiores a 200 kilómetros por hora y rachas de hasta 250 kilómetros.

A su paso, provocó daños e inundó amplias zonas pobladas en cinco municipios de ese estado, principalmente en las zonas de Loreto y La Paz, su capital.

Después de atravesar la península, Odile se degradó esta tarde a depresión tropical y actualmente se desplaza sobre el estado de Sonora con lluvias intensas en el noroeste de México y el suroeste de Estados Unidos.

Considerado el huracán más destructivo en la historia de Baja California Sur, Odile afectó la mayor parte de la red eléctrica y causó la suspensión del suministro de agua y de otros servicios y dejó incomunicados a diversas localidades.

El secretario de Hacienda, Luis Videgaray, dijo hoy en entrevista con la cadena Televisa que el Gobierno brindará todo el apoyo para lograr la superación de los daños y la reactivación de la economía, y aseguró que hay fondos públicos suficientes para atender la emergencia.

Videgaray informó que existen daños muy fuertes en las zonas populares y en los hoteles de San José del Cabo, aunque aclaró que el fenómenos no afectó la estructura de esos recintos, ni hubo un colapso de construcciones.

El funcionario indicó que los mayores retos son restablecer los servicios como el suministro de agua potable y la electricidad, en particular en la zona de Los Cabos.

Todas las dependencias del Gobierno se encuentran en la zona, en particular la Comisión Federal de Electricidad (CFE), que trabaja para restablecer el servicio eléctrico, y otros organismos destinados a restablecer los servicios y apoyar a empresas como hoteles, comercios y restaurantes.

El presidente Enrique Peña Nieto reunió el martes a sus colaboradores en la zona, a la que viajó tras presidir las fiestas por la Independencia del país, y dio instrucciones para desarrollar diversas medidas en respaldo a las pequeñas y medianas empresas.

Videgaray indicó este miércoles que Hacienda ofrecerá estímulos financieros, créditos a bajo costo y diferirá el pago de impuestos y otras medidas para la “recuperación pronta de uno de los principales destinos turísticos del país”.

“El Gobierno está preparado para darles financiamiento de bajo costo y oportuno a través de la banca de desarrollo, Nafin, Bancomext y también una serie de incentivos fiscales, diferir el pago del ISR, del IVA”, precisó.

Se trata de dar incentivos al sector privado junto con facilidades para acelerar el esfuerzo de la recuperación, aclaró.

Además, señaló que aún no hay un cálculo global de los daños provocados por Odile, pero indicó que se está realizando un censo de daños en viviendas, sobre todo en las colonias populares, así como los daños a hoteles en la zona más afectada.

Aunque el ciclón tropical se degradó a depresión tropical, aún provoca lluvias intensas en Sonora y el centro de Baja California, por lo que las autoridades mantienen la alerta máxima en esa región.

Sin reponerse aún de los daños causados por Odile, México enfrenta ahora la tormenta tropical Polo, ubicada a 245 kilómetros al suroeste de Zihuatanejo, en el estado de Guerrero, y que amenaza con convertirse en huracán en las próximas horas.

Polo generará lluvias intensas en los estados de Jalisco, Colima, Michoacán y Guerrero, y muy fuertes en Oaxaca y Puebla, con oleaje de 2 a 3 metros de las costas del Pacífico sur, donde ya se siente su impacto en la zonas de playa.

Hace un año, esta parte del país sufrió el embate simultáneo de los ciclones tropicales Íngrid y Manuel, que provocaron fuertes daños y causaron la muerte de 157 personas.

En la actual temporada de ciclones en el Pacífico ya se han formado los huracanes Amanda, Cristina, Iselle, Hernán, Julio, Karina, Marie, Norbert y Odile, así como las tormentas tropicales Boris, Douglas, Elida, Fausto, Genevieve y Lowell.

Hasta ahora, el único que había tocado territorio mexicano fue Boris, en las costas del estado de Chiapas, al que se sumó Odile en Baja California Sur.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.