COMPARTE


(Foto EFE)

AP

Con posibilidades remotas de avanzar a los octavos de final, Honduras choca el miércoles ante Suiza, en el calor y la humedad de la amazónica Manaos, con el objetivo de lograr su primera victoria en una Copa del Mundo.

Exactamente cuatro años después de su último encuentro en un Mundial, helvéticos y centroamericanos se enfrentarán en circunstancias casi idénticas. Las dos selecciones empataron sin goles el 25 de junio de 2010 en Sudáfrica, un resultado que eliminó a ambas.

Repetir aquel empate podría conducir al mismo desenlace, dependiendo de lo que suceda en el otro partido del Grupo E, entre Ecuador y Francia.

“Es el partido que representa la posibilidad de clasificarnos. En Manaos buscaremos encontrar la forma idónea para obtener el triunfo”, afirmó el técnico de Honduras Luis Fernando Suárez.

El estratega, uno de los tres entrenadores colombianos en Brasil, logró que Ecuador avanzara a la segunda ronda de un Mundial por primera vez en su historia en Alemania 2006, y no pierde la esperanza de conseguir lo mismo con el equipo centroamericano.

“Mientras existe la posibilidad no vamos a bajar los brazos. Hasta el final trataremos de hacerlo posible, por Honduras, por el país”, prometió Suárez.

Los catrachos, al igual que hace cuatro años, cayeron en sus dos primeras salidas, pero aún pueden clasificarse si logran ganarle por un abultado marcador a Suiza y los ecuatorianos caen ante los franceses en Río de Janeiro.

Además, Honduras llega al encuentro con un impulso emocional. A pesar de perder ante Francia (3-0) y Ecuador (2-1), Carlo Costly anotó un gol ante los ecuatorianos, algo que el equipo centroamericano no había conseguido en un Mundial desde España 1982, la primera de las tres ediciones a las que se ha clasificado.

Su regreso a la cita fue en Sudáfrica 2010, donde Honduras cayó ante Chile y España, y cerró con el empate ante Suiza sin anotar un solo tanto.

“Cuando marqué el gol estaba contento, porque 32 años ya es mucho tiempo, difícil de superarlo, pero se rompió ese mito, esa maldición que venía desde hace tanto”, dijo Costly al portal de la FIFA tras el encuentro.

“La esperanza es lo último que se pierde, sabemos que con Suiza va a ser un partido muy difícil porque conocemos bien cómo juegan ellos”, apuntó Costly. “Pero tenemos la ilusión, la fe en Dios de que todo va a salir bien, nos aferramos a eso”.

A Suiza, por su parte, podría bastarle un empate si Francia derrota a Ecuador.

Los helvéticos llegaron a Brasil como cabeza de serie de su grupo, pero después de derrotar 2-1 a Ecuador en el estreno sufrieron una desmoralizante derrota 5-2 ante los franceses.

“Todo está en nuestras manos”, aseguró el seleccionador Ottmar Hitzfeld. “Todavía tenemos una buena oportunidad de clasificarnos”.

El estratega alemán de 65 años de edad planea jubilarse después de este Mundial, pero llegó al torneo con la expectativa de superar la fase de grupos.

Hitzfeld, dos veces ganador de la Liga de Campeones como entrenador, ha dirigido a Suiza durante seis años, y reconstruyó al equipo hace tres, después de que no se clasificó para la Eurocopa 2012.

El plantel que trajo a Brasil había perdido sólo una vez en 18 partidos en los últimos dos años antes de la goleada ante Francia.

“Fue un día triste para nosotros”, admitió Hitzfeld. “No fuimos capaces de mostrar nuestro verdadero potencial”.

Contra Honduras, los suizos no podrán contar con Steve von Bergen. El central se fracturó un hueso de la cara y se perderá el resto del torneo.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.