COMPARTE

EFE

El presidente de Guyana, David Granger, defendió que la
insistencia del país en la protección de sus tierras y el espacio marítimo no
es una agresión contra Venezuela, y consideró que el decreto aprobado por su
país vecino, en relación a la disputa por la región del Esequibo, sí es
“un acto de agresión” contra su Estado.

Durante una intervención en el Parlamento de su país
transmitida por internet, Granger insistió en que el último decreto de
Venezuela no respeta la integridad territorial de Guyana.

En su opinión, en realidad no hay diferencia material entre
el Decreto 1787 emitido el pasado 26 de mayo y el Decreto 1859 emitido el 6 de
julio por Venezuela.

“Mientras que el nuevo Decreto 1859 no contiene las
coordenadas del Decreto 1787, sí contiene una descripción general de todas las
zonas de defensa con la descripción de las regiones oriental, central y
occidental restantes compatibles con las versiones anteriores del
decreto”, defendió.

Entre los asistentes a su alocución se encontraban
responsables del Ministerio de Relaciones Exteriores; Bryan Hunt, de la
embajada de EE.UU. en Guyana, el jefe de la Policía local, Seelall Persaud, y
el jefe adjunto de las Fuerzas Armadas de Guyana (GDF), Khemraj Persaud.

Granger, un general retirado y exjefe de las GDF, señaló que
el nuevo decreto de Venezuela “crea ‘zonas de defensa’ en las que
operaciones de defensa integral deben ser planificadas y ejecutadas”.

“Esta parte sigue siendo ofensiva a Guyana. Es como un
‘hueso en la garganta’ ya que el uso de la fuerza en estas áreas sigue siendo
una amenaza”, dijo el mandatario, quien criticó que se describa parte del
territorio marítimo de su país como una “zona de defensa de la República
Bolivariana de Venezuela”.

Según dijo, el decreto pretende bloquear completamente el
acceso de Guyana a su zona económica exclusiva y mientras que extiende su área
de soberanía, incluyendo incluso parte del espacio marítimo de Surinam.

Tales acciones, dijo el presidente de Guyana, violan el
Acuerdo de Ginebra, que prohíbe la reivindicación de un nuevo territorio mientras
que el acuerdo esté vigente.

“Puesto que somos una nación amante de la paz, no vamos
a permitir que nuestra integridad territorial sea amenazada o violada”,
dijo.

En ese sentido, insistió en que Guyana no tiene interés o
intención en ser agresivo con Venezuela, un país cuatro veces mayor que el
suyo, con una población más de cuarenta veces superior, según recordó, y con
unas fuerzas armadas veinte veces más potentes.

“¿Cómo puede Guyana lanzar una agresión contra
Venezuela?”, se preguntó Granger, quien reiteró que en el corto plazo
Guyana continuará con sus esfuerzos diplomáticos para lograr que todas las
amenazas sean retiradas y en el largo plazo se encuentre una solución legal al
conflicto.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.