COMPARTE


A pesar de la creación de misiones y centros para rescate de indigentes, aún se observan en las calles. (Foto Andrews Abreu)

Luisa Quintero

El día a día para las personas que viven en situación de calle, no es fácil: soportar calor, lluvia, largos períodos de hambre, ataques de personas inescrupulosas. Todo bajo la mirada de las autoridades gubernamentales que no han podido solucionar un problema que tiene más años que los indigentes.

En la Gran Valencia es posible identificar a varios personajes que se han mantenido desde hace tiempo en el mismo sitio: el señor moreno de calva incipiente pero abundante barba en Prebo, el hombre mayor que vive bajo el puente cerca del Palacio de Los Iturriza, el hombre de mediana edad cerca de la Torre Industrial, en la avenida Cedeño.

Muchos de ellos presentan a primera vista discapacidad mental, los otros tienen problemas con sustancias prohibidas y fueron abandonados por sus familiares y una reducida población a la que le gusta mantenerse en la calle.

El 14 de enero de 2006 se creó la Misión Negra Hipólita mediante la Gaceta Oficial Nº 38.358 para tender la mano a personas en situación de calle que bajo atención integral superen sus problemas, y puedan ser reinsertados en la sociedad.

Para el momento de su creación el encargado, fue el ministro de Participación Popular y Desarrollo Social, Jorge Luis García Carneiro. En octubre de 2013 pasó a manos del Viceministerio para la Suprema Felicidad Social del Pueblo.

En ocho años se han creado 33 centros de atención en el país así como 228 instalaciones del Sistema de Prevención y Protección Social. En Carabobo se cuenta con una Comunidad Terapéutica Socialista en Carlos Arvelo que ha logrado egresar luego de psicoterapia, rehabilitación física y terapia grupal a varios grupos de ciudadanos.

Algunas alcaldías como Valencia o San Diego cuentan con secretarías que se encargan de prestar apoyo a indigentes o comunidades indígenas que no disponen de hogar. En la página web de la Gobernación no se logra discernir si hay algún programa que apoye a la Misión Negra Hipólita.

Pero no parece ser situación prioritaria. Cada día se observan más indigentes o mujeres de distintas etnias del país pidiendo en los semáforos o cualquier calle, recogiendo latas o cartones para poder llevarse un pan a la boca.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.