COMPARTE


La muerte del sacerdote ocurre en medio de las continuas protestas por los estudiantes desaparecidos. (Foto EFE)

EFE

Un sacerdote católico que había sido secuestrado el pasado domingo en el estado de Guerrero, en el sur de México, fue hallado muerto con un tiro de gracia, informaron este viernes fuentes eclesiásticas.

La diócesis de Ciudad Altamirano, que calificó de “aberrante” el asesinato, indicó en un comunicado que el cuerpo de Gregorio López Gorostieta será trasladado este viernes a su parroquia en Nanchititla.

Según el Centro Católico Multimedial, el cuerpo sin vida del sacerdote fue localizado el 25 de diciembre, en un paraje cerca de Ciudad Altamirano.

El sacerdote, a quien se conocía como el padre Goyo, había sido secuestrado el 21 de diciembre por personas armadas que ingresaron al seminario de Ciudad Altamirano, adonde había llegado para oficiar varias misas y participar en una ceremonia navideña.

El obispado de Ciudad Altamirano hizo hoy un llamado “a todas las autoridades federales, estatales y municipales para que se aclaren los hechos y se haga justicia de la muerte de tantos hermanos y hermanas en el estado de Guerrero”.

La Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) lamentó la muerte “de forma injusta y violenta” del sacerdote y se sumó “al sentir de muchos mexicanos” al pedir un alto a la violencia que azota al país.

“¡Basta ya! No queremos más sangre. No queremos más muertes. No queremos más desaparecidos”, apuntó en un comunicado, en el que exigió el esclarecimiento de este y otros crímenes, así como castigo conforme a Derecho para los culpables.

Además, llamó a los ciudadanos a pedir por la conversión de quienes provocan sufrimiento y muerte, y a “ser agentes en la construcción de un México justo, reconciliado y en paz”.

El Centro Católico Multimedial calificó como “fatídico” 2014 para la diócesis de Guerrero por el asesinato de tres sacerdotes.

Guerrero es el estado donde hace tres meses desaparecieron 43 alumnos de una escuela rural para maestros a manos de policías corruptos y el cártel Guerreros Unidos.

De acuerdo con el testimonio de tres integrantes del cártel detenidos, los jóvenes fueron asesinados y sus cadáveres incinerados para borrar su rastro, una versión que los padres de las víctimas no creen, por lo que continúan en la búsqueda de los estudiantes.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.